X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

panel de opinión

¿Qué hay detrás de la caída de la bolsa? Al habla con seis expertos financieros valencianos

8/08/2019 - 

De izquierda a derecha arriba: Francisco Varea (Edetania Patrimonios), Juan Espinós (Renta 4 Banco) y Raúl Aznar (Aznar Patromonio). Abajo, y en el mismo orden, Ricardo González (GPM International), José Manuel García (ATL Capital) y Alejandro Martínez (EFE & ENE)

VALÈNCIA. El Ibex 35 cerró antes de ayer en mínimos anuales (8.699 puntos) tras dejarse en el camino un 1,35% ante el recrudecimiento de la 'guerra comercial' que libran estadounidenses y chinos. Claro que la semana pasada el barómetro de la renta variable española firmó el peor balance semanal del presente ejercicio (-3,5%). Los nervios están a flor de piel en el parqué español, dado que atraviesan por uno de los meses más volátiles del año como es agosto por aquello de que el volumen de negocio se resiente -y mucho- ante la estampida vacacional de analistas, gestores, operadores e inversores en particular. Y buena prueba de ello fue lo que se vivió ayer donde el Ibex 35, que puso fin a tres descensos consecutivos, se movió en una horquilla de 141 puntos.

Todo ello mientras Donald Trump volvía a atizarle vía tuit -y de lo lindo- a la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) a la que tachó de "demasiado orgullosa" para admitir sus errores en política monetaria y exigiendo al banco central estadounidense que baje más los tipos y lo haga "más rápidamente". El presidente americano tuiteó que "nuestro problema es una Reserva Federal demasiado orgullosa para admitir su error al actuar demasiado rápido y endurecer demasiado (¡Yo estaba en lo cierto!). Deben reducir los tipos más y más rápidamente, y detener su ridícula restricción cuantitativa AHORA".

Visto lo sucedido en las últimas sesiones con el Ibex 35, que pierde un 7% desde los 9.401 puntos a los que despidió la sesión del pasado 4 de julio y una cota que no franqueaba desde mayo, y con la rentabilidad del bono a diez años en mínimos históricos (0,124%), este diario ha contactado con media docena de expertos para preguntarles qué hay detrás de los nuevos mínimos anuales del índice y qué les recomendaría a un bolsista que esté dentro del mercado en estos momentos. A continuación sus respuestas:

Alejandro Martínez, cofundador de EFE & ENE Multifamily Office


En primer lugar, ¿cuál es el problema? Una caída del 5% es algo frecuente y si cada vez que ocurre nos replanteamos la estrategia, quizá necesitamos reflexionar sobre nuestra capacidad para tolerar los mercados. Por otro lado, la verdadera 'guerra' que se está librando es el adelantamiento de China a EE UU como primera potencia mundial. El resto son batallas dentro de esa 'guerra', incluyendo la supremacía en el 5G o las tensiones comerciales. Los sectores más cíclicos van a ser los más perjudicados, y no tenemos ninguna duda de que van a ser también los grandes campeones de la vuelta a la normalidad en el comercio global.

Lo que sí es cierto es que tanto Europa como China vivimos de las exportaciones y en esta 'guerra' somos los perdedores. No tenemos capacidad de acción monetaria más allá de castigar aún más los depósitos bancarios, mientras que Estados Unidos tiene una gran capacidad de acción para seguir estimulando su economía. Por eso pensamos que hay que seguir en renta variable, seguir con un sesgo americano y aprovechar las oportunidades que traerá la volatilidad estacional del verano, que empezamos a ver, y comprar con comodidad lo que otros venden con pánico.

Ricardo González, gestor del fondo GPM International Capital


El gran problema del Ibex 35 es su elevada exposición a la banca. Aproximadamente el 25% de dicho indicador está compuesto por entidades financieras, siendo uno de los índices del mundo con más dependencia a este sector. Por ello, para entender el mal comportamiento del Ibex 35 hay que recurrir al sector bancario.
 
La semana pasada vimos al sector bancario europeo perder importantes soportes que han llevado a la banca a establecer nuevos mínimos multianuales. Mientras el mercado en su conjunto a nivel mundial acumula avances por encima de los dos dígitos, el sector bancario europeo acumula retrocesos de 7 puntos porcentuales en el ejercicio 2019. Esto es mucho lastre para el Ibex 35.
 
La principal razón del mal comportamiento de la banca es el escaso o nulo margen de beneficio al que tienen acceso debido a las políticas de estímulo del Banco Central Europeo (BCE). Los bajos tipos de interés ahogan los diferenciales de beneficio en el negocio tradicional de la banca (captar depósitos y ofrecer préstamos). Por desgracia, las políticas del BCE en el futuro parecen ir encaminadas hacia más medidas de estímulo económico que asfixian directamente al negocio bancario. Esta circunstancia no hace más que agravar el desfavorable escenario al que se enfrentan los bancos y como consecuencia, seguirán siendo un lastre para el Ibex 35.

