Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el colegio de economistas propone 80 medidas para facilitar la recuperación

Consejos para preparar la declaración de la renta tras la revolución fiscal provocada por la pandemia

3/12/2020 - 

ALICANTE. La pandemia del coronavirus, la declaración del estado de alarma y la profusión normativa del Gobierno para ir adaptando el marco fiscal a la evolución de la crisis han introducido importantes novedades que se aplicarán en la declaración de la renta de 2020, cuya campaña comenzará el próximo mes de abril. Así, el Colegio de Economistas de Alicante, en su ya habitual cita anual, explicó este miércoles algunas medidas que pueden tomar los contribuyentes antes de que acabe el año para optimizar su declaración, y recordó algunas cuestiones a tener en cuenta tras el estado de alarma. 

Los fiscalistas del Colegio, Antonio Pérez, como presidente de la Comisión de Fiscal, e Ivan Poveda, ofrecieron hasta 80 recomendaciones, entre las que destacan las vinculadas con el estado de alarma. Hay que tener presente que, por ejemplo, se paraliza el cómputo del plazo de reinversión (dos años) para no tributar por la ganancia patrimonial al vender la vivienda habitual, y que, por lo tanto, no se cuentan en dicho plazo los días transcurridos desde el 14 de marzo hasta el 30 de mayo. Lo mismo ocurre con el plazo de seis meses para reinvertir en rentas vitalicias de que disponen los mayores de 65 años cuando transmiten cualquier bien o derecho, para no tributar por la ganancia patrimonial obtenida.

Aquellas personas que hayan estado incluidas en ERTE han tenido dos pagadores, su empresa y el Estado. Así, si han ingresado más de 14.000 euros están obligadas a realizar la declaración, y "es muy probable que le salga a pagar". Si no ha pactado con su empresa recibir retribuciones en especie que no tributan, puede ser un buen momento para plantearlo de cara al año que viene, según los economistas. Por ejemplo, el cheque-
transporte, el cheque-restaurante o el seguro médico que paga la empresa. Para que este
último sea retribución en especie exenta es necesario que el tomador del seguro sea la
empresa.

Si se trata de un empresario o profesional que ha satisfecho gastos de atenciones a clientes y proveedores durante 2020, hay que tener en cuenta que el máximo deducible es el 1% del importe neto de la cifra de negocios del propio ejercicio, por lo que, desde el punto de vista fiscal, le interesa no pasarse en este capítulo. Otra medida que pueden tomar los empresarios es aprovechar algún elemento patrimonial con liquidez para venderlo a pérdidas, a fin de reducir la tributación de las ganancias patrimoniales que hayan podido obtenerse. En sentido contrario, se pueden aprovechar pérdidas patrimoniales por transmisiones en 2020, o que vengan arrastradas de años anteriores por no haber podido compensarlas, para reducir plusvalías que generemos al transmitir elementos patrimoniales antes del 31 de diciembre. 

En cuanto a las aportaciones a planes de pensiones, el contribuyente podrá ahorrarse un porcentaje del importe destinado, con el límite del 30% de los ingresos anuales por trabajo (o actividades económicas), hasta un máximo de 8.000 euros. "A final de año es el momento de pensar si nos interesa agotar el límite, sabiendo que el ahorro fiscal es nuestro tipo marginal máximo aplicado a la aportación", indican los expertos. Eso sí, este año puede ser más interesante agotar el límite si consideramos que para el próximo se reducirá a solo 2.000 euros, siempre que se apruebe el proyecto de Presupuestos para 2021.

Como se recomienda siempre, se puede aprovechar para amortizar más hipoteca antes de que finalice el año, hasta 9.040 euros, si aún tiene derecho a la deducción por adquisición de vivienda habitual en caso de haberla adquirido antes de 2013. A los contribuyentes que tienen rentas del trabajo, del capital inmobiliario y de actividades económicas superiores a 300.000 euros les puede convenir adelantar ingresos o rendimientos netos antes de que finalice el año, considerando que está previsto que la ley de Presupuesto para 2021 incremente 2 puntos porcentuales el gravamen a partir de dicha cuantía de base liquidable.

Como para 2020 se ha incrementado la deducción por donativos en 5 puntos porcentuales, es todavía más interesante fiscalmente realizar donativos antes de finalizar el año, pues se puede deducir el 80% de los primeros 150 euros donados, y el 35% del resto (aunque si realiza donaciones a la misma entidad habitualmente, este porcentaje sube al 40%). Y quienes estén pensando en transmitir algún activo con plusvalía o en recibir beneficios de su sociedad (superiores a 200.000 euros), convendría que hicieran la operación antes de que finalice el año, pues a partir de 2021 la tributación del ahorro aumenta en 3 puntos para ese umbral.

Medidas para favorecer la reactivación

Por otra parte, el decano del Colegio, Francisco Menargues, planteó una serie de propuestas en materia fiscal, laboral y mercantil para favorecer el estímulo de la economía en 2021. En este sentido, Menargues advirtió de que "la moratoria concursal es tan solo una medida paliativa", que podrá servir para "taponar momentáneamente la herida pero no para curarla". Para conseguirlo, el decano de los economistas considera que "sería muy importante trasponer urgentemente la Directiva de Insolvencia a nuestro ordenamiento jurídico, adoptando medidas en las etapas previas a la declaración de concurso que permitan  a las empresas reestructurar sus deudas y optimizar sus recursos para recuperar la viabilidad". 

En cuanto al ámbito laboral, los economistas proponen "crear un canal para profesionales a través del cual solventar las posibles incidencias con el SEPE derivadas de los ERTE". Con respecto al Programa Next Generation EU, desde el Colegio entienden que "sería necesario crear una oficina específica para pymes con objeto de que puedan adherirse a los proyectos tractores de las grandes empresas" e incrementar así su actividad. 

Asimismo, los economistas consideran que, en la actual situación, resulta fundamental poner en valor las auditorías de cuentas, en tanto que –además de dar mayores garantías a los destinatarios de la información financiera (accionistas, trabajadores, entidades bancarias...)– facilitan la obtención de financiación y podrán ser de ayuda para las empresas a la hora de optar a las subvenciones europeas.

Noticias relacionadas

next
x