X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EL consell cierra las instalaciones de almoradí y quiere derivar la de vega baja a elche

Asaja, regantes y el Ayuntamiento de Orihuela alegan contra el traslado de la Oficina Agraria 

31/08/2018 - 

ORIHUELA. La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), el Juzgado de Aguas y el Ayuntamiento de Orihuela se oponen a que el Consell traslade la Oficina Agraria de la Vega Baja, cuya sede está en Orihuela, a las dependencias en Elche. Del mismo modo, el Ayuntamiento de Almoradí también se han sumado a las alegaciones ante el cierre, ya efectuado, de las instalaciones en este municipio de la Vega Baja. A la espera de la respuesta desde el Consell, las instituciones y agrupaciones presentaron sus escritos a finales de agosto con el fin de que la comarca del Bajo Segura no se quede sin representación para las funciones que la oficina agraria ofrece a sus usuarios. 

La Consellería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha expuso públicamente el proyecto por el que se regula una nueva estructura orgánica y funcional de las oficinas agrarias. Esta reestructuración ha llevado al cierre de la oficina de Almoradí, que renovó sus servicios en 2016, y también conlleva una importante reducción tanto de servicios como de personal en las dependencias de Orihuela. El fin último, aunque todavía sin un plazo concreto es el traslado de estos servicios a la oficina agraria del Baix Vinalopó, con sede en Elche. 

El Ayuntamiento de Orihuela se sumó a las alegaciones ante la Subdirección General de Política Agraria y Competitividad. El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, aseguró que esta acción tenía como objetivo “evitar que nuestros agricultores se vean perjudicados por esta medida y tengan que desplazarse hasta Elche para poder desarrollar con normalidad su actividad agraria”.

Dentro de las alegaciones presentadas, tanto por el Ayuntamiento oriolano como  por Asaja o el Juzgado de Aguas, se precisa que las instalaciones de la Vega Baja tramita actualmente 2.100 solicitudes de ayudas y asesoramiento, frente a las apenas 700 de Elche, mientras que Orihuela da servicio a los 27 municipios de la Comarca, y la ciudad ilicitana únicamente atiende a tres localidades.

Bascuñana,por su parte, destacó "el perjuicio que supone este recorte de los servicios en la capital de la Vega Baja”, ya que, a su juicio, la oficina ubicada en Orihuela, “es un referente en la comarca desde hace muchos años al ofrecer servicios a agricultores, ganaderos, así como tramitar licencias de pesca, registro de maquinarias, guías de traslado de animales, presentación de documentación de empresas agroalimentarias, entre otros servicios”. Bascuñana asegura que “lo que nuestros agricultores necesitan es una Oficina Agraria cercana y próxima para poder desarrollar con normalidad sus labores agrícolas como hasta ahora se ha tenido”.

Dentro de las alegaciones, otros de los datos para justificar el mantenimiento de las dependencias en Orihuela, es que la superficie cultivada de la comarca de la Vega Baja que asciende a 42.900 hectáreas, frente a las 14.300 hectáreas del Baix Vinalopó.

De esta manera, desde Orihuela el alcalde pide que se tenga en consideración el interés de este municipio para que sea la sede del Área Funcional Agraria nº10, se reconsidere la decisión de la Conselleria y no sea Elche, tal y como indica el proyecto de Orden.

En cuanto al cierre de las dependencias en Almoradí, el Ayuntamiento en sus alegaciones, solicitó, al menos, el mantenimiento de una Oficina Agraria de Apoyo Auxiliar, con la que se puedan mantener las actuales prestaciones. Por otro lado , también recalcaron, textualmente "el importantísimo papel que tiene el sector agroalimentario en la Vega Baja, y en particular, el papel equilibrador territorial que Almoradí ejerce en la comarca”.

Los servicios que ofrecía esta oficina son numerosos y es que, en ella son atendidas presencialmente, al año, unas 1.900 personas, además de 1.600 personas de manera telefónica y unas 80 personas mediante correo electrónico. Las poblaciones que atiende esta oficina recién clausurada son Almoradí, Daya Nueva, Daya Vieja, Benejuzar, Benijofar, Dolores, Catral, Guardamar, San Fulgencio, Rojales, Formentera, Algorfa, Los Montesinos y Rafal.

Noticias relacionadas

next
x