X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

promotores de viviendas se fundó en 1988 y adquirió el suelo ese mismo año

'Conexión gallega' en el hotel de Santa Pola: la empresa compró el suelo con Rajoy de registrador

23/08/2018 - 

ALICANTE. El proyecto para construir un hotel de cuatro estrellas y 95 viviendas unifamiliares en una de las últimas parcelas vírgenes de Gran Alacant, en Santa Pola, se ha puesto en marcha ahora, tal como desveló este miércoles en exclusiva Alicante Plaza. Pero sin embargo, el dueño de la parcela y promotor de la actuación lo era desde hace mucho tiempo. Concretamente, treinta años. Según la nota simple del Registro de la Propiedad que acompaña el expediente consultado por este diario, Promotores de Viviendas SL (hoy diluida en Fergo Galicia) adquirió la parcela, de 33.000 metros cuadrados en total, nada menos que en 1988.

El origen de la urbanización se remonta a principios de esa década, cuando se construyeron los primeros bloques de Gran Alacant. Posteriormente, el área residencial se expandió con nuevas urbanizaciones, si bien el nombre de la originaria se comenzó a aplicar a todo el conjunto, al norte de Santa Pola. Fue en esa época en la que la empresa gallega adquirió el suelo, que el PGOU de 2005 califica como urbano. Promotores de Viviendas SL, que entonces era una sociedad anónima conocida como Provisa, se había fundado el mismo año 1988, con el objeto social de realizar "adquisiciones de terrenos y construcción de edificios para explotarlos mediante venta o arriendo".

Curiosamente, los fundadores de la firma propietaria del suelo (y ahora del proyecto de hotel y viviendas), dos familias de empresarios coruñeses, no eran los únicos gallegos en Santa Pola en aquellas fechas. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ocupaba en esos momentos el único Registro de la Propiedad de la localidad, cuya plaza había ganado en oposición en 1979, con solo 24 años de edad (se convirtió en el registrador más joven de España). Rajoy solo ejerció dos años en el Registro, entre su etapa como vicepresidente de la Xunta hasta 1987 y las elecciones generales de 1989, en las que resultó elegido diputado.

El expresidente del Gobierno y del PP, entonces un joven registrador de la propiedad, no fue sin embargo el encargado de anotar la compraventa de sus paisanos, puesto que la inscripción se realizó en enero de 1990, un mes después de que abandonase el cargo que ocupó durante dos años (antes de volver unas semanas el pasado junio, entre su salida de Moncloa y su traslado a un Registro de Madrid). Los dueños de la hoy extinta Provisa eran, al 50%, el empresario Emilio Fernández Gómez (fundador de Fergo Galicia) y el industrial José María Caamaño, dedicado al sector del aluminio. El segundo salió del accionariado en 2016, mediante una reducción de capital, y Fergo Galicia se hizo con el 100% de la empresa en enero de ese año.

Fue también en 2016 cuando Promotores de Viviendas, ya una SL, inició la tramitación del proyecto de hotel y viviendas en Santa Pola. Un año después, Fergo absorbió a su filial y asumió su patrimonio por sucesión universal. En este sentido, cabe recordar que el Ayuntamiento de Santa Pola había puesto en marcha precisamente en 2016 una estrategia para captar inversiones hoteleras en la zona, con el objetivo de cubrir el vacío generado por el cierre, hace ocho años, del Marina Palace. Una de las condiciones que impone el convenio urbanístico, de hecho, es que antes de dar licencias de ocupación al residencial (las 95 viviendas unifamiliares) tiene que estar en funcionamiento el hotel de 4 estrellas, tal como adelantó ayer este diario.

Las últimas cuentas anuales de Promotores de Viviendas SL, las de 2016 (puesto que al año siguiente fue absorbida por su matriz) anotan en el apartado de "existencias" de su activo "la propiedad en Santa Pola de terrenos y proyecto hotelero y residencial turístico por valor de 4.504.812,39 euros", además de un suelo edificable residencial en Fariña Ferreño de la ciudad de A Coruña. Ambas propiedades pasaron a manos de Fergo con la fusión por absorción del año pasado.

Como ha contado Alicante Plaza, el proyecto se refiere a una parcela virgen al final de la avenida Escandinavia, el polígono 2.7, de 33.000 metros cuadrados. La actuación se ha dividido en dos parcelas (A y B), y la primera contempla la construcción de un hotel de cuatro estrellas, de como máximo cinco alturas, junto a otra edificación de dos alturas para uso terciario. En la parcela contigua, de uso residencial, se autoriza la construcción de 95 viviendas unifamiliares adosadas, de tres plantas como máximo. Entre ambas parcelas el promotor deberá construir un vial de acceso a la actuación, y asimismo se prevé una zona común en la parte central de la actuación destinada a jardín con una superficie total de 1.800 metros cuadrados.

Fergo Galicia, fundada también en 1988, tiene su sede en el parque empresarial de Culleredo, un municipio del área metropolitana de A Coruña. Dedicada a la construcción, en 2017 facturó más de 9 millones de euros. Si bien la empresa es propiedad mayoritariamente de la familia Fernández Gómez, en estos momentos cuenta con un 'peso pesado' del mundo empresarial gallego al frente: Honorato López Isla, ex consejero delegado de Unión Fenosa y hasta hace poco el 'hombre fuerte' de ACS en Galicia. 

Si bien López Isla está especializado en las telecomunicaciones (exconsejero de varias multinacionales del sector, también lanzó en su momento el operador gallego de cable R, vendida a Euskaltel en 2015 por más de 1.000 millones), en estos momentos la empresa que preside a través de su sociedad Auxiliar del Transporte y de la Construcción SL se ha lanzado al sector de las energías renovables, con la creación de una filial dedicada a la construcción de parques eólicos, que el año pasado obtuvo la autorización de la Xunta para una instalación de 20 MW. No es la única, pues el empresario está al frente de la madrileña Smartener, que compró el negocio eólico a las cajas gallegas.

López Isla y el presidente de ACS, Florentino Pérez, coincidieron en su etapa de estudiantes en la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid, y coincidieron también como directivo y accionista de Unión Fenosa. La relación entre ambos era tan estrecha que el también presidente del Real Madrid lo fichó para ponerlo al frente de Saeta Yield, la filial de renovables de su grupo, y como consejero independiente. López Isla abandonó el cargo el año pasado para centrarse en su propio negocio de renovables.

Noticias relacionadas

next