Francisco Varea, cofundador de Edetania Patrimonios


Son dos los factores principales que están provocando los retrocesos de la bolsa española. En primer lugar están los factores endógenos formados por bancos, utilities y falta de Gobierno.

  1. Como siempre se ha comentado, el Ibex 35 es un índice cuya composición sectorial le hace totalmente diferente a la mayoría de índices desarrollados. Su enorme peso en el sector bancario provoca que su evolución tenga una dependencia demasiado importante al comportamiento de sus grandes bancos.
  2. Durante los primeros 4 meses del año en los que el mercado tenía la confianza de que la economía y la inflación, tanto de Europa como de EE UU, pudieran repuntar -sensaciones más que realidades que además se vieron agravadas por los demasiado optimistas comentarios de Mario Draghi en los que insistía que el BCE podría subir tipos a partir de finales de 2019/inicios 2020-, el sector bancario subió con fuerza ante la esperanza de que la variable que más había estado castigando a sus márgenes pudiera revertirse. Pero a medida que el año ha ido avanzando la realidad económica ha devuelto al BCE a la realidad hasta reconocer que los tipos seguirán bajos durante un largo periodo de tiempo y que, incluso, podrían volver a bajar los tipos a los que el BCE remunera los exceso de liquidez de la banca (actualmente en el -0,4%)
  3. La fe de que un nuevo programa de financiación bancaria TLTRO pudiera activarse en septiembre no ha sido suficiente para animar a un sector totalmente deprimido.
  4. Tampoco ha ayudado que uno de los posibles catalizadores del sector -como son las posibles fusiones- de momento no se están activando, tal y como ha sucedido con la paralización de la fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank.
  5. A parte del lastre del sector bancario, otro de los grandes sectores de mayor peso en el Ibex 35 como es de utilities se ha visto muy penalizado por los temores a que un nuevo cambio regulatorio pueda afectar a las remuneraciones de compañías como Enagas o REE.
  6. Finalmente, la falta de Gobierno en España es otro de los factores que los inversores están teniendo en cuenta a la hora de penalizar al Ibex 35. A parte de todos estos factores, no se puede olvidar que, en caso de confirmarse un Gobierno socialista, es muy posible que se aplique a la negociación de las acciones una tasa Tobin lo que aún provocará una mayor huida de flujos.

Por otro lado están los factores exógenos como la debilidad económica mundial, 'guerra comercial', la Reserva Federal de EE UU...

  1. Al margen de los problemas propios de la bolsa española, la debilidad económica mundial es otro factor que está lastrando a las bolsas, ya que cada vez es mayor el número de indicadores adelantados que apuntan a una posible recesión mundial en los próximos meses (12/18 meses).
  2. La 'guerra comercial', lejos de acabarse, está agravándose lo que aún provoca mayores temores recesivos.
  3. Donald Trump está interfiriendo en la independencia de la Reserva Federal con contínuos tuits exigiendo bajadas de tipos. Dado que la Fed no ve motivos para grandes bajadas, Trump ha decidido forzar indirectamente la bajada de tipos con nuevos aranceles a China

Ante este incierto panorama, parece prudente:

  1. Para aquellos inversores que estén actualmente en mercado y no deseen deshacer, es aconsejable entender que estamos ante un mundo global por lo que cada vez tiene menos sentido centrar las inversiones en empresas españolas. Se debe abrir el abanico y diversificar más tanto en compañías europeas como, aprovechando los recortes, en compañías de EE UU.
  2. Dicho esto 2019 está siendo un muy buen año de bolsas y el mercado necesita catalizadores para romper resistencias. Seríamos partidarios de intentar aprovechar posibles rebotes para reducir exposición a la espera de mejores puntos de entrada, especialmente durante agosto.
  3. De cara a septiembre es posible que el mercado se encuentre con algún posible catalizador de la mano de las reuniones de los bancos centrales de Europa y EE UU en las que anuncien medidas como bajadas de tipos, programa TLTRO por parte del BCE e incluso una posible reactivación de los programas QE, lo que puede ayudar a posibles movimientos al alza pero no debemos olvidar que la realidad es que la macro seguirá deteriorándose.

