X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

hoy presentan su tercer disco en directo

Jupiter Lion siguen viviendo en los márgenes

Los valencianos extreman su propuesta sin perder autenticidad en su último trabajo, We Will Lose Gracefully

11/01/2019 - 

VALÈNCIA. La cosmovisión musical de Jupiter Lion puede parecer muy racional, pero es complicado conocer a un grupo con las ideas tan claras y un impulso creativo tan intuitivo. Con We Will Lose Gracefully suman tres LPs que han podido girar por diferentes países y también en festivales. ¿Su propuesta? Sonidos orgánicos, electrónica cósmica, psicodelia, experimentación y espacio para la improvisación. Este viernes presentarán su último trabajo junto a Mecánica Clásica en la sala 16 Toneladas. Antes, el capitán de las programaciones y teclados, Vicent Sais, atiende las preguntas de Cultur Plaza.

- La etiqueta de música independiente últimamente ha sido apropiada por sonidos más pop y rock, pero vuestra propuesta sonora se mantiene mucho más al margen de eso. ¿Cómo se vive en los márgenes?
- Lo llevamos como podemos, cuando montamos la banda sabíamos que íbamos a estar en ese margen al que creo que te refieres. Desde el momento en el que no tenemos casi voces en nuestra música, te quedas automáticamente al margen. No cantamos canciones de amor ni nada parecido, pero no montamos el grupo para tener repercusión, así que tenemos claro cuál es nuestro lugar.

- Me refería a los márgenes sonoros, más que mediáticos. ¿Cómo veis desde el grupo estas tendencias pop que se etiquetan de independientes?
- Realmente nos da bastante igual. No es que nos afecte ni nos influye en manera alguna a la hora de movernos ni componer ni nada que se le parezca. Siempre hemos tenido muy claro hacia dónde vamos y de dónde venimos, es lo que tiene no estar dentro de ninguna corriente. Aunque sí que es cierto que tenemos bandas hermanas como Güiro Meets Russia, We Are Not Brothers o The Suicide of Western Culture, con las que compartimos una visión muy parecida de la música.

- Habéis actuado en varios festivales. A la hora de trasladar esta propuesta sonora arriesgada a un tipo de público más generalista, ¿cúal ha sido la respuesta recibida?
- La respuesta siempre ha sido muy positiva. Tú ves a la gente como lo está disfrutando, aunque es atrevido de decirlo desde arriba, pero se nota el público quiere escuchar cosas diferentes.

- Hablemos de vuestra música, ¿cuáles son los fundamentos de vuestras canciones? ¿de dónde surge el impulso creativo de Jupiter Lion?
- Hablo por mi parte, porque somos tres mentes independientes, pero en mi caso mi música responde a la necesidad de escapar y necesitar calma, montarme mis paisajes y sentirme bien. Escapar no sé muy bien de qué, pero hacerlo sea como sea.

- ¿Escapar de temas personales o de temas sociales?
- Últimamente, el tema social. En el tema personal todo va equilibrándose, y de repente te das cuenta de que el resto del mundo da asco.

- Con estas tres mentes independientes, ¿cómo se conciben los discos? (Güiro Meets Russia hace discos muy conceptuales, pero parece que en vuestro caso, todo es más improvisado)
- El primer disco lo tenía yo bastante claro, de hecho la mitad del álbum los hice yo en casa. Fue un proceso de soltar artísticamente todo lo que había estado escuchando en años. Con José ya en la composición, nunca nos hemos planteado ser conceptuales o componer una canción para una causa concreta. Luego, a la hora de titular el disco y las canciones sí hay una intención porque somos permeables a lo que pasa en el mundo.

- Entonces, ¿cuándo se decide que un disco está terminado?
- Pues un poco cuando nos damos cuenta de que tenemos suficientes canciones y otro poco cuando nos entran ganas de girar aquello en lo que hemos estado trabajando. Cuando vemos que tenemos suficiente compuesto para hacer un vinilo, y aunque se suelen caer dos o tres canciones siempre, tiramos hacia adelante. En el caso de este último trabajo, además tuvimos la oportunidad de girarlo durante unos días por Suiza y por Francia para probar las canciones y poder pulirlas.

- Se trata entonces de un proceso muy intuitivo. Hay veces que los grupos de música están tan viciados por el conocimiento de los procesos de sus referentes que pierden esa intuición...
- A mí es que me parece absurdo "sonar a alguien". Debemos esforzarnos en ser alguien en vez de parecernos en cualquiera de las bandas míticas con las que nos comparan, como Kraftwerk o LCD Soundsystem. 

- ¿Hacia dónde se dirige la evolución sonora de Jupiter Lion?
- Te puedo hablar ya para el siguiente álbum, aunque a lo mejor dentro de cinco meses es completamente diferente o está ya hecho. Xavi (batería) es muy creativo y está probando cosas nuevas con micros de contacto y pedales; yo tengo un semi-modular y un par de sintes nuevos que aprender a exprimir. Nuestra idea es empezar a hacer cosas más marcianas. Los tiros parece que van a ir a algo más experimental, aunque no va a dejar de sonar a Jupiter Lion.

- Vuestro sello, BCore, también apostó por el grupo valenciano Cuello. ¿Hay cantera para trasladar el modelo de esta discográfica aquí en València?
- Claro que hay escena, pero no se venden discos. En los próximos años, ya veremos qué pasa con las pequeñas discográficas, pero yo creo que el futuro está en la autoedición o en cooperativismo para darle salida física a los proyectos musicales.

Noticias relacionadas

next