X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ciudadana / OPINIÓN

Cómo hemos cambiado

18/06/2017 - 

Era un 15 de junio de 1977 cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas de nuestro país. Previamente se había aprobado y ratificado en Referéndum la Ley para la Reforma Política, que fue el instrumento jurídico que permitió el tránsito de un régimen autoritario a uno democrático. Aunque nuestra Transición tenga algunas sombras, ha sido estudiada y admirada en otros países por facilitar un cambio político pacífico y tuvo un protagonista excepcional en la persona de Adolfo Suárez aunque también la sociedad tuvo su mérito. La participación electoral fue de un 78,83%, fueron tantas las formaciones políticas que se presentaron que ha pasado a la historia la frase “sopa de letras” como definitoria de aquellas elecciones marcadas por la palabra ilusión. La UCD de Adolfo Suarez gobernaría de forma minoritaria. Más tarde y después de varios años de Felipe González en el Gobierno, vendrían periodos donde se alternaba el PSOE con el PP, lo hacía uno mal y votábamos al otro, así hasta que han llegado las instituciones del cambio, con el surgimiento de nuevos partidos y el fin de las mayorías absolutas.

Hace 40 años nuestros políticos tenían un perfil más elevado, sólo hace falta ver algún vídeo de la época para comprobar que la argumentación política, el discurso y la oratoria de los líderes de entonces, no es la de ahora, su generosidad, tampoco.

Pasamos de un modelo centralizado a otro completamente descentralizado donde las regiones se convirtieron en Comunidades autónomas con independencia de la existencia de identidades propias, fue aquello del “café para todos” y se crearon 17 parlamentos con sus respectivas instituciones análogas al nacional. CIU colaboró en la estabilidad gubernamental con PSOE y PP, desde hace tiempo, reivindica la independencia de Cataluña. 

Antes teníamos terrorismo nacional (ETA), ahora la incertidumbre es constante por el terrorismo internacional (ISIS).

Hace 40 años, existía una televisión pública, con contenidos formativos y programas para todos los públicos, ahora tenemos muchas televisiones públicas y privadas pero peor programación y mucha más “telebasura”.

Hace 40 años, existía más educación social, más respeto hacia los mayores, hacía los profesores y más autoridad en las relaciones paterno-materno-filiales. Ahora la tónica dominante es el “colegueo”, el tuteo y la pérdida de respeto de los hijos hacía los padres.

Hace 40 años no existía Internet, si querías leer un libro o una ley tenías que acudir a una biblioteca pública, pedirlo en préstamo, tomar apuntes en casa y devolverlo. Ahora desde casa y a cualquier hora accedes al BOE, a las instituciones oficiales o a cualquier tipo de información, ahora casi no hay papel.

En los años 80 existía un único modelo familiar, ahora, existen diversos tipos de familia, con hijos propios, con hijos aportados de otras uniones. Según el INE, más de un tercio de los nacidos en España son de madre no casada.

Hace 40 años los Sindicatos tenían un papel fundamental en la sociedad y en la defensa de los derechos de los trabajadores, desde hace tiempo que no se les oye.

En los años 80 la Universidad estaba masificada, los alumnos eran un número de expediente y las Licenciaturas duraban cinco años. Ahora los alumnos tienen voz y voto en los órganos de gestión, y los Grados son de cuatro años. 

Antes, los niños jugaban en la calle y los jóvenes quedaban en “pubs” para hablar y conversar, ahora la juventud no habla cara a cara sino a través del móvil, comparten espacio pero no dialogan. Los jóvenes de antes escuchaban música “techno”, los de ahora “reggaetón”.

Han pasado cuarenta años que han transformado nuestro país, me quedo con algunos avances de ahora pero también añoro muchos aspectos de la sociedad de antes.

next
x