Juan Espinós, director de Renta 4 en València

En primer lugar es importante destacar que la composición del Ibex, con fuerte peso del sector bancario, viene lastrando al índice español que acumula una subida en 2019 del 1,9% frente al 9,7% del Eurostoxx50. En este sentido, la política de represión financiera del BCE está pesando sobre la rentabilidad del sector bancario, lo que se refleja en unas cotizaciones deprimidas. Si a esto le sumamos la ralentización económica a nivel mundial, con especial impacto en Europa, derivada de la 'guerra comercial' y la incertidumbre política (falta de gobierno en España, Brexit...), vemos sectores como el acerero (Acerinox, Arcelor Mittal), petróleo (Repsol) o tecnología (Indra) que registran importante pérdidas en el año. Además, otras compañías se ven lastradas por factores intrínsecos, como Telefónica o Enagás y Red Eléctrica.

De cara al futuro creemos que las incertidumbres mencionadas no justificaban un S&P en máximos históricos o un Eurostoxx50 cerca de máximos anuales, por lo que la corrección que estamos viendo esta semana era esperada y creemos que aún veremos volatilidad, especialmente en un mes de agosto sin el catalizador de los bancos centrales que no volverán hasta septiembre y donde los bajos volúmenes favorecen los movimientos bruscos en el mercado. Además, el reciente deterioro en las negociaciones comerciales con la imposición de nuevos aranceles por parte de Estados Unidos a partir de septiembre y las consiguientes represalias de China, continuarán debilitando la perspectiva cíclica que viene penalizando al sector manufacturero a nivel mundial, y con importante impacto en la industria europea.

Desde hace meses mantenemos una postura defensiva, con valores muy selectos con una menor exposición al ciclo y con excelentes fundamentales, a la espera de ver un suelo en los indicadores adelantados de ciclo y monitorizar mejores niveles de entrada en base a unos resultados empresariales que han sido débiles en el segundo trimestre de 2019 y cuya dirección dependerá de la evolución del ciclo.

Raúl Aznar, fundador de Aznar Patrimonio


La tensión de la 'guerra comercial' entre China y Estados Unidos vuelve a escalar después del anuncio la semana pasada, por parte de Donald Trump, de nuevos aranceles del 10% a las importaciones de productos chinos, valorados en 300.000 millones de dólares. Por su parte, China anunció que habrá represalias a esta medida suspendiendo la compra de productos agrarios americanos, de momento.

Sin duda, este ha sido el detonante de la corrección de mercado a la que estamos asistiendo estos últimos días y que nos ha llevado a ver recortes superiores al 3% en la bolsa europea y, aunque con mayor moderación, también en la bolsa americana. El bajo volumen de participación de los agentes de mercado provoca mayor volatilidad. El menor tamaño de la bolsa española, frente al resto de bolsas, lleva a que las bajadas o las subidas sean superiores. El recorte del Ibex3 5 de las dos últimas semanas se debe únicamente a la tensión comercial, factor de riesgo que afecta a todos los mercados.

Esta toma de beneficios en renta variable es una huida hacia activos de deuda de mayor calidad (Tesoro americano y bono alemán), provocando a su vez una bajada en las rentabilidades (tipos de interés). Probablemente en los próximos días, veamos más correcciones en las valoraciones de renta fija y variable. Es momento de mantener la calma.

José Manuel García, director de ATL Capital en València


El descenso del Ibex 35 -o su peor comportamiento frente al resto de mercados- se debe a varios motivos: por una parte, la caída generalizada de las bolsas a nivel global como consecuencia del recrudecimiento de la 'guerra comercial' entre EE UU y China, pero también a motivos internos del índice español. El fuerte peso del sector bancos (30%) ha lastrado fuertemente la rentabilidad del índice. Este sector está severamente castigado en los mercados por el entorno de tipos de interés 'cero' y la presión de márgenes a la baja. 

Adicionalmente, en los dos últimos meses las compañías energéticas han tenido un comportamiento muy decepcionante como consecuencia de una posible mayor presión regulatoria sobre sus márgenes. Esta suma de factores han provocado que el Ibex 35 en 2019 haya tenido un comportamiento relativo significativamente peor que el resto de bolsas.

La evolución en el corto plazo de los mercados dependerá del conflicto comercial entre China y Estados Unidos. No vemos la firma de un acuerdo comercial entre ambas partes en el futuro más próximo, pero si podríamos asistir a una normalización de las negociaciones. De hecho, a ambas partes les conviene. Hasta que dicha normalización se produzca el mercado estará expectante y podríamos asistir a nuevos episodios de volatilidad. Otro factor clave para los mercados será la evolución de los beneficios empresariales. Si estos permanecen estables o con un crecimiento moderado, la renta variable seguirá siendo una buena opción de inversión.

Para aquellos inversores que consolidaron parte de las ganancias en los máximos recientes o que están por debajo de su nivel de inversión objetivo, los repuntes de volatilidad podrían ser una oportunidad para volver a construir cartera. En todo caso, nuestra recomendación es invertir siempre a través de carteras globales y diversificadas, y teniendo en cuenta el horizonte temporal de nuestra inversión.

Noticias relacionadas

next
x