X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de marzo y se habla de PP ALICANTE elisa díaz cohousing PIMESA benidorm altea

entrevista al coordinador de campaña del pp de alicante 

Fernando Pastor: "El problema del PP no es el adversario. Dependemos de nosotros mismos"

25/02/2019 - 

ALICANTE. Fernando Pastor Llorens (1971) tiene la responsabilidad de dirigir las campañas electorales del PP en la provincia de Alicante. Conoce el engranaje del partido, aunque es la primera vez que está en un cargo de estas características. Este alcoyano lo ha sido todo en la política municipal en su ciudad, y ahora es diputado en las Cortes Valencianas donde hace un marcaje al hombre a las políticas turísticas de la Generalitat. Momentos antes de la primera reunión del comité de campaña, Fernando Pastor atiende a Alicante Plaza.

-Ha sido nombrado jefe de campaña electoral del Partido Popular en Alicante. No sé si es la primera vez que se enfrenta a un reto de estas características...

-Al frente de una campaña provincial nunca ha estado. Sí que he estado en los equipos de otras campaña que han dado excelentes resultados. Y he dirigido la campaña que dio los mejores resultados del PP en mi ciudad, en Alcoy, en 2007.  No es la provincia, pero Alcoy es una ciudad importante de 60.000 habitantes, y ahí es donde he demostrado lo que se puede hacer y lo que no.

-¿Esta campaña es diferente al resto?

-Totalmente. Es una campaña con un momento diferente: será la primavera más política de la historia. Es la primera vez en Democracia que le vamos a pedir al ciudadano que se posicione, que elija quienes son sus representantes, quiénes se van a presentar en el Parlamento europeo, en el salón de plenos de su municipio; en las Cortes Valencianas, en la Diputación Provincial, en la Moncloa y el Palau de la Generalitat. En un mes, el ciudadano se tendrá que posicionar a todos sus representantes en todas las instituciones. Eso es lo novedoso que tiene esta campaña.

"Dentro del centro-derecha, es importante que la gente sepa que el PP es el partido que más garantías representa"

-¿Va a ser un campaña de bloques?

-El Partido Popular es contrario a la política de laboratorios. No somos un partido que ha nacido ni que vive de los platós de televisión, ni en en otro tipo de laboratorio demoscópico. Nuestro laboratorio es la calle. Unas veces lo hemos hecho mejor, en otras peor, pero insisto, el laboratorio ha sido la calle. En estos momentos, el escenario no configura mayorías absolutas; configura mayorías de ejes: el eje de centro-derecha y el eje de centro izquierda. Es evidente, esto se acaba de ensayar en Andalucía por primera vez. Podemos hablar de ejes, pero soy partidario de remarcarle a la gente que dentro de los ejes no es lo mismo cualquier cosa. Dentro del centro-derecha, es importante que la gente sepa que el PP es el partido que más garantías representa. Por ejemplo, la dispersión del voto en el centro derecha puede provocar la fuga de diputados provinciales en favor del eje de la izquierda , y más concretamente, a partidos como PSPV y Compromís. Ojo, que eso puede ocurrir en esta provincia. Por eso, la gente debe saber que el PP es la opción más segura de cara a consolidar un gobierno de centro-derecha. 

-¿Qué mensaje va a intentar trasladar el PP al ciudadano que en las últimas elecciones optó por otra opción política?

-Lo que primero que vamos a transmitir es que el PP no va a actuar de muro de contención de pérdida de votos; si no de puerta abierta para invitar a personas que se quedaron en casa en las últimas elecciones o personas que buscaron otras opciones, y si no han quedado satisfechas con lo encontrado, pues que vuelvan de nuevo al Partido Popular.  No vamos a actuar para consolidar el voto que tenemos, sino que vamos a abrir las puertas para que los desencantados de 2015 vuelvan al PP. Esa es la intención, y después hay que traducirlo en hechos, y en políticas. 

"No vamos a actuar para consolidar el voto que tenemos, sino que vamos a abrir las puertas para que los desencantados de 2015 vuelvan al PP"

-¿Las dos elecciones están relacionadas o son distintas?

