Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

según un estudio

Las consultas por problemas auditivos aumentan un 10% a raíz del uso generalizado de mascarillas

4/11/2020 - 

MADRID (EP). Las consultas y visitas a centros auditivos han aumentado un 10 por ciento después del confinamiento provocado por la pandemia de la covid-19, que se relaciona directamente con el uso de mascarillas, una cuestión generalizada que es "especialmente preocupante" entre las personas que sufren algún tipo de problema auditivo, según datos recogidos por 'GAES, una marca Amplifon'.

En este sentido, la compañía ha realizado una encuesta para saber hasta qué punto han afectado las mascarillas a la capacidad de comprensión de las personas mayores. Según el cuestionario, el 45 por ciento de las personas de entre 70 y 80 años declara tener una mayor dificultad de compresión, ya que el uso de la mascarilla reduce el volumen y la claridad de la voz.

En esta misma encuesta, en la que han participado personas con pérdida auditiva y que no llevan audífonos, GAES ha preguntado también por los motivos que pueden derivar en esta peor comprensión. Casi la mitad (el 48%) afirma que tanto la distorsión del sonido provocado por la mascarilla como el no poder ver la boca de la persona que habla son las principales causas. Según el doctor en Otorrinolaringología, Juan Royo, "las mascarillas pueden llegar a reducir el volumen entre 4 y 12 decibelios. Todo depende del material con el que estén hechas".

 Por su parte, el Illinios Augmented Listening Laboratory llevó a cabo un estudio - Acoustic effects of medical, cloth, and transparent face masks on speech signals -, a través del que realizó pruebas con diferentes tipos de mascarilla para ver cual permite una mejor comunicación.

Los resultados afirman que las mascarillas más transpirables, como las quirúrgicas o las de algodón de tejido liso, transmiten mejor el sonido que aquellas que incorporan un recorte de plástico en el centro, con el objetivo de poder ver los labios, o tejidos densos. En este estudio, no obstante, se evaluó exclusivamente la eficacia del sonido, dejando de lado lo que se refiere a la transmisión de las gotas.

En cualquier caso, esta situación pone de manifiesto que los problemas de audición pueden derivar en una situación de doble aislamiento, especialmente para la gente más mayor. Por un lado, porque la comunicación cuando se está en contacto con alguien que lleva mascarilla es más difícil y, por el otro, porque este sector de la población ha limitado sus desplazamientos y muchos de ellos han entrado de pleno en el mundo de las videollamadas, un entorno en el que les resulta muy complicado escuchar los mensajes que les hacen llegar sus seres queridos.

Por otra parte, diversos estudios afirman que las alteraciones auditivas, como la aparición de 'tinnitus' o incluso la pérdida de audición, constituyen uno de los posibles efectos de la Covid-19, además de otras problemáticas ya conocidas como la disminución permanente de la capacidad pulmonar, el dolor en las articulaciones o la aparición de cefaleas.

Pérdida auditiva repentina

A pesar de que la relación entre Covid-19 y pérdida de audición está aún en proceso de estudio, desed GAES cuentan que un informe realizado por médicos del Reino Unido y publicado en la revista especializada 'BMJ Case Reports' reporta el primer caso de pérdida auditiva permanente repentina. El caso ocurrió en el mismo país y se trata de un efecto secundario nada común de la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya manifestó su inquietud por el desconocimiento de los efectos que puede tener el coronavirus una vez superado.

En cualquier caso, la coyuntura derivada de la Covid-19 "hace que mantener una buena salud auditiva sea más importante que nunca", apunta Royo. "Es fundamental que se acuda al especialista en cuanto se empiece a percibir algún indicio de que podemos estar experimentando algún tipo de pérdida auditiva. Esto, junto a la obligación de llevar mascarilla, puede acabar desembocando en el aislamiento de la persona con problemas de audición", advierte el doctor Royo.

En este sentido, GAES ha recomienda seguir una serie de consejos "para la buena comunicación": bajar el ritmo y vocalizar con mayor claridad, siempre siguiendo un ritmo tranquilo; repetir lo que se ha dicho si no se ha entendido, utilizando palabras sencillas y directas y huyendo de tecnicismos; mirar siempre directamente a la persona, para así evitar que el sonido se desvíe; respetar los turnos de palabra; no comer ni fumar durante el acto de habla; apoyarse en gestos sencillos; recomendación de las videollamadas para que se pueda realizar la lectura de labios; eliminar el ruido de fondo; acudir al especialista ante signos de pérdida de audición.

Noticias relacionadas

next
x