Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

“Ahora todos son conscientes de que no pueden renunciar a un nuevo canal de ventas” 

El salto forzoso al 'online' de los emprendedores nativos analógicos

13/07/2020 - 

VALÈNCIA. Como dice José Bayón, CEO de la Empresa Nacional de Innovación (Enisa) “de la excepción no se puede hacer norma”. En efecto, el hecho de que muchos se hayan visto obligados a trabajar en casa durante el confinamiento para salir del paso, no implica el triunfo definitivo del teletrabajo. 

De la misma forma, tampoco cabe hablar de digitalización empresarial en el caso de aquellos negocios que, apurados por la falta de liquidez inmediata, se han apresurado a trasladar su actividad a las redes sociales o han empezado a hacer envíos a domicilio. “Digitalizar una empresa no es solo poner Zoom”, advierte Ismael Teijón, emprendedor en serie e inversor quien considera que “unas pocas semanas de confinamiento, han hecho más por la digitalización empresarial del país que 10 años de adoctrinamiento”. 

En cualquier caso, entiende Teijón que el salto a lo digital ha sido demasiado abrupto para muchas empresas. Para facilitarles el camino es para lo que acaba de lanzar un nuevo proyecto emprendedor: Social Wow, concebido durante la cuarentena. Convencido de que las pymes no aprovechan todas las oportunidades que les ofrece el mundo digital, Teijón ha creado una plataforma que permite el acceso de los pequeños negocios locales a las mismas herramientas de promoción que utilizan los grandes.

A través de ella, cualquier negocio, esté donde esté e independientemente de su tamaño, puede digitalizarse y disponer de forma ágil de su propio logotipo, página web, presencia en redes sociales, organizar la venta online, hacer entregas a domicilio…Para hacer el proyecto escalable, Teijón se ha decantado por un modelo similar a un Internet franchising buscando la suma de talento digital o de pequeñas agencias que, operando bajo el paraguas de su marca y su know-how, se encarguen de ejecutar el proceso de digitalización de pequeños negocios en distintas zonas geográficas. 

Una de las acciones más exitosas y que mayor repercusión mediática ha tenido es la de Fabero Avanza. Consiste en una iniciativa para apoyar y dar visibilidad digital a las 120 pequeñas y medianas empresas de esta la localidad leonesa que, a día de hoy, cuentan ya con una plataforma local para promocionar y vender online sus servicios y productos. El propósito de Teijón es alcanzar acuerdos similares con otros Ayuntamientos que apuesten por la digitalización de sus empresas, de la mano de un agente local, y subvencionen la totalidad o parte del proyecto. Por el momento, se han interesado 15 corporaciones. 

“La idea surge a raíz del confinamiento y la obligación de muchos negocios a reinventarse tras ser conscientes de la importancia de internet como otro canal de ventas. Como en Demium y otros sitios me he dedicado siempre a crear empresas, decidí ayudar a esos pequeños negocios que buscaban una escapatoria y creé un espacio, #Unicornioencuarentena, con pequeñas píldoras formativas en las que compartía mi conocimiento y experiencia personal. Tuvo un crecimiento tan exagerado que decidí crear Social Wow con el objetivo de ayudar a las pymes a vender más y a ser más eficientes. Un mensaje que funciona muy bien en estos momentos”, declara.

El negocio dice haberlo puesto en marcha con una inversión de 280 euros y, en apenas quince días de recorrido, había facturado ya 25.000 euros. Sabe, no obstante, que para hablar de economía de escala la inversión en tecnología tiene que ser mucho mayor. Los cálculos que baraja son destinar 4 millones de euros para el desarrollo tecnológico completo y conseguir 1.000 franquiciados en España en el plazo de 3 años.

El salvavidas de las redes sociales

“La crisis ha servicio para hacer una transformación digital a empujones”, dice Miguel Ángel Ivars Mas, CEO y cofundador de Adtuo, empresa que, haciendo uso de la inteligencia artificial, ayuda a las pymes a vender de forma más fácil y efectiva a través de las redes sociales. Durante el confinamiento, la startup ha visto crecer la entrada de nuevos clientes en, aproximadamente, un 30%. La mayoría corresponden a pequeños negocios en un intento a la desesperada de incorporarse a un entorno digital que hasta entonces consideraban innecesario.

Según Ivars, las redes sociales han sido durante el confinamiento las grandes beneficiarias del aumento del consumo de internet. “Durante esas semanas, la visión de anuncios en redes creció un 185%; los clics subieron un 170% y el retorno de la inversión aumentó un 50%”, son los datos que facilita como prueba de que muchos negocios han encontrado en las redes una especie de chaleco salvavidas.

Instagram, seguida de Facebook, han sido las favoritas para dar el salto a lo digital. Claro que el salto de una empresa a las redes no puede asociarse a la digitalización plena pero en opinión de algunos, como Francisco Polo, Alto Comisionado para la España Nación Emprendedora, tampoco hay que despreciar ese primer paso que puede derivar en una transformación más madura. “Abrirse un cuenta en Instagram puede ser un primer paso a la digitalización y que luego te lleve a otro tipo de acciones conforme la empresa vaya descubriendo que hay herramientas nuevas que les ayudan a incrementar las ventas. Yo creo que en