Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

'Informe anual de perspectivas' de la gestora holandesa

¿Podría caer la bolsa más de un 20% en 2020? Robeco no lo descarta

20/11/2019 - 

VALÈNCIA. En su 'Informe Anual de Perspectivas', la reputada gestora holandesa Robeco, una de las pioneras a la hora de invertir según criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés), prevé que la expansión económica dure un poco más y que el mercado alcista en renta variable recorra el último tramo de su ascenso de casi un decenio. "Pero, ¿y si nos equivocamos? Los posibles desenlaces son binarios, no hay puntos medios", recoge dicho informe.

Según Robeco, los acontecimientos que han acaparado la atención del sector financiero en 2019 -el Brexit y las 'guerras comerciales'- serán menos prominentes en 2020. El ciclo económico global probablemente se prolongará un poco más en 2020. Cada vez son más los signos que apuntan a que los PMI manufactureros no solo se están estabilizando, sino que continuarán mejorando, y a que las condiciones financieras seguirán siendo favorables. 

El motivo principal es la continuidad de las políticas monetarias flexibles de los bancos centrales de todo el mundo. Los analistas de Robeco tienen claro que no va a producirse un 'Brexit duro', y lo que suceda entre tanto no puede considerarse más que ruido. Tampoco habrá un acuerdo comercial integral, pero cualquier versión parcial del mismo bastará para restablecer parte de la confianza de las empresas y, consiguientemente, sus inversiones de capital.

Ralentización de la economía china

A juicio de los expertos de la gestora holandesa, es improbable que la economía estadounidense caiga en recesión, ya que el empleo, el consumo y el sector servicios se mantienen sólidos. Es más probable que dicha recesión tenga lugar después de 2020. El crecimiento del PIB chino probablemente continuará ralentizándose. Los factores demográficos, los elevados niveles de endeudamiento de las empresas y la transición de un modelo económico basado en la inversión a otro dependiente del consumo hacen inevitable el descenso estructural de las tasas de crecimiento.

En el caso de Europa advierten que las perspectivas de crecimiento del PIB siguen siendo contenidas. Alemania tiene que lidiar con el desplome de la actividad de producción a escala global y la disminución del crecimiento de las exportaciones, en parte debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China. En consecuencia, el crecimiento del PIB en 2020 será inferior al 1%. Otras economías importantes de la zona euro, como Francia y España, registrarán una mejora de su crecimiento, aunque también inferior a la tendencia.


"Pero, ¿y si nos equivocamos? No existen supuestos intermedios. Si las cosas van mal, no sería descabellado prever una caída de los mercados de renta variable superior al 20%" se recoge en dicho informe. En este escenario alternativo, consideran que Estados Unidos se vería irremisiblemente abocado a la recesión, ya que los bancos centrales se encuentran por detrás de la curva. El sector manufacturero no se recuperaría, sino que lastraría por contagio a otros sectores. Los beneficios empresariales se debilitarían más, lo que daría lugar a impagos de deuda entre las empresas de menor calidad, con sus consiguientes ramificaciones. El desempleo comenzaría a aumentar y el consumo caería, haciendo que el PIB se redujera. Los bancos centrales tendrían que flexibilizar sus políticas todo lo posible.

Para Fabiana Fedeli, responsable global de Fundamental Equities, "a los inversores cada vez les gusta menos pagar en exceso por los títulos más masificados, ya sea desde el punto de vista geográfico o de estilos, y están preparados
para el cambio. Solo necesitan un catalizador. Nuestro supuesto principal -en el que no hay 'Brexit duro' y Estados Unidos y China llegan a acuerdos comerciales parciales que bastan para restablecer cierta confianza entre las empresas, que aumentan sus inversiones de capital y sus beneficios- hace que la renta variable de fuera de Estados Unidos resulte atractiva. También hace interesante un cambio de posicionamiento hacia el value".

Relación rentabilidad/riesgo

Por su parte, Jamie Stuttard, responsable de Global Macro Fixed Income, considera que "los bonos high yield no resultan muy interesantes en cuanto a relación rentabilidad/riesgo en comparación con otras clases de activos de riesgo y, a menudo, la ampliación de diferenciales comienza ya en las últimas fases del ciclo económico. Lo mismo sucede con el crédito investment grade, pero al menos una parte de este segmento tiene al BCE de su lado. Los intereses en deuda pública deberían subir paulatinamente a medida que mejoren las condiciones económicas, puesto que los bancos centrales se mostrarían reacios a continuar con la flexibilidad, o sencillamente no podrían hacerlo. No obstante, no esperamos que los niveles de intereses extremadamente bajos o negativos desaparezcan pronto".

Por último, Jeroen Blokland, responsable de fondos multiactivos, espera que "los mercados de valores alcancen nuevos máximos, iniciando después un periodo más complicado. La renta variable tiende a subir hasta justo antes de que comience una recesión, y la mejora del crecimiento económico debería dar lugar a un repunte de los beneficios empresariales. Se prevé que las acciones de mercados emergentes y desarrollados superen en rentabilidad a otras categorías de activos, pero la distribución geográfica de las carteras de renta variable probablemente sea muy distinta, ya que el atractivo de los mercados bursátiles de fuera de Estados Unidos está aumentando".

Noticias relacionadas

next
x