X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

DE MODAS

La moda extraterrestre aterriza para quedarse esta temporada

Cohetes, astronautas, planetas e, incluso, extraterrestres. Esta temporada la moda se inspira en el espacio y nos viste para despegar en un viaje espacial a la búsqueda de nuevas galaxias donde empezar un nuevo y brillante futuro

5/09/2017 - 

VALÈNCIA. A principios de los años 60 los diseñadores André Courréges, Pierre Cardin y Paco Rabanne idearon una moda con intención futurista inspirada en el espacio, la carrera espacial, el cine de ciencia ficción y la incorporación de nuevos materiales en la confección como el PVC o el metal.

De la Luna a Marte pasando por Bowie

El resultado era una mezcla rompedora entre espacial y ye-yé muy divertida y seductora pero que hoy nos resulta un tanto ingenua. Mujeres liberadas vestían sin complejo minifaldas de PVC mínimas con botas altas plateadas, trajes metalúrgicos que dejaban intuir la piel y maquillajes marcianos llenaban las calles y revistas de moda de la época. El pulso entre la Unión Soviética y Occidente por la conquista espacial encontró una respuesta en la moda que aligeraba la incertidumbre que flotaba en la sociedad con modelos desenfadados y una Twiggy sonriente o Jane Fonda ingrávida y sensual protagonizando Barbarella (1968). El look futurista se componía de cortes geométricos, líneas evasé, minifaldas, minivestidos, prendas unisex y telas brillantes y metalizadas o el uso de materiales sintéticos como plásticos de colores y transparentes. Brillos, plata, mucha plata y colores primarios.

Años más tarde, a principios de los 70s David Bowie cayó de las estrellas a la Tierra con el pelo rojo, plataformas, maquillaje sideral y hombreras espaciales. Era Ziggy Stardust y venía de otra galaxia muy lejana para convertirse en un icono de la música y de estilo e influir en la moda hasta nuestros días. Después Bowie mató a Ziggy para convertirse en Aladdin Sane un extraterrestre con la cara partida por una rayo ideado por el maquillador francés Pierre Laroche. 

Su cuerpo filiforme, vestimenta única traída de otra galaxia ajena al resto de los mortales y un maquillaje pálido como la luna y salpicado de colores atómicos convirtieron al cantante en un planeta en sí mismo que giraba en su propia órbita y alrededor del cual surgirían muchas tendencias que han servido de inspiración para infinidad de diseñadores en sus colecciones. 

Tendencias para conquistar el espacio

Chanel

La tendencia espacial despegó -de manera literal- con un enorme cohete en el desfile de la colección de Chanel para este otoño-invierno 2017/18. El todopoderoso Karl Lagerfeld nos volvió a sorprender convirtiendo el parisino Grand Palais en una estación espacial con un enorme cohete que se consiguió elevar unos metros sobre la pasarela simulando su lanzamiento entre mucho humo y la ovación del personal que ya va predispuesto a la sorpresa cuando acude a un desfile de Chanel.

La casa francesa imagina una mujer que viaja al espacio vestida con estampados que simulan constelaciones, las fases lunares o astronautas, el negro, gris plata y los tonos metalizados son la paleta más apropiada para mimetizarse con el espacio exterior. Siluetas con volúmenes de intención futurista, cuellos que parecen los de un traje de astronauta y acabados que asemejan la superficie abrupta de planetas desconocidos. Incluso se atreve con una especie de manta térmica que hace la función de capa/abrigo porque todo el mundo sabe que en la inmensidad del espacio hace un frío helador y como opción más terrenal también sirve para ir de camping bien abrigada, son las extravagancias de Karl.

Chanel

Pero en la carrera de la moda en la conquista del espacio, el cohete nº5 de Chanel no está solo. Mugler imagina el uniforme de la tripulación de una nave espacial con plisados plata que parecen trajes de aluminio y salientes hombreras. También se apuntan a competir en elegancia con los protagonistas de Star Trek: Christopher Kane, Michael Kors con su línea Collection y Proenza Schouler. Lo de Comme des Garçons ya es otra historia porque une a la potencia del plata volúmenes esféricos que, directamente, convierten a la mujer en un globo sonda de otra galaxia.

Lacoste prefiere imaginar paisajes siderales estampados sobre sus prendas de corte deportivo y Dolce Gabbana italianiza el espacio mezclando en algunos vestidos simpáticos cosmonautas, meteoritos y estrellas con ramos de rosas y otras flores.

Gucci va más allá, que así es justamente como han titulado su campaña dirigida por Glen Luchford para la próxima temporada, “Gucci and beyond” - “Gucci y más allá”-. Inspirada en los viajes interplanetarios de las películas de ciencia ficción de los años 50 y 60s, la colección creada por Alessandro Michele viaja a una galaxia desconocida donde habitan extraterrestres con aspecto de freakys, androides con gafas de sol y collares enormes, astronautas-hippies con vestidos de seda estampada y en el cielo vuelan objetos voladores no identificados cargados de strass y purpurina. Un sistema solar a años luz del minimalismo y el aspecto aséptico de una estación espacial.

Gucci no se conforma con haber conquistado el mercado asiático, ahora quiere conquistar el espacio y teletransportarnos a todos a su mundo sin reglas barroco y mágico donde lo normal es parecer un marciano.

En una galaxia muy, muy lejana

La moda no es ajena a la sociedad, se nutre y forma parte de ella, por eso, no es ninguna cuestión de azar que haya vuelto a poner en su punto de mira los viajes espaciales y el sueño de colonizar otros planetas. Las noticias sobre el futuro que nos espera son en los últimos tiempos y, sobre todo, en los años más recientes, muy poco esperanzadoras.

Un planeta al borde de agotar sus recursos, ahogado cada vez más por la contaminación y donde los desastres medioambientales están a la orden del día. Por no hablar de los problemas sociales, guerras, terrorismo y demás conflictos que son, desgraciadamente, una constante en periódicos y telediarios. Si hacemos recuento de todo lo malo, parece que lo que está por llegar es más oscuro que el más grande de los agujeros negros. Es por eso que la moda, que siempre nos ayuda a soñar y que ama la novedad, apuesta por la tendencia espacial. Nos propone imaginar que podemos escapar de la Tierra rumbo a otras galaxias, que hay vida más allá del Sol y que en el Universo hay más planetas por descubrir y así poder empezar de cero evitando los errores cometidos en la Tierra. La moda nos promete un futuro nuevo y brillante. Ama la aventura y la novedad y a nosotros nos encanta y necesitamos, quizás ahora más que nunca, que la moda nos haga soñar, que nos evada de nuestras vidas y nos aleje un poco aunque sea con una chaqueta o un vestido, de nuestra triste galaxia. 3,2,1... estamos listos para despegar.

Noticias relacionadas

next
x