No digo que hay que mezclar las cosas, pero si relacionarlas. Hay unas elecciones en abril y otras en mayo. Es decir, que el calendario liga a relacionarlas. En clave autonómica, podemos hablar temas como la Sanidad, pública, de calidad, sin listas de espera; de una Educación, en libertad y de calidad, que no se está materializando en estos momentos; también del agravio comparativo que sufren los alicantinos en materia de inversión respecto a lo que reciben el resto de ciudadanos de la Comunitat en su conjunto. Y todo eso hay que relacionarlo con las elecciones generales. La gente debe saber distinguir entre el eje de centro-derecha, y el eje, o más bien, el Gobierno Frankenstein. En la Comunitat Valenciana aún se puede hablar del eje de izquierdas, con PSPV, Compromís y Podemos; pero en Madrid hay un Gobierno Frankenstein. La unidad de España va a ser un tema central para distinguir entre un eje y el otro. El PSOE no lo tiene claro eso, y juega mucho al regate corto, a posicionarse según convenga. La economía es otro ejemplo: el PP representa una economía pujante; y cuando gobierna el PSOE, las cosas pintan mal. Hay datos que demuestran que podemos decir que estamos peor que hace 8 meses. 

"Lo que ha primado es el interés partidista de los barones socialistas, que no querían juntar su foto con la de Pedro Sánchez"

-¿Es buena que las elecciones estén tan juntas?

-No es ni bueno ni malo. Lo ideal es que se celebren elecciones, y que los ciudadanos puedan poner un presidente en la Moncloa no a través de mociones de censura surrealistas, sino a través de las urnas. Una vez convocadas, yo creo que era mejor hacerlas coincidir todas en un día, ahorraba costes. Lo que ha primado es el interés partidista, del PSOE, y sobre todo, de los barones socialistas, que no querían juntar su foto con la de Pedro Sánchez. Eso representaba, para los barones, alto riesgo, peligro de muerte.

-¿Serán unas elecciones a doble vuelta? Es decir, con ravancha...

-El ciudadano es muy inteligente, y no se le puede ir con trucos y argucias de estas características que ha intentado montar el PSOE. Son unas elecciones, con cuestiones relacionadas, no mezcladas...Un ejemplo es la mejora de la financiación autonómica. Hemos estado durante mucho tiempo quejándonos de un sistema de financiación que aprobó Rodríguez Zapatero en 2008, pero hemos visto que todo ello era un entelequia, pues cuando ha llegado el momento de la verdad, cuando uno ocupa la responsabilidad de Gobierno, va y se olvidan del tema. Y de todo ello dependen cuestiones autonómicas como la Sanidad, Educación, el Medio Ambiente o el Turismo...pero eso insisto en que se trata de elecciones relacionadas. Creo que será un voto coherente y unitario. 

"EL PP DE ALICANTE TIENE UN MECANISMO QUE SE LLAMA EL CONTRATO ELECTORAL, QUE TRANSMITE CONFIANZA, MUY ALEJADO DE OTROS PLANTEAMIENTOS, que SON DE LABORATORIO"

-Es la primera vez que el PP tiene competencia seria y su mayoría en el centro derecha amenazada. ¿Influye en el tipo de campaña que se va a realizar?

-Nuestro laboratorio es la calle, testamos la calle. Por ejemplo, el PP de Alicante tiene un mecanismo que se llama el contrato electoral, que transmite confianza, muy alejado de otros planteamientos, que, como he dicho antes, son de laboratorio. Nosotros al ciudadano le damos la mano y le decimos que nos comprometemos, que si tenemos la responsabilidad de Gobierno, llevaremos a cabo nuestras políticas. Esa es la política de calle. Y eso lo pondrán en práctica todos los candidatos y la presidenta del PPCV y los suscribirán ante los representantes sociales y empresariales. Poca gente se atreve a decirlo eso a la cara a esos representantes de los sectores productivos: es decir, que si ganamos las elecciones, les diremos: "Esto lo voy a poner en marcha. Y nos comprometeremos a ello por escrito". Somos los únicos que hacemos eso; no tenemos miedo a nadie. Y de ahí que insista en la idea que no somos un muro de contención para consolidar posiciones, sino que somos una puerta de abierta para desencantados y abstencionistas.

-¿Está en peligro, por primera vez, la hegemonía del PP en la provincia de Alicante?

-El PP,  especialmente, de la provincia de Alicante, será fundamental para que Bonig sea presidenta de la Generalitat. Y Alicante será la provincia que más votos le aportará proporcionalmente. Somos el partido de las grandes noches, de las grandes citas 

electorales. El PP tiene una maquinaria, tiene una afiliación, una capacidad, un histórico, un saber hacer...Somos un gran equipo en las grandes noches de fútbol europeo, si se permite el símil: podemos haber tenido algún momento malo, pero cuando llega el momento de la final, la gana. Salimos a ganar...y nuestro problema no es el adversario. Dependemos de nosotros mismos. 

