Hoy es 13 de julio

La cirugía es el tratamiento más efectivo para abordar la enfermedad

Cáncer de ovario: tratamiento y sintomatología

10/07/2024 - 

ALICANTE. El cáncer de ovario causa más fallecimientos que cualquier otro cáncer del sistema reproductor femenino. Con un porcentaje de 1 sobre 78, la media de edad de las pacientes diagnosticadas es de 63 años, siendo una enfermedad muy asociada a la posmenopausia.

¿Cuáles son las causas del cáncer de ovario? ¿Qué síntomas deben ponernos alerta?

El cáncer de ovario tiene una elevada mortalidad debido a la falta de síntomas específicos y a la ausencia de un método eficaz para el diagnóstico precoz.

De hecho, apenas un 20 % de los casos se diagnostican en estadios I y II, mientras que la gran mayoría se hace en estadios avanzados (III y IV), cuando el tumor se ha diseminado por el líquido peritoneal difusamente o, en el peor de los casos, se ha extendido a otros órganos.

Y es que, una de las características del cáncer de ovario es su facilidad para propagarse de un ovario al otro, a las trompas o al útero, pero también a la pelvis, las asas intestinales, los órganos abdominales, la pared abdominal y el diafragma porque los epitelios de estos órganos están conectados.

Respecto a su origen, sabemos que hay factores que reducen la incidencia, como el embarazo o el uso de píldoras anticonceptivas.

Algunos estudios sugieren una predisposición al cáncer de ovario por mutaciones en algunos genes específicos.

Concretamente, en BRCA1 y BRCA2, vinculados al cáncer de mama triple negativo y a tumores de próstata, páncreas o melanoma.

Síntomas del cáncer de ovario

Los síntomas de cáncer de ovario son inespecíficos y por eso su diagnóstico suele retrasarse.

Los expertos recomiendan las revisiones ginecológicas específicas a todas las mujeres a partir de los 40 años para detectar cualquier anomalía en los ovarios.

En todo caso, algunos síntomas relacionados con el cáncer de ovario son:

  • Sangrado o secreciones vaginales anómalas (fuera del periodo menstrual, en mujeres con menopausia, etc.).
  • Sangrados abundantes durante la regla.
  • Alteraciones en la regla y periodos irregulares.
  • Sensación de dolor o presión en el área pélvica.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor de espalda.
  • Sensación de hinchazón al comer.
  • Dificultades para comer y pérdida de apetito.
  • Cambios en el hábito de ir al baño.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia o urgencia.
  • Estreñimiento.
  • Pérdida de peso injustificada.

¿Hay tratamiento para el cáncer de ovario? ¿Cuál es el porcentaje de supervivencia?

El Dr. Rodolfo Martín Díaz, Jefe del Servicio de Ginecología de Quirónsalud Torrevieja y Alicante, explica que la supervivencia global del cáncer de ovario es del 50%, aunque «depende del estadio en el que se diagnostique. En estadio I, la curación puede llegar al 95%, mientras que en estadio II, es del 70% y en el estadio III, es del 30 %».

Según la Asociación Española Contra el Cáncer, aproximadamente un 44 % de las pacientes que sufren un cáncer de ovario en España sobreviven más de 5 años, y la tasa de curación es excelente (en torno al 90%) para tumores de células germinales y carcinomas detectados en mujeres jóvenes.

En este sentido, la supervivencia en España es superior a la media europea, que se sitúa en torno al 37%.

Respecto al tratamiento, pasa siempre por la cirugía.

«La principal vía de acceso en el tratamiento quirúrgico del cáncer de ovario en estadios iniciales es la vía endoscópica, bien por laparoscopia o asistida con robot quirúrgico», añade el Dr. Martín Díaz.

«En determinadas ocasiones, no es posible acceder por esta vía y necesitamos recurrir a la vía abierta tradicional o laparotomía, utilizada en caso de múltiples cirugías previas, adherencias previas, patología pulmonar y/o cardíaca, etc.».

