X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

No esperamos ningún anuncio de política monetaria del BCE

Los índices de gerentes de compras (PMIs) respaldan el escenario de un retorno moderado al crecimiento como apunta el experto

23/01/2020 - 

MADRID. No esperamos ningún anuncio de política monetaria por parte de Christine Lagarde en la primera reunión del Banco Central Europeo (BCE) en 2020. Los eventos económicos recientes, tal y como indican en particular los PMI (índices de gerentes de compras), respaldan el escenario de un retorno moderado del BCE al crecimiento después de los mínimos de 2019. Las estadísticas aumentaron ligeramente tanto para la inflación (el IPC subyacente se situó en el 1,3% interanual en diciembre de 2019) como para las expectativas de inflación (1,33% para la inflación swap 5Y5Y, 20 puntos básicos más que el mínimo reciente de octubre ) Además, los riesgos geopolíticos y las tensiones comerciales parecen estar disminuyendo. En este contexto, no hay justificación para una acción del BCE en ninguna dirección.

Para Christine Lagarde, este es un 'período de luna de miel', una situación ideal, que le permite orientarse e iniciar la revisión estratégica planificada de la política monetaria con total tranquilidad. Sin embargo, esta reunión será interesante en más de un aspecto. Lagarde debería aclarar el marco para esa revisión estratégica, incluso si parece demasiado pronto para esperar detalles precisos. La inflación debe ser el foco de las discusiones, particularmente en torno a:

  • Una definición clara del objetivo de estabilidad de precios, que es el único mandato del BCE. La definición actual, "debajo pero cerca del 2%", es demasiado vaga, sujeta a múltiples interpretaciones y probablemente ha alcanzado sus límites. Necesita ser aclarada.
  • La medición de la inflación, en particular con respecto a la integración de los precios de la vivienda, que actualmente no es tenida suficientemente en cuenta por parte de los índices, y las expectativas de inflación. El BCE debe encontrar un equilibrio entre las expectativas del mercado y el sentimiento del consumidor como los mejores indicadores de la inflación futura.

También será interesante escuchar preguntas sobre la efectividad de la política monetaria y sus herramientas. Los tipos de interés negativos y las compras de valores han sido objeto de muchas críticas y cierto rechazo en la opinión pública ante la disminución inducida en los rendimientos de los productos de ahorro más populares (seguros de vida, libretas...). La cuestión del 'helicopter money' también podría plantearse.

Finalmente, Christine Lagarde debería aclarar la posición del BCE sobre el cambio climático y su papel futuro. En su discurso ante el Parlamento Europeo, la nueva presidenta del BCE mencionó que "la próxima revisión de la estrategia de política monetaria del BCE sería una oportunidad para reflexionar sobre cómo abordar las cuestiones relacionadas con el desarrollo sostenible en el marco de nuestra política monetaria", y agregó que "el riesgo climático debería estar en el centro de nuestra acción". La primera para un banco central.

Franck Dixmier es director global de Renta Fija de Allianz Global Investors

Noticias relacionadas

next
x