X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la oposición obliga a retirar el punto del orden del día

Benidorm estudia sacar de nuevo la concesión de la zona azul con siete años aún de contrato

26/06/2018 - 

BENIDORM. El Ayuntamiento de Benidorm estudia diferentes vías para aprobar la modificación de la ordenanza de Movilidad. El pleno de este lunes la oposición obligó al gobierno local a retirar la moción después de que el portavoz de Compromís-Los Verdes, Josep Bigorra, sembrara dudas sobre la decisión con el reparo que había puesto Intervención, entre las que incluía que la misma podría suponer una alteración económica superior al mínimo que podría soportar el contrato de adjudicación.

Como se decía, el Ayuntamiento está estudiando tres vías para que se pueda aprobar la moción en un futuro. Según explicó a este diario el concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate, existe la opción de resolver el contrato por mutuo acuerdo, sacar un pliego nuevo que pueda incluir estas modificaciones o no sacarlas todas para que se apruebe.

La moción incluía la creación de la zona verde, la ampliación de horarios para la zona azul, etc. Pero por otro lado, regulaba el tráfico de vehículos de movilidad personal, como los segways, monociclos y uniciclos autoequilibrados, patines y patinetes eléctricos...

En este último punto todos los partidos coincidieron en destacar la importancia que tiene, pero no fue suficiente para que dejaran al margen las dudas que surgían con respecto al contrato con la ORA. Es por esto que después de un receso de más de 15 minutos, en el que los grupos consultaron con Intervención la propuesta de Movilidad, Cs pidió que se retirara. A pesar de que habían formado parte de la redacción de la regulación de vehículos de movilidad personal.

Hay que tener en cuenta que del contrato con Sice y Auplasa se han cumplido tres años y todavía quedarían otros siete. Se aprobó en pleno cuando el alcalde era el socialista Agustín Navarro y el voto en contra fue del PP ya que apostaban por la municipalización del servicio.  

Otras mociones

Antes de esta moción el concejal de Limpieza Urbana, Arturo Cabrillo, retiró del orden del día la moción relativa a la desestimación del recurso de FCC para la revisión de precios de 2012 a 2017. Ante la estupefacción de la oposición, que pidió más explicaciones al regidor, éste indicó que lo hacía para obtener un informe jurídico que respalde la decisión.

La oposición no estaba dispuesta a dejárselo fácil en esta ocasión al gobierno local. Así se reflejó en las mociones relativas al desarrollo urbanístico de la ciudad. Así, votaron abstención tanto para la cesión de agente urbanizador a TM para el suelo del PP  2/1 de Poniente como con los convenios de mutuo acuerdo con los propietarios de los terrenos por los que pasa el Vial Discotecas. Según explicaron tanto Liberales como PSOE, por el miedo que les producía la relación del PP con las empresas urbanísticas después de los escándalos que salpican al partido a nivel nacional, provincial y regional.

No obstante, por unanimidad de los presentes, ha acordado facultar al alcalde, Toni Pérez, a que formule alegaciones al ‘Proyecto de Servicio Público de Transporte de Viajeros por Carretera CV-206, Benidorm Metropolitano’ diseñado por el Consell y publicado recientemente en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana (DOCV). Según los técnicos, este proyecto deja al Ayuntamiento “sin competencias en materia de transporte en los próximos 10-12 años”, le impide “intervenir en la compra de otros vehículos” más allá de los “que se detallan en el pliego de la Conselleria”, comporta “efectos negativos sobre la realización del PMUS, el PTUS y el PAES”, imposibilita a administración local “actuar sobre la política tarifaria”, y “origina obligaciones” y problemas de tráfico en la ciudad.

Por mayoría, la corporación ha aprobado el Plan de Transporte Urbano Sostenible (PTUS) que, entre otras medidas, recoge establecer un control de acceso que permita regular la entrada del transporte discrecional al centro urbano, y más concretamente a la almendra central formada entre las calles Ruzafa y Almendros. Además, se marcarán los horarios de entrada y salida de estos vehículos y las paradas donde podrán cargar y descargar pasajeros.

Noticias relacionadas

next