"El desgaste lo hemos tenido, y lo hemos pagado en 2015. Las facturas se pagan una vez, no dos veces"

-Algo de desgaste debe asumir el PP...

-El desgaste lo hemos tenido, y lo hemos pagado en 2015. Y por eso nos estamos en el Gobierno de la Generalitat. Yo soy de los que reconoce los errores cometidos en el pasado. Y del pago de los mismos también estoy convencido de ello. Las facturas se pagan una vez, no dos veces. 

-Cuando se cierren las urnas, la gente va a estar muy pendiente de las alianzas. Ya sé que a usted lo no toca decidir, pero ¿es partidario de repetir la alianza de Andalucía?

-Dando por bueno el enunciado de la pregunta si me das a elegir, entre un pacto con Cs y Vox y un pacto modelo Frankenstein, sin ningún rubor, y a sabiendas de que no es mi cometido, un pacto con Vox y Ciudadanos. Sin ningún complejo.

-¿Las encuestas internas que maneja el PP le otogan representación a Vox?

-Las últimas que he visto publicadas son de vuestro medio de comunicación, de Plazay a puntan a un pacto PP, Ciudadanpos y Vox en el Gobierno de la Generalitat con la primera mujer presidenta, que sería Isabel Bonig. Esa encuesta la tengo que dar por buena. Es la primera que una encuesta de Plaza da a Bonig como futura presidenta, no lo habéis hecho durante cuatro años, así que me las creo todas. Me creo las del principio, y las de ahora. Es un imput que se nota en la calle: la gente no está contenta con lo que hay; no está satisfecha con las políticas del Botànic, que se las prometían muchísimo. Ilusionaron a mucha gente en 2015, es cierto. Pero pasados cuatros años, esa gente se ha sentido decepcionada. A mi costaría destacar hitos importantes del Botànic en este mandato.

-El PP acaba de salir de un proceso congresual, que por primera vez ha elegido a un presidente por elección de los militantes. Pese a ello, todavía se ven pugnas puntuales o marchas de alcaldes, como ha pasado esta semana...

-Eso es lo menos. Hay que reconocer que en nuestro partido tenemos las desgracia de transmitirlo con mucha potencia. Yo veo un lío monumental del PSOE en la ciudad de Alicante para elegir a su candidato, pero apenas ocupan noticias. No es normal que el alcalde de un municipio de 100 habitantes ocupe más espacio que el candidato socialista de una capital, que propone el propio presidente de la Generalitat y que además se debe elegir en primarias, que están en entredicho. Eso si que es un lío espectacular frente a las pequeñeces de mi partido, pero que trascienden mediáticamente.

-¿Ganará las elecciones aquel que movilice más? 

-Las ganará aquel que ilusione más. Pero insisto en que vamos a hacer un llamamiento a aquellas personas que se quedaron en casa en 2015 porque por los motivos que fuese, y razón tendrían. Pero ahora les vamos a llamar de nuevo. Les vamos a animar que vuelva a la organización política que tan buenos resultados ha dado a la historia de esta provincia, de esta Comunitat y de España. Esa gente ha reflexionado y creo que esa gente va a volver de nuevo a casa. Saben que es un momento importante y hay que apostar por el equipo, en este caso, el partido, que tiene a los mejores en el banquillo, y en el campo. Y eso lo representa el PP.

-"El PP es, sigue siendo y siempre lo será una gran familia. Y ahí caben conceptos, posicionamientos, trayectorias, tendencias liberales, conservadoras,.."

-Cuando habla de esa etapa, el PP era el gran partido del centro. Ahora, algunos les ven radicalizados hacia la derecha...

-El PP es, sigue siendo y siempre lo será una gran familia. Y ahí caben conceptos, posicionamientos, trayectorias, tendencias liberales, conservadoras, ...todas las familias sociológicamente hablando del centro derecha tienen cabida y se sienten cómodas dentro del PP. Nunca hemos perdido el centro, pues de ser así, no tendríamos los millones de votos que tenemos a lo largo y ancho del territorio. No me considero una persona escorada a la derecha, más bien liberal, bastante liberal. y me siente muy cómodo dentro de este partido. Defender la unidad de España es de ser español, no de ser escorado a la derecha o al centro. Es una cuestión de principios liberales. Pero en la campaña hablaremos de todo, no sólo de la unidad de España, también de rebaja de impuestos o trasvases, por ejemplo.

Noticias relacionadas

next