Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Nuevo disco

JazzWoman: "Con mis canciones reivindico el respeto "

La cantante JazzWoman vuelve a los escenarios con su nuevo disco Maléfica. A lo largo de diez enérgicos temas, la artista reivindica el feminismo, el respeto y la empatía

30/03/2020 - 

VALÈNCIA. JazzWoman lleva ya varios años inmersa en el panorama del hip hop valenciano. Siempre ha querido utilizar su música como protesta contra las injusticias del mundo y, a través de ella, se pueden escuchar fuertes críticas a la sociedad machista, sobretodo, pero también al sistema educativo, a la clase política y a la falta de empatía que caracteriza al mundo actual. Su nuevo disco, Maléfica, recibe el nombre de la villana de Disney que, como cuenta, en realidad no era tan villana como nos han hecho creer.

-En tu nuevo disco combinas la música en valenciano con la música en castellano. Incluso dentro de una misma canción hay fragmentos en castellano y otros en valenciano. ¿Por qué no uno u otro?
-Por la naturalidad del lenguaje con el que me he criado. Yo vengo de una familia valenciana y manchega, para mí el castellano y el valenciano son lenguas maternas. Estoy muy cómoda con las dos, escribiendo y cantando. Intento dejar mi huella de identidad con ambas lenguas.

-En tus canciones, aparte de una fuerte crítica al machismo, se pueden entrever también críticas a la educación o a la clase política. ¿Qué buscas reivindicar con tu música? 
-Lo que no abunda en la sociedad es el respeto y la empatía. Creo que nos tendríamos que poner en el lado de la persona a la que se está haciendo daño. Es necesario que haya respeto y amor, porque el odio solo conduce a la destrucción. Con mis canciones reivindico el respeto.

-¿Crees que la música urbana siempre debe ser un arma de reivindicación?
-El hiphop nació como música protesta en los ghettos americanos. Desde ese punto siempre ha sido una buena herramienta para denunciar cualquier cosa. Tanto lo que te ocurre en tu día a día, como fuera, en la calle.

-Tanto en Maléfica como en tu anterior disco, Bagheera, el tema central es una crítica muy fuerte y agresiva al machismo. ¿Por qué crees que esa agresividad es beneficiosa para hacer llegar tu mensaje?
-Esa agresividad nace porque cuando hablo del machismo me está haciendo daño. Por eso saco todos mis sentimientos fuera, pero en realidad, con una buena base de respeto y educación la comunicación entre personas que opinan de manera distinta debería ser fluida y no tendríamos por qué hacer daño a la otra persona. No es necesario faltar al respeto.

JazzWoman

-En Bagheera la línea principal también es el feminismo aunque con distintos matices y a nivel estético también has seguido el mismo estilo. ¿Cuáles son los cambios y evoluciones que has sufrido?
-Siempre me he juntado con personas mayores que yo a las que he escuchado. Conforme me he ido haciendo mayor he seguido muchos de sus consejos y he madurado. Obviamente no iba a pensar lo mismo ahora que tengo veintitrés años que cuando tenía dieciséis. Es lo bonito de hacerse mayor. Pasar de las actitudes que tenías de joven y recordarlas como una fase más de tu niñez. Lo bonito es madurar con las personas que quieren lo mejor para ti.

-Los nombres de tus discos son personajes de Disney.
-Son personajes que se nos han enseñado de otra manera siendo totalmente diferentes en su origen. Si vemos la historia de Bagheera no tiene nada que ver con la realidad. Bagheera en Disney era una pantera macho y en los libros originales era una mujer. ¿Por qué ese cambio de género? A Maléfica siempre se la ha pintado como la mala de la película, pero nadie te explica por qué se volvió mala. Fue engañada y utilizada por el rey Estéfano, que le arrancó las alas para convertirse en rey. Luego ella quiso vengarse. Básicamente son metáforas de la actualidad. Queremos recuperar lo que es nuestro. Nuestra libertad.

-La canción Malo habla, en resumen, de un tipo pesado que no deja de hablarte por Wathsapp y que, por otro lado, intenta hacerse el malo, pero tú sabes que es para llamar tu atención. ¿Eso te ha ocurrido o has querido retratar la realidad?
-Me ha ocurrido en varias ocasiones. Tuve dos relaciones muy tóxicas que pude llevar bien gracias a mi familia y a mis amigas. Esta canciones son un reflejo de lo que me ha pasado. Busco dar mi consejo a quienes puedan estar en una situación así. Que se sepa que no hay que ayudarles a que sus mentiras, que nos anulan como personas, se conviertan en verdades.

-“Antes era buena, ahora soy la mala, quien tiene el problema, no ha cambiado nada” cantas en Cortándome las alas. ¿Con eso te refieres a que antes eras sumisa y ahora ya no?
-Maléfica no era ni la buena ni la mala. Era una persona normal. Pero ahora es la mala porque está vengándose de la persona que le ha quitado la fuerza que le permitía ser ella. Ahora es la mala porque me lo estás diciendo tú, porque a ti te interesa. Tú quieres que lo sea, y soy la mala solo por eso. De ahí el "no ha cambiado nada".