La primera opción es la más beneficiosa para la paciente porque las incisiones son mínimas, evitando la apertura del abdomen.

«También supone muchas ventajas para la recuperación postquirúrgica, que es más rápida, menos dolorosa y con menor riesgo de infección».

De hecho, este tipo de intervención «permite a las pacientes una movilidad más precoz, incorporándose a la vida familiar, social y laboral en un tiempo mucho más corto».

¿Cómo es la cirugía? ¿Es necesario extirpar el ovario y el útero? ¿Cuáles son las consecuencias para la mujer?

La cirugía de estadificación del cáncer de ovario en estadios iniciales puede conllevar «histerectomía y doble anexectomía (extirpación del útero y ambos anejos), linfadenectomía pélvica bilateral, linfadenectomía paraórtica y paracava, omentectomía, revisión exhaustiva de la cavidad abdominal y pélvica, además de  apendicectomía en caso de tumores de extirpe mucinosa». 

Según explica el Jefe del Servicio de Ginecología de Quirónsalud Torrevieja y Alicante, únicamente en casos excepcionales se plantea una actitud más conservadora.

«En mujeres jóvenes podemos evitar la extirpación del útero y el ovario contralateral, pero  únicamente en tumores limitados a un ovario que cumplan una serie de criterios de buen pronóstico», añade el Dr. Rodolfo Martín Díaz,

En estos casos, se recomienda «una gestación precoz y una reevaluación posterior al parto inmediata».

Además, cuando la paciente recibe tratamiento sistémico con quimioterapia, «se le planteará la conservación de ovocitos antes del inicio del mismo». 

Si el tumor se ha extendido fuera de los ovarios y más allá de la pelvis antes de la cirugía, casi siempre será necesario optar por la laparotomía.

«No hay que olvidar que en estos casos necesitamos una exposición máxima del abdomen para eliminar toda la enfermedad tumoral visible, pues el pronóstico dependerá básicamente de este factor», concluye.

Los efectos secundarios de la cirugía del cáncer de ovario son más evidentes para mujeres que no estaban en menopausia en el momento de la intervención, e incluyen:

  • Menopausia precoz.
  • Infertilidad.
  • Cambios hormonales.
  • Cambios en el aparato digestivo.
  • Aparición precoz de enfermedades cardiovasculares por déficit de estrógenos.

¿Cómo es la recuperación tras una cirugía de cáncer de ovarios? ¿Hay riesgo de recurrencia?

El especialista de Quirónsalud Torrevieja y Alicante señala que la recuperación tras una operación para tratar el cáncer de ovarios varía significativamente según la extensión de la cirugía, el estadio del cáncer o la salud general de la paciente.

«Si el abordaje quirúrgico es mínimamente invasivo (laparoscopia o robótica), la recuperación es  más rápida y menos dolorosa; si la operación ha sido por laparotomía, hay mayor incidencia de dolor posterior-quirúrgico, infecciones de la herida quirúrgica, sangrado y limitación para la movilidad».

En el primero de los casos, la estancia hospitalaria media suele ser de 2 días de media, y en el segundo, de unos 5 días.

Además, es importante comenzar con actividad física leve «según lo recomendado por el equipo médico» para evitar complicaciones y promover la recuperación.

Respecto a la capacidad de recidivar el cáncer de ovarios, es alta, aunque depende del tipo de tumor, el estadio en el momento del diagnóstico, sus características histológicas e inmunohistoquímicas, el estado inmunológico y la edad de la paciente, el tipo de cirugía realizada o la respuesta a la quimioterapia.

«El tumor puede aparecer de nuevo en el mismo sitio donde se encontraba originalmente o en otros lugares del cuerpo más alejados (hígado, pulmones, …). Por eso es fundamental que las personas que hayan sido tratadas por cáncer de ovario tengan un seguimiento médico regular para detectar cualquier signo de recurrencia e intervenir cuanto antes».

Noticias relacionadas

next
x