X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de agosto y se habla de CIUDADANOS alicante ecisa LA BOUCHE primor COMERCIO CINE DOCUMENTAL

según Adecco

Un tercio de los valencianos en edad laboral se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social

9/02/2019 - 

VALÈNCIA.  (EP). El 33,4% de los ciudadanos de la Comunitat Valenciana en edad laboral se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social, hasta un total de 1.063.222 personas, según el informe 'Un empleo contra la exclusión' de la Fundación Adecco.

Por tercer año consecutivo, la organización ha presentado el informe 'Un empleo contra la exclusión', en el que ha interpretado los datos del informe Arope ('A risk of poverty and/or exclusion, de EAPN) en su relación con cifras oficiales de la EPA y una encuesta elaborada a 120 personas que se encontraban desempleadas y en riesgo de exclusión pero han encontrado recientemente empleo, según ha detallado la fundación en un comunicado.

Adecco ha destacado que el índice de pobreza en la Comunitat "apenas ha variado respecto al año pasado" y ha alcanzado en 2018 una cifra "levemente superior", del 31,3%, "pero dentro de una tendencia a la baja que se aleja de los índices más altos obtenidos en los años 2014 y 2015 con 34,7% y 32,9%, respectivamente".

En este sentido, ha señalado que aunque la tendencia es positiva, los valencianos están "aún lejos de las cotas deseables para el momento actual". Hace una década, la situación era más favorable que la de hoy, con un índice del 27,5% en 2018.

Este retroceso está "íntimamente ligado al desempleo". Este año, el desempleo en la Comunitat ha recuperado los números anteriores a la crisis, con 344.100 desempleados, cifra que "se aleja definitivamente de los peores años de la crisis y que recupera los valores anteriores a esta".

Desde la fundación han destacado que "el hecho de que las familias tengan que subsistir con ingresos inferiores a 684 euros mensuales (umbral pobreza) o que no puedan afrontar gastos básicos como la vivienda o la calefacción (privación material severa), tiene tras de sí el factor desempleo u otros estrechamente relacionados", como el paro de larga duración, el agotamiento de prestaciones, la precariedad o la economía sumergida".

Asimismo, en una estimación proporcional en base al incremento nacional del índice Arope entre la población total (26,6%) y aquella que tiene edad laboral (28,4%), Adecco ha indicado que se pueda "realizar una extrapolación" a la Comunitat, que refleja que el 31,3% de personas en situación de pobreza ascendería al 33,4% en el caso de aquellas personas que tienen entre 16 y 64 años.

Adecco ha cruzado estos datos con los de población, proporcionados por el INE, y ha concluido que de los 3.183.300 valencianos entre 16 y 64 años, 1.063.222 (el 33,4%) se encuentran en esta situación crítica. No obstante, la situación ha "mejorado muy levemente" respecto al año pasado, cuando ascendió al 33,7%, pero "aún estamos lejos de hace una década", ya que en 2008 la cifra era del 25,2%.

El director general de Fundación Adecco, Francisco Mesonero, ha resaltado que entre estas personas en edad laboral hay una "elevada proporción de desempleados, fundamentalmente de larga duración que han agotado todas sus prestaciones, así como profesionales que se encuentran en situación de irregularidad, trabajando en la economía sumergida o inactivos con capacidad para trabajar, pero que no lo hacen por razones culturales". "El desempleo, la precariedad y la inactividad, se convierten, por tanto, en factores que subyacen detrás de las situaciones de pobreza y exclusión", ha asegurado.

De hecho, el segmento de la población que ha experimentado un mayor aumento de su pobreza es, precisamente, el de los desempleados: el 59,1% vive en riesgo de pobreza, porcentaje que se ha incrementado en 17 puntos desde 2007 (42,1%). El aumento del paro de larga duración y la reducción de la cobertura de protección para desempleados, a raíz de la crisis económica, ha "disparado" el porcentaje de parados que viven en riesgo de pobreza: un 59,1% frente al 42,1% de 2007, según Arope.

Para Mesonero, "la solución pasa, necesariamente por la articulación de efectivas políticas activas de empleo que, frente a los subsidios no sostenibles en el tiempo, garanticen que los desempleados con más dificultades puedan desempeñar una ocupación, de forma continuada, que dignifique su vida".

Por otro lado, la encuesta realizada a 120 personas que se encontraban en desempleo y riesgo de exclusión y que recientemente han encontrado una ocupación revela que el 90% de los participantes manifestaba grandes dificultades para llegar a fin de mes cuando no tenía trabajo, y que sólo el 30% lo hace una vez lo encuentra.

Si bien un 30% sigue expresando dificultades económicas cuando encuentra empleo, según Mesonero, "encontrar un trabajo, aunque sea a jornada parcial y con bajos ingresos es, para una persona en riesgo de exclusión, el primer paso para salir de una situación de bloqueo que le impide avanzar y tomar decisiones".

Asimismo, un 64% admite que puede hacer frente a gastos que antes
no podía permitirse y que ha incrementado su consumo en actividades de ocio y entretenimiento. El empleo "no solo impacta en el bolsillo" porque un 75% declara haber incrementado sus relaciones sociales y un 91% de los encuestados destaca que el empleo le hace sentirse más libre y completo, mientras que un 83% lo asocia con la mejora de su autoestima y salud emocional.

next
x