JazzWoman

-También hablas en algunas de tus canciones de salir de fiesta. ¿Qué quieres transmitir con eso?
-Siempre que he salido de fiesta ha aparecido el típico baboso que no te deja en paz pese a decirle con respeto que no quieres nada con él. Suelo centrarme en situaciones muy heavys que me han pasado a mí. Y esto sigue pasando día a día, aunque no se quiera reflejar.

-¿Creesque las cosas están cambiando?
-Mi experiencia personal, con la gente que tengo cerca, es buena. Son personas que tienen educación y respeto hacia los demás. En ese sentido, cada vez veo a más personas conscientes y comprometidas. También es cierto que quienes suelen tener actitudes machistas en mi entorno, son jóvenes a quienes nadie les dice que sus actitudes son machistas. Si nadie se lo dice, esas personas normalizan sus actitudes y las perpetúan.

-¿Qué tal ha sido grabar de nuevo con Periferia Norte?
-Muy bien. Periferia es mi casa. Yo también formo parte, así que eso me permite crear con total libertad. Es como mi santuario. Cuando salgo de mi zona de confort y me voy a otro estudio me pongo muy nerviosa a la hora de grabar el CD. Estar en Periferia es un lujo. Estoy con mis amigos, así que cualquier dificultad que pueda tener es menor. 

-¿Quiénes son tus referentes en la música?
-En cada época de mi vida he tenido referentes distintos. Aunque no tengan que ver con la música, las referentes de mi vida han sido mi madre, mi abuela, mi tía y mi prima. Ellas han sido pilares por lo poderosas que son. Y volviendo a tu pregunta, en la música he tenido un poco de todo: Ray Charles, Areta Franklin, Amy Winhouse, Paramore... Y en este disco en concreto, mis referentes han sido las personas con las que he tenido la suerte de colaborar. Hablo de Sara Hebe; Mireia, de Pupil·les; Arnau, de ZOO; y todos los de Auxili. Ha sido un lujo poder colaborar con ellos.

-Tú participaste en el tema Los Borbones son unos ladrones, tras la condena a Valtonyc. ¿Qué te parece todo lo que ha ocurrido con la libertad de expresión en España?
-Si nos ponemos así de duros con letras que expresan sentimientos que uno necesita sacar, vamos muy mal. Las letras no hacen daño a nadie, y mira que hay algunas que a mí me suponen una aberración, como son las canciones de reggaeton. Y por otro lado, quizás si somos tan duros con estas letras habría que cuestionar también a algunos políticos que hacen apología al Franquismo. Si unos sí, los otros también, ¿no? Pero, en cualquier caso, para mí estas cosas no deberían pasar. No tiene sentido.

JazzWoman

-¿Cómo fue dejar tu anterior grupo, Machete en Boca, y empezar como JazzWoman?
-Irme de Machete en Boca fue duro, porque no fue una decisión que tomara yo sola. Surgió porque hubo un asunto que no se arregló en su momento y antes de fastidiar una relación de muchos años de amistad, todas pensamos que era mejor cortar por lo sano. Ahora, con algunas de ellas estoy bien. Al final no tiene ninguna importancia, el tiempo lo dirá todo. Lo que más me ha enseñado este proceso es a ver las cosas de otra manera, a ser positiva, a pensar bien de las personas que me rodean y a tener buenas vibraciones. 

-Desde pequeña has estudiado en conservatorios, tocas el saxo y el piano. ¿Cómo fuiste desarrollando las inquietudes musicales que tienes hoy? 
-Yo llevaba mucho tiempo en el conservatorio, y me quería especializar en un estilo que no permitían. Había muchas cosas que no me gustaban, como repetir y hacer constantemente lo mismo. Me quitaban las ganas de hacer música, me estaban desmotivando. Le expliqué a un amigo lo que me ocurría, y empecé a ir con él a sesiones clandestinas de jazz y a apostar por otros proyectos como la charanga. Luego entré en un grupo de reggae, y al final llegué al hip hop, donde me siento mucho más libre. En el hiphop todo lo haces tú. Es un "Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como".

-¿En qué momento empezaste con la música urbana?
-Fue sobretodo por mis amigos. Yo en aquel momento hacía reggae, y ellos me llevaron a su terreno (ríe). Me decían: "¡Es lo mismo! Solo tienes que cantar menos y hacer más métrica". Tendría quince o dieciséis años cuando empecé con el freestyle. Hacía batallas, conocía más gente, y al cabo de unos años me puse enserio. 

-¿De dónde viene el nombre?
Cuando estaba en un clandestino de jazz, hace años, había una chica que tocaba el saxo a la que empezaron a llamar Lisa Simpson. Como el siguiente que tocaba el saxo con Lisa Simpson era Jazz Man"Encíassangrantes", y yo era una mujer, me pusieron JazzWoman. 

-¿Cómo ves la escena del hip hop en València?
-Cada vez se nos está ayudando más. El Circuito de Música Urbana supo darnos voz. Antes eran muy pocos los que apostaban por nosotros. Gracias al Circuito, cada vez se nos está ayudando más.


Noticias relacionadas

next
x