X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

valencia basket 89-63 alba berlín | p3 final eurocup 

El trono de la Eurocup se tiñe de taronja y Valencia Basket jugará Euroliga tras apalizar al Alba Berlín

15/04/2019 - 

VALÈNCIA. No pudo ser una noche más perfecta. Valencia Basket ha levantado su cuarto título de Eurocup después de humillar al Alba Berlín en la Fonteta en el partido. La mentalidad y el compromiso de los jugadores fue intachable, pues remontaron una desventaja de inicio de 11 puntos y acabaron dándole la vuelta al marcador y llegaron a ganar de 28 puntos. Hubo justicia después de que aparecieran los fantasmas de la Eurocup de 2017 pero el equipo taronja se ha ganado el trono y el billete para jugar la Euroliga la temporada que viene. Partido impecable de Matt Thomas, Bojan Dubljevic, Fernando San Emeterio, Matt Thomas y Will, con la dirección mágica de Antoine Diot. 

Valencia Basket salió a pista con Sam Van Rossom, Guillem Vives, Fernando San Emeterio, Will Thomas y Mike Tobey. La puesta en escena del conjunto taronja fue muy fría, a diferencia de los de Aíto. Muchos nervios y precipitación en el ataque de los valencianos se tradujo en un 0-11 de salida. El equipo berlinés, muy acertado, estaba haciendo daño con su acierto tras bloqueos directos. Ponsarnau no dejó que pasara más el tiempo y metió a Dubljevic y a Matt. Y qué acierto. El pívot era un auténtico portento bajo la canasta y el escolta, como siempre, un francotirador. La entrada de Diot dio también otra cara al equipo. Mucho más fluido el juego con el francés. Entre todos remontaron y terminó el primer cuarto con una mínima ventaja visitante (17-18).

Esto ya no había quien lo parara. La defensa taronja era un fortín y Dubljevic y Matt no hacían más que enchufar. Qué bien estaban funcionando Diot, Matt, Doornekamp, Labeyrie y Dubi. Una vez estos jugadores tuvieron la mentalidad para darle la vuelta a un inicio adverso. Matt Thomas colocó la renta en 13 puntos y Aíto tuvo que parar el tiempo por segunda vez en este cuarto. Parecía que no había forma humana de frenar al Valencia Basket. Con un Diot muy activo en defensa (4 robos llevaba), su equipo pudo correr y Will puso la máxima en 17 puntos. Solo Siva y Giedraitis fueron capaces de hacerlo, contestando un parcial de 0-8. No fue a más. Will y Dubljevic estiraron el marcador para tener una buena ventaja al descanso (46-33). 

Valencia Basket salió con la misma intensidad tras el paso por los vestuarios. La clarividencia del equipo en ambos lados de la pista era máxima. Aíto no estaba encontrando soluciones con sus movimientos de banquillo y sus jugadores estaban teniendo muchos problemas con las pérdidas de balón ante un equipo taronja robando carteras por doquier. Sikma y Hermansson no estaban en partido. Doornekamp elevó la ventaja hasta los 22 puntos. Estaba todo controlado para afrontar el último cuarto (63-44)

Los fantasmas de la Eurocup de 2017 no hicieron acto de presencia en la pista de la Fonteta en ningún momento. Con Dubljevic como héroe, la afición disfrutó de cada segundo de partido en el que su equipo hundía cada vez más a los de Aíto mientras escalaba al trono de la Eurocup. Thiemann y Giedraitis eran los únicos que seguían con mente fría en el equipo berlinés. La ventaja ascendía ya a 28 puntos tras un 2+1 de Will. Una fiesta total. La Eurocup se teñía de taronja.

Valencia Basket salió a pista con Sam Van Rossom, Guillem Vives, Fernando San Emeterio, Will Thomas y Mike Tobey. La puesta en escena del conjunto taronja fue muy fría, a diferencia de los de Aíto. Muchos nervios y precipitación en el ataque de los valencianos se tradujo en un 0-11 de salida. El equipo berlinés, muy acertado, estaba haciendo daño con su acierto tras bloqueos directos. Ponsarnau no dejó que pasara más el tiempo y metió a Dubljevic y a Matt. Y qué acierto. El pívot era un auténtico portento bajo la canasta y el escolta, como siempre, un francotirador. La entrada de Diot dio también otra cara al equipo. Mucho más fluido el juego con el francés. Entre todos remontaron y terminó el primer cuarto con una mínima ventaja visitante (17-18).

Esto ya no había quien lo parara. La defensa taronja era un fortín y Dubljevic y Matt no hacían más que enchufar. Qué bien estaban funcionando Diot, Matt, Doornekamp, Labeyrie y Dubi. Una vez estos jugadores tuvieron la mentalidad para darle la vuelta a un inicio adverso. Matt Thomas colocó la renta en 13 puntos y Aíto tuvo que parar el tiempo por segunda vez en este cuarto. Parecía que no había forma humana de frenar al Valencia Basket. Con un Diot muy activo en defensa (4 robos llevaba), su equipo pudo correr y Will puso la máxima en 17 puntos. Solo Siva y Giedraitis fueron capaces de hacerlo, contestando un parcial de 0-8. No fue a más. Will y Dubljevic estiraron el marcador para tener una buena ventaja al descanso (46-33). 

Valencia Basket salió con la misma intensidad tras el paso por los vestuarios. La clarividencia del equipo en ambos lados de la pista era máxima. Aíto no estaba encontrando soluciones con sus movimientos de banquillo y sus jugadores estaban teniendo muchos problemas con las pérdidas de balón ante un equipo taronja robando carteras por doquier. Sikma y Hermansson no estaban en partido. Doornekamp elevó la ventaja hasta los 22 puntos. Estaba todo controlado para afrontar el último cuarto (63-44)

Los fantasmas de la Eurocup de 2017 no hicieron acto de presencia en la pista de la Fonteta en ningún momento. Con Dubljevic como héroe, la afición disfrutó de cada segundo de partido en el que su equipo hundía cada vez más a los de Aíto mientras escalaba al trono de la Eurocup. Thiemann y Giedraitis eran los únicos que seguían con mente fría en el equipo berlinés. La ventaja ascendía ya a 28 puntos tras un 2+1 de Will. Una fiesta total. La Eurocup se teñía de taronja.

Noticias relacionadas

next
x