X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

Oportunidades de inversión en valores industriales 'inteligentes'

El gestor del fondo de inversión DWS Smart Industrial Technologies busca empresas que combinen de forma inteligente el mundo digital y el mecánico

27/09/2018 - 

MADRID. El sector de la aviación ha crecido con más fuerza que la economía mundial durante muchos años y en la actualidad tiene un gran peso en su cartera. Cada año, alrededor de 1.500 nuevos aviones entran en servicio en todo el mundo. La mitad de ellos es para reemplazar aviones más antiguos, mientras que la otra mitad aumenta la capacidad de las aerolíneas. Existe una demanda desproporcionada de aviones de corto y medio recorrido como el A320 de Airbus o el 737 de Boeing.

La venta de motores de avión únicamente es rentable con series muy grandes, por lo que en los próximos años estas empresas ganarán cada vez más dinero en el creciente sector del mantenimiento, que tiene altos márgenes. Estos altos niveles de rentabilidad se deben principalmente al uso de la tecnología. En los últimos años, la presión de los costes sobre aerolíneas ha hecho que éstas hayan logrado obligar a los fabricantes de motores a cambiar completamente su modelo de negocio. 

En el pasado, los fabricantes se beneficiaban principalmente de los elevados márgenes en el mercado de repuestos, pero hoy en día las compañías compran un rendimiento garantizado del motor que pagan por hora de vuelo. Cada pieza de repuesto es pagada por el fabricante del motor y, como resultado, quieren hacer la menos cantidad de remplazos posible. Por lo tanto, estas empresas son las pioneras del llamado mantenimiento predictivo y basado en condiciones.

Durante el funcionamiento de la unidad de potencia, los sensores recogen grandes cantidades de datos que luego son analizados por un paquete de software. Esto significa que las piezas caras ya no se sustituyen en un intervalo fijo, sino cuando su estado real lo amerita. Además, se pueden detectar patrones de modo que una vez que un determinado módulo ha fallado, se puede deducir que probablemente otro componente también falle pronto. Si se sustituye este elemento como medida de precaución, se evitará un costoso tiempo de inactividad para la aerolínea.

Además de Comercio Electrónico y Globalización, que es uno de los focos del DWS Smart Industrial Technologies, hay otros cinco sectores industriales 'inteligentes' de cuyo desarrollo los inversores también pueden beneficiarse: Automatización y Robótica, Digitalización y Seguridad de Datos, Tecnología de la Construcción y Eficiencia Energética, Infraestructura y Tecnología Médica.

Marcus Poppe es gestor del fondo de inversión DWS Smart Industrial

Noticias relacionadas

next
x