Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

OPINIÓN

Vemos una mejora de los activos de riesgo de cara a fin de año

El CEO de TwentyFour AM apunta que la 'guerra comercial' no se intensifica porque ambas partes se han comprometido a firmar un acuerdo de 'fase uno'

15/11/2019 - 

MADRID. Tras las malas sensaciones que despertaba el mercado hace unas semanas, y a pesar de las valoraciones, hemos visto una mejora en los activos de riesgo de cara a fin de año. Nuestra principal preocupación eran los riesgos geopolíticos, que se sumaban a una desaceleración económica sincronizada a nivel mundial. Estos riesgos geopolíticos -a Brexit y la 'guerra comercial' entre Estados Unidos y China- no han tenido por el momento las consecuencias negativas que podrían tener y, de hecho, pueden convertirse en catalizadores positivos de aquí a 2020. En el Reino Unido se evitó un Brexit duro el 31 de octubre y ahora parece razonablemente improbable, y existe la posibilidad de que se forme un gobierno más favorable al mercado tras las elecciones generales del 12 de diciembre.

Mientras tanto, parece que la 'guerra comercial' no se intensifica ya que ambas partes se han comprometido a firmar un acuerdo de 'fase uno', lo que parece razonablemente probable. Si bien este resultado sólo evitaría más efectos negativos, el factor más positivo sería el retroceso de los aranceles existentes, lo que podría ser un catalizador más positivo para los mercados en 2020. Además, los principales fabricantes de automóviles de Europa y Japón han mantenido conversaciones bilaterales con el Departamento de Comercio de EE.UU., y es muy posible que hayan comprometido suficientes inversiones estadounidenses para evitar otro nuevo nivel de aranceles.

Como inversores en bonos, también estábamos un poco nerviosos ante la posibilidad de que la temporada de beneficios del tercer trimestre pudiera revelar algunas de las grietas que habíamos estado observando en el panorama macroeconómico, pero en general los resultados no han decepcionado hasta ahora, lo que ha permitido que los mercados de renta variable de EE UU alcancen nuevos máximos.

Imagen de la sede central de la Reserva Federal (FED)
La desaceleración económica coordinada a nivel mundial sigue siendo algo preocupante, pero la tasa de ralentización está disminuyendo y los factores menos negativos mencionados anteriormente (Brexit y 'guerra comercial') pueden mejorar la confianza y la inversión de las empresas a medida que nos acercamos al año 2020. La Reserva Federal ha ejecutado tres recortes de tipos, casualmente el mismo número que antes ayudó al banco central a diseñar aterrizajes blandos poco frecuentes en 1995 y 1998. El beneficio de estos recortes, junto con la búsqueda de tipos más estables en lugar de al alza, que tanto perjudicaron a los mercados en el cuarto trimestre de 2018, deberían apoyar la longevidad del ciclo.

Estos tres recortes de tipos también son importantes para los inversores que evalúan la liquidez como una clase de activo. En la mayor parte del mundo desarrollado, los tipos de cambio promueven que los inversores se muevan hacia activos como la renta fija, pero muy brevemente durante este año los tipos de cambio de EE UU se han disparado lo suficiente como para que los inversores vuelvan a considerar el efectivo en dólares estadounidenses como una inversión. Creemos que tres recortes son suficientes para invertir este movimiento temporal, y esto debería ser un gran apoyo para la renta fija en particular.

Productos 'libres de riesgo'

Entonces, ¿qué podría significar todo esto para los activos de renta fija al final del año? En primer lugar, el deseo de mantener productos "libres de riesgo" debería disminuir ligeramente, aunque no vemos que los tipos se muevan mucho más, ya que los inversores han tenido el recordatorio perfecto de cómo mantenerlos puede y mejora la volatilidad de una cartera equilibrada, lo que creemos que es muy deseable en una fase avanzada del ciclo.

Sin embargo, reconocemos que los tipos podrían reducir ligeramente la rentabilidad de la renta fija al final del año. En el otro lado del espectro de riesgos, la necesidad de una rentabilidad segura es incluso mayor de lo que era antes en el año, y los inversores deberían verse incentivados por la seguridad adicional que proporciona la actual calma geopolítica. Los diferenciales de crédito son bastante ajustados, pero en general siguen siendo entre el 10% y el 15% de los márgenes que vimos a principios de año. Es aquí donde creemos que podría justificarse un modesto aumento del riesgo para finales de año.

Mark Holman es consejero delegado de TwentyFour AM

Noticias relacionadas

next
x