X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el borme publica la extinción voluntaria de la empresa tras el concurso de 2013

Adiós definitivo a Aguamarga, la polémica empresa que gestionaba los rodajes de Ciudad de la Luz

28/09/2018 - 

ALICANTE. La sociedad Aguamarga Gestión de Estudios SL (AGE) ha dejado oficialmente de existir. El Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) de Alicante publica este jueves el cese de sus directivos, José Miguel Ferrándiz (presidente) y Javier González (consejero delegado) y la extinción de la firma. Desaparece así, aunque era cuestión de un mero trámite, la sociedad creada en su día para gestionar los rodajes de los antiguos estudios de cine de Ciudad de la Luz en Alicante.

Aguamarga se creó por una necesidad práctica: Ciudad de la Luz no podía contratar directamente los rodajes porque, al ser una empresa pública, habría tenido que convocar licitaciones en cada ocasión, lo que hacía inviable ese modelo. De forma que se creó Aguamarga, en principio impulsada por Luis García Berlanga y Jaime Polanco, entre otros empresarios, y que en sus estertores estuvo dirigida por la periodista Amparo Castellano, quien en su día trabajó en el gabinete del expresident Eduardo Zaplana. Castellano abandonó el puesto en 2013, cuando la empresa se abocaba a un concurso de acreedores, al comprobar que no podía sacar adelante la gestión de los rodajes por el enfrentamiento abierto entre Aguamarga y la propia Ciudad de la Luz.

De hecho, la sociedad gestora de los estudios y la propietaria de los mismos cruzaron querellas en 2010, después de que Ciudad de la Luz rescindiera unilateralmente el contrato de gestión con Aguamarga en base a incumplimientos graves del mismo. Al final, la Justicia dio la razón al Consell en este punto, y Aguamarga fue condenada a abandonar el complejo donde se había 'atrincherado' durante años (con situaciones dantescas como un director general de Ciudad de la Luz, entonces José Antonio Escrivá, vetando un rodaje contratado por la empresa). El administrador concursal de la empresa entregó las llaves a mediados de 2014.

La sociedad había ido a concurso en enero de 2013, al no poder afrontar los pagos financieros y a proveedores por la parálisis de Ciudad de la Luz (la resolución europea de cierre 'secó' de rodajes el complejo en 2012, después de acoger la producción de la premiada cinta Lo Imposible como epílogo). Los acreedores aprobaron el convenio (una quita del 35%) un año después, pero dado que los estudios nunca se reabrieron, la empresa tuvo que solicitar la liquidación voluntaria ante la imposibilidad de cumplir dicho convenio.

Finalmente, terminado el proceso de liquidación (aunque en Aguamarga no había mucho que vender), la sociedad ha tenido el mismo destino que los estudios de cine: desaparecer. Ciudad de la Luz (el complejo, pues la sociedad será reabsorbida por Proyectos Temáticos para cumplir la 'dación en pago' negociada por el Consell en Bruselas) afronta ahora una 'segunda vida' como sede del Distrito Digital, que acogerá a Indra, y de la delegación alicantina de la nueva radiotelevisión autonómica À Punt.

Noticias relacionadas

next
x