Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRAND PLACE / OPINIÓN

La “Golden Hour”

1/12/2020 - 

Fue el momento de implosión, el punto de partida, el primer elemento de ruptura. Twitter, Facebook, Google…, todas LasTec se comprometieron con la golden hour, es decir con eliminar los contenidos terroristas en menos de una hora en todo el Territorio-Europa. Pero no sólo fueron eliminados determinados contenidos que atentaban contra la seguridad… También cayeron las políticas subversivas, las ideologías alternativas, el pensamiento individual. En definitiva, la libertad de pensamiento fue borrada del mundo online.

Fue a finales del AñoZero, en diciembre de 2020, cuando el Parlamento Europeo aprobó una ley que terminaría con los derechos del individuo como se habían conocido en los últimos 300 años. Fue el primer elemento de ruptura hacia el verdadero siglo XXI, el Tercer Milenio nacido del virus. 

Laura pensaba en la información que le había dejado en herencia la Tieta mientras sobrevolaba el helipuerto de drones cercano a la antigua casa familiar, en la zona del Camp de Túria, antes de aterrizar en la terraza de su cubículo en la ZonaZero-VLC. Hacía tiempo que no sabía nada de David. Desde que tuvo que auto confinarse en cuarentena, los contactos out-of-chip eran cada vez menos frecuentes. Los problemas con el e-Health para controlar la covid-70 eran cada vez mayores, en especial si se quería coger un dron biplaza para desplazarse a la ZonaZero-BRX.

-“¿Me estás leyendo el pensamiento?” No hacía falta que Laura llamara a David por el sistema online convencional. Bastaba con que activara su chip integrado por el canal BCI para intercambiar pensamientos a tiempo real. 

El BCI permitía a una persona, ya en sus inicios de los años 20, controlar un ordenador u otro dispositivo electrónico utilizando sus ondas cerebrales, sin requerir ningún movimiento o instrucción verbal. Los interfaces cerebro-computadora (BCI) proporcionaban una línea directa de comunicaciones entre el cerebro y un ordenador, y permitían leer la mente de las personas convirtiendo los pensamientos en oraciones audibles. 

Foto: DU

Fue el primer Brain Talker el que llevó al segundo elemento de ruptura, cuando no supo  interpretar las señales transmitidas y procesadas por el cerebro, sumergidas en el ruido de fondo. Este chip tenía la capacidad de discriminar señales eléctricas neuronales menores y codificaba la información. Este código había nacido para garantizar a los ciudadanos europeos el secreto de la información y la seguridad de sus datos privados ante el avance de otras potencias externas, que controlaban la cloud, la nube donde se almacenaban nuestros datos, nuestra vida  y nuestro conocimiento.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ya no ofrecía soluciones útiles. Y elementos como la dignidad humana estaban asiendo cuestionados, relativizados por la codificación de nuestros pensamientos a través de algoritmos en las redes. Aquel relativismo, que nació poco antes de la pandemia, condujo a un relativismo de valores y de principios que devino en un conflicto de civilizaciones, donde LaGranFábrica se levantó triunfante. Fue el tercer elemento de ruptura.

“Las redes sociales e Internet, que habían nacido en el siglo XX para intercambiar conocimientos, se convirtieron en un extraordinario instrumento de difusión de información, pero también en dos cosas peligrosas: un instrumento de viralización de las emociones y un elemento de desjerarquización de la palabra y, por lo tanto, de rechazo de cualquier forma de autoridad -autoridad que permite estructurar la vida en una democracia y en sociedad-. Simplemente porque estaba ahí, porque alguien lo dijo y eso tiene el mismo valor desde dondequiera que hable”. La palabra se hizo verbo. El primer líder revolucionario europeo de la NuevaEra, Emmanuelle Macron, luchó para lograr un orden público online…

Su cuarta lucha fue contra determinados movimientos que decían: “Disolvamos la soberanía nacional, dejemos que las grandes empresas -LasTec, LasFarm, LasFin- decidan el curso del mundo”. Otros decían: “La soberanía popular libremente expresada es menos efectiva que un dictador ilustrado o que la ley de Dios”. Emmanuelle Macron anunció el declive del Viejo Mundo mientras éramos testigos del “regreso de las teocracias, del regreso de sistemas autoritarios”. Todo esto fue antes del CaosPrevio, que llegó con la caída de LaRed y el gran apagón… (*) 

*Extracto “sui generis” de los pensamientos de Emmanuelle Macron, en la entrevista publicada por Le Grand Continent, donde además anuncia la Golden Hour.

next
x