Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el índice se dejó una cuarta parte

Una semana bursátil solo para corazones fuertes donde el Ibex 35 fluctuó... ¡en 1.675 puntos!

14/03/2020 - 

VALÈNCIA. Ni los más viejos de lugar -ni siquieran los que seguían los mercados cuando la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008- recordaban una semana tan extremadamente volátil como esta. A lo largo de las últimas cinco sesiones, el Ibex 35 ha fluctuado en una espectacular horquilla de 1.675 puntos. ¿De dónde sale? De la diferencia entre los 8.022,90 puntos del máximo intradía del lunes 9 de marzo y los 6.347 puntos correspondientes a los mínimos durante la jornada del 'jueves negro' de antes de ayer. Casi nada.

El coronavirus no solo se está metiendo en cada vez más ciudadanos sino también está metiendo el miedo en el cuerpo de analistas, operadores, gestores e inversores en particular, mientras los 'hedges funds' y bajistas se frotaban las manos... hasta que llegó la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y les cortó las alas. A eso de las 23:30 horas de este pasado jueves, el organismo supervisor informó que prohíbia cualquier toma de posición corta sobre 69 cotizadas

La decisión del supervisor se adoptó en la peor sesión de la bolsa española en sus 188 años de vida, al desplomarse el Ibex 35 un 14% y hundirse hasta los 6.350 puntos tras la falta de contundencia del Banco Central Europeo (BCE) en su reunión de marzo. O lo que es lo mismo: niveles que no se veían desde julio de 2012. Y, además, con fortísimos volúmenes de contratación ante el auténtico pavor que se vivía en los mercados.

Hasta ese día -y desde los máximos del pasado 19 de febrero- el Ibex 35 había visto como se esfumaba un 37% de su capitalización, es decir, a razón de 227 puntos a día en las últimas 16 sesiones, tal y como contó este viernes Valencia Plaza. Tres horas después del cierre de la jornada bursátil en España, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) sacó el bazuca cargada de billones de dólares para inyectar directamente en la vena de los mercados. Sin embargo, el cierre en Wall Street fue como para echarse a llorar, el peor desde el 'lunes negro' de 1987: el Dow Jones de Industriales se hundió un 9,99%, el Nasdaq 100 un 9,27% y el S&P 500 un 9,51%.

Al día siguiente, tal y como se preveía por el 'veto bajista' de la CNMV, aparecieron los 'cazadores de gangas' en el Mercado Continuo. Pero eso sí en otra jornada nada recomendable para inversores con problemas de corazón. De hecho el Ibex 35 llegó a dispararse un 11,7% al tocar los 7.140,50 puntos durante la sesión para descender hasta los 6.468,30 puntos -solo un 1,1% por encima de la histórica jornada de la víspera- para cerrar en los 6.390,74 puntos (+3,7%). Pero aún así el índice selectivo firmó su segunda peor semana de la historia (-20,8%) tras la de Lehman Brothers (-21,2%).


¿Y el 'parte de guerra' de la semana en el Ibex 35? Con decir que Viscofan (-6,3%) fue el que mejor se comportó está dicho todo. Además, la cotizada navarra fue la única del índice en caer a un solo dígito porque la segunda y la tercera fueron Grifols (-10%) y Merlin Properties (-13,1%) respectivamente. Y en la cola del pelotón se dejaron ver espectaculares batacazos superiores a 30% en los casos de ACS (-32,8%), Ence (-32,1%) y ArcelorMittal (-30,8%).

Para Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB, la subida de ayer viernes del selectivo español respondió a un ajuste técnico tras el durísimo varapalo del auténtico 'jueves negro'. Mientras que de cara a la próxima semana prevé un entorno de mercado "completamente incierto" donde debería predominar "la volatilidad extrema" ante las noticias sobre la crisis sanitaria del coronavirus. 

El 'sí pero no' del BCE

"Las medidas que se pudieran implementar a nivel económico, así como los posibles avances en la contención del virus, debieran dar tendencia a las bolsas. En cualquier caso, entendemos que la batalla, al menos fuera de China, acaba de comenzar, por lo que el escenario de corto plazo es completamente impredecible", advertía.

Como impredecible es el BCE tras la decisión de Christine Lagarde y los suyos el jueves de no bajar tipos; mientras ayer por la mañana el economista jefe de la autoridad monetaria europea, el irlandés Philip Lane, dejaba la puerta abierta a nuevas bajadas de tipos. Lo hacía asegurando que "el consejo de gobierno conserva la opción de futuros recortes si así lo justificara un empeoramiento de las condiciones de financiación o una amenaza para el objetivo de inflación en el medio plazo".

Noticias relacionadas

next
x