X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

recomendación

Volando voy, una cartera de bolsa de altos vuelos

18/12/2017 - 

MADRID. Ahora que se acercan las Navidades, parece lógico pensar en compañías más centradas en el consumo propio de estas fechas, ya sean juguetes, ropa o videojuegos. Sin embargo, hemos preferido hacer hincapié en un sector que también 'hace su agosto' en estas fechas: las aerolíneas.

La industria global del transporte aéreo atraviesa un buen momento si atendemos a parámetros como son: el número de pasajeros, la demanda de carga aérea, los ingresos o la rentabilidad. Las perspectivas de cara al año que viene son muy optimistas. Una demanda robusta, la eficiencia y el menor pago de intereses mejorarán la rentabilidad neta en 2018, a pesar del aumento de los costes. Por cuarto año consecutivo, la industria obtendrá unas ganancias sostenibles, con un retorno sobre el capital invertido (9,4%) superior al coste medio del capital (7,4%).

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), que representa el 83% del tráfico aéreo mundial, prevé que la industria alcance un beneficio de 32.570 millones de euros el próximo año, lo que supone un incremento del 11,3% con respecto 2017, que también cerrará al alza pese a las dificultades (subida precios crudo, atentados terroristas, condiciones climatológicas, etc.).

No obstante, el mayor desafío vendrá de la mano, como siempre, de los costes. Se espera que el precio promedio del barril de Brent se sitúe en 60 dólares en 2018 (sube 10,7% con respecto a 54,2 dólares de 2017), pero el precio del combustible para aviones crecerá todavía más rápido: 73,8 dólares por barril (+12,5% respecto a los 65,6 de este año). Asimismo, los costes laborales se han acelerado de forma significativa y representan un gasto superior al combustible.

A continuación les proponemos varias compañías, tanto europeas como americanas, que pueden presentar oportunidades de cara al año que viene:

INTERNATIONAL CONSOLIDATED AIRLINES (IAG)


Creada en enero de 2011, es la empresa matriz de Aer Lingus, British Airways, Iberia y Vueling. Constituye el tercer grupo más grande de Europa y el sexto del mundo en términos de ingresos, con 547 aviones que operan a 268 destinos y transportan más de 100 millones de pasajeros cada año. La compañía anglo-española se mantiene en primera posición del ranking del sector en lo que a retribución a sus accionistas se refiere.

RYANAIR (RYA)


Ya sea por las extravagancias y salidas de tono de su consejero delegado Michael O’Leary o por la estricta política de ahorro de costes, cuando hablamos de aerolíneas low cost en Europa es inevitable que nos venga a la mente Ryanair. El holding, con sede en Irlanda, revolucionó el sector de las compañías aéreas en Europa con un modelo simple y de bajo coste, ofreciendo a millones de personas la posibilidad de viajar de forma barata y fiable. En 2017, se ha convertido en la primera aerolínea europea que ha transportado a más de mil millones de pasajeros desde su creación.  

DELTA AIRLINES (DAL)

Lo que comenzó como una humilde y pequeña operación de fumigación de cosechas llamada Huff Daland Dusters en 1924, se ha convertido en una de las aerolíneas globales más grandes del mundo, que ha ayudado a que más de 160 millones de pasajeros lleguen su destino todos los años. Con una flota actual de 857 aviones y más de 80.000 empleados, ofrece servicio a 306 destinos en 52 países. La encuesta anual de aerolíneas de Business Travel News, volvió a nombrar a DAL número uno por sexto año consecutivo, un hecho sin precedentes.

SOUTHWEST AIRLINES (LUV)

Si alguien sabe de vuelos low cost esa es Southwest Airlines, que implementó el modelo allá por los años 60. LUV es la mayor aerolínea de EE.UU por número de pasajeros domésticos transportados al año. Su modelo de negocio es rentable y poco usual en las aerolíneas tradicionales, vuela muchos trayectos cortos, con rápidas rotaciones y en aeropuertos secundarios, más eficientes y menos costosos, de las grandes ciudades.

AMADEUS (AMS)

Aunque no es una aerolínea hemos incluido a Amadeus en el estudio, ya que el grupo, además de ser español, es líder mundial en el negocio de Sistemas de Distribución Globales, que completa con el desarrollo de soluciones tecnológicas para el sector de turismo y viajes; negocios complementarios y de elevada rentabilidad. Nos gusta la visibilidad de sus resultados, que podrán seguir mejorando a lo largo de los próximos trimestres por el crecimiento de sus dos áreas de negocio, apoyado en la tendencia de crecimiento del tráfico aéreo. Sólidos márgenes y posición financiera soportada en una fuerte generación de caja gracias a los ingresos recurrentes de su negocio y con un nivel de endeudamiento muy bajo.

Por Víctor Álvarez Sanz, analista de renta variable de la sociedad de valores Tressis

Noticias relacionadas

next