X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

TIEMPOS MODERNOS

William Davies: “Mentir es tan viejo como la política”

13/11/2019 - 

VALÈNCIA. En esta época convulsa, los hechos constatados son cada vez menos importantes, en favor de las emociones. ¿Cómo podemos comprender nuestra contemporaneidad, con el auge de populismos y nacionalismos, sin prestar atención al papel que desempeñan las redes sociales? A esta y otras cuestiones responde el sociólogo y economista William Davies, director del Centro de Investigación de Economía Política de Goldsmiths de la Universidad de Londres, en su nuevo libros Estados nerviosos. Cómo las emociones se han adueñado de la sociedad, publicado por la editorial Sexto Piso.

- ¿Por qué los mensajes más agresivos se han apoderado de la conversación y por qué la autoridad de los expertos ya no funciona?
- Esta es la pregunta principal que plantea mi libro, por lo que es difícil responder brevemente. Pero apreciemos un tema importante: en una época en la que hay demasiados datos y contenidos para manejar, la autoridad y el poder pertenecen a quienes pueden llamar la atención. Está claro que el lenguaje del peligro, las amenazas, la violencia y el daño es más efectivo que los tipos de mensajes basados en hechos. Creo que también estamos viviendo en una época en la que ya no distinguimos fácilmente los asuntos de nuestras mentes de los de nuestros cuerpos. La pregunta de qué cuenta como "violencia" y como "dolor" ya no se responde con claridad. De modo que el debate y la discusión están adquiriendo cualidades de combate y guerra.

- ¿Es la tecnocracia la culpable del momento actual de desconcierto que estamos viviendo?
- Creo que la tecnocracia ha sido excesiva en los últimos 30 años y empeoró en las circunstancias y consecuencias de la crisis de 2008. En muchos casos, parece que los expertos son antidemocráticos, porque los estados se han vuelto demasiado dependientes de determinados tipos de racionalidad, especialmente en lo que respecta a la política económica. El gran error de la década de 1990 y principios de la década de 2000 fue asumir que los principales problemas de la economía se habían resuelto y, por lo tanto, ya no era necesario un debate democrático sobre cuestiones de política económica. Este fue un error terrible y es el responsable central del surgimiento de la política populista y disruptiva de los últimos 5 años.

- El otro día, en una conversación con Siri Hustvedt, se sorprendió de que en España, por ejemplo, casi no hubiera ninguna figura del "intelectual público". ¿Qué lugar ocupan en el Reino Unido?
- Gran Bretaña no tiene una tradición muy fuerte de intelectuales públicos. Tenemos periodistas intelectuales y comentaristas, y luego tenemos algunos académicos, principalmente historiadores y economistas, que comentan sobre la política cotidiana. Pero no tenemos la tradición francesa del intelectualismo público.

- Decir mentiras, ocultar datos o torcer la verdad, ¿es algo nuevo en política?
- No, mentir es tan viejo como la política. Pero la capacidad de salirse con la suya ha aumentado. Las personas están desconcertadas por la cantidad de mensajes y reclamos. Hay una gran competencia, y terminan no creyendo ninguno de ellos. En esta situación, un mentiroso que parece apasionado y fiel a sí mismo (como Boris Johnson) está tan cerca de la honestidad como muchas personas están dispuestas a creer.

- ¿Qué es la emoción moral y cómo se aplica a las redes sociales?
- La emoción moral se refiere a los sentimientos que se relacionan con cuestiones de justicia e injusticia. Entonces, el resentimiento, la indignación y la ira son 'emociones morales', porque son provocadas por una sensación de desequilibrio e injusticia. Sabemos por los estudios de Twitter que el contenido que es muy alto en "emoción moral" viaja más allá del contenido que es bajo en emoción moral. Si escribo "¡El gobierno es corrupto!" en Twitter, viajará muy bien.

- Ante este momento de nervios y emociones, ¿qué propones a los gobiernos?
- En primer lugar, que no reaccionen constantemente a todo. Muchas de las ansiedades y temores que afectan a la política (ayudados por las redes sociales y los populistas) pasan con bastante rapidez y causan menos daño del que tememos. Ser lento puede tener sus propias virtudes, por lo que es necesario disciplinarse para enfocarse en las tendencias y realidades subyacentes. En segundo lugar, que observen quién retiene la confianza y por qué: ciertas profesiones, como médicos y militares, tienen altos niveles de confianza. Esto se debe a que se percibe que actúan y defienden a las personas. Hay un anhelo de seguridad en este momento, pero esto no tiene que ser ofrecido sólo por nacionalistas y demagogos. Los encargados de formular políticas deben ofrecer seguridad social y económica, encontrar nuevas formas de reconocer y expresar ese sentimiento de precariedad.

- ¿Son malas las emociones? ¿Por qué han sido desacreditados del entorno público y han sido confundidos con la esfera privada?
- No, las emociones no son malas. Hay una larga historia de tratar de sacarlas de la política y de la experiencia. Pero esta es también una forma de decir que sólo las personas 'racionales', es decir, los hombres blancos, pueden estar a cargo. Entonces, esta historia también es una de excluir ciertos tipos de personas. El género y la raza juegan un papel importante aquí.

- En este sentido ¿qué papel juega el feminismo? ¿Es el movimiento más transversal y democrático de nuestra era?
- Creo que el feminismo está en el corazón de todo en este momento. Provoca a nacionalistas y populistas, que son movimientos de hombres, temerosos de su estatus en el mundo. Pero el feminismo también contiene importantes lecciones sobre cómo afrontamos este tipo de mundo y aprendemos a vivir sin los tipos de divisiones patriacales (emoción frente a razón, mente frente a cuerpo) sobre los que se construyó la Ilustración, pero que nunca reconoció adecuadamente su propia política. Las académicas feministas han estado destacando la política y la verdad del cuerpo, del sentimiento y la violencia de la tecnociencia durante décadas. En ese sentido, todos nos estamos poniendo al día.

- ¿El gran problema con el liberalismo es que nos obliga a un crecimiento constante?
Creo que el liberalismo requiere cierta suposición de progreso, que ha sido concebido en términos de crecimiento económico desde la Segunda Guerra Mundial. Cuando el progreso y el crecimiento desaparecen, representa una crisis para el liberalismo, y otros ideales de política, basados en el heroísmo y los líderes fuertes, vuelven a la palestra. Esta es una amenaza perenne para el liberalismo.

- ¿Qué lugar ocupa el periodismo en todo esto como un gran vigilante?
- El periodismo es una parte central del problema, en la medida en que la pérdida de confianza en las noticias y los periodistas es el aspecto más importante del supuesto momento 'post-verdad'. Los periodistas son acusados de ser enemigos por los populistas, y pueden decir esto porque muchas personas han renunciado a las noticias profesionales. Esto es muy peligroso, y se empeora por la falsa promesa de las redes sociales de conectar a las personas directamente con los eventos, sin que los periodistas o editores se interpongan en el camino. A los populistas les encantan las redes sociales, porque les permiten sostener la mentira de que el líder tiene una relación directa con la 'gente' y ya no hay necesidad de medios profesionales.

- Finalmente, ¿de qué manera manipula la dictadura de las compañías digitales, como por ejemplo Google, los estados nerviosos?_
- Esto es fundamental para su modelo de negocio. Lo que les interesa es la reacción humana inconsciente. Esto es lo que quieren entender, a través de la vigilancia, para obtener ingresos publicitarios. Silicon Valley quiere convertir el mundo en un experimento de psicología gigante, en el que nuestro comportamiento de vigilia y sueño se rastrea constantemente, para descubrir qué nos provoca. Además de ser completamente antidemocrático, también es motivo de teoría de la conspiración, ya que no comparten los resultados de su análisis con el público, por lo que ya no podemos ver cómo se gobierna el mundo y qué relaciones causales están en general.

Noticias relacionadas

next
x