X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de septiembre y se habla de chs MARRIO URREA Río Segura gota fría benidorm alicante urbanismo bricomart

análisis

Los bancos centrales y el Brexit mueven los mercados financieros

A la espera del 'desenchufe' del Reino Unido, la FED y el BCE avisan de que eso de subir los tipos de interés durante este año se acabó... por el momento

26/03/2019 - 

MADRID. La semana pasada fue altamente agitada en el mercado de divisas. El euro, en particular, vivió unos días muy volátiles. La moneda común repuntó hasta un máximo de siete semanas el miércoles después de que la Reserva Federal revisó sus proyecciones de tipos de interés en su última reunión de política monetaria. Un desastroso PMI de actividad comercial de la eurozona conocido el viernes llevó al euro a retroceder hasta un nivel inferior al 1,13, mientras que desató los temores de una recesión en la zona euro.

En Reino Unido, Theresa May aseguró una pequeña extensión a la fecha límite del Brexit, aunque más corta de lo que ella esperaba. El Brexit continuará dominando la actividad en los mercados de divisas esta semana. Se espera que May someta su acuerdo a un tercer voto en la Cámara de los Comunes, posiblemente este martes, aunque todo apunta a que dicha votación volverá a ser un fracaso.

Perspectivas de las principales monedas

Euro

Los datos PMI de la eurozona la semana pasada fueron una gran decepción ya que el viernes el euro cayó más de medio punto porcentual frente al dólar estadounidense. Si bien el índice de servicios se ha mantenido relativamente bien, la actividad manufacturera continúa con su marcada tendencia bajista. El índice se hundió hasta el 47,6 en marzo, zona que demuestra contracción de la economía. Esto se debió, en gran medida, a un desempeño espantoso del sector manufacturero alemán. Estos débiles datos reinician las preocupaciones de que la economía de la eurozona podría dirigirse a una recesión en 2019. Desde nuestro punto de vista, también pone otro clavo en el ataúd ante cualquier tenue esperanza de que el BCE pueda aumentar los tipos en algún momento de este año. Creemos que esta falta de acción política mantendrá al euro en torno a sus niveles actuales este año. 

Dólar estadounidense

Habíamos mencionado que la clave de la reacción del USD no estaría en si la Fed revisaba sus proyecciones de alza de tipos sino en qué medida. Esto resultó ser lo que ocurrió el miércoles después de que el último gráfico de puntos de la Reserva Federal indicara que los responsables de política monetaria ahora no esperan subir los tipos de interés en todo el año. Esta es una desviación significativa desde las dos subidas que se esperaban en diciembre y una rebaja considerable frente a lo que el mercado había previsto. Los inversores se apresuraron a descontar los recortes de tipos de la Fed para los próximos dos años. Sin embargo, creemos que esto es una reacción exagerada y, en cambio, esperamos que la política se mantenga sin cambios durante el resto de 2019. Reiteramos que el contexto actual, que combina tipos bajos en EE UU con un crecimiento constante en todo el mundo, es un muy positivo telón de fondo para las monedas de mercados emergentes. 

Libra esterlina

La libra continuó comportándose como una moneda de mercado emergente la semana pasada. Las preocupaciones sobre un Brexit sin acuerdo provocaron que la moneda se desplomara el jueves, aunque se recuperó hacia el final de la semana después de que la UE concediera a Reino Unido una extensión modesta del Artículo 50. Reino Unido está listo para abandonar la UE el 22 de mayo, siempre que Theresa May consiga aprobar el acuerdo de retirada mediante votación en el parlamento. En caso de que se vuelva a rechazar, la salida de la UE se postergará hasta el 12 de abril y el gobierno debería solicitar un retraso más prolongado o arriesgarse a un abandono sin acuerdo. En este caso, creemos que podríamos ver a la libra muy por debajo de la marca de 1,30 ya que el mercado se prepara para la posibilidad de que Reino Unido abandone la UE dentro de poco más de dos semanas sin un acuerdo vigente. Sin embargo, seguimos pensando que los resultados más probables se centrarán en un retraso prolongado en el proceso de Brexit o un acuerdo negociado, lo que debería mantener a la libra por encima del nivel de 1,30.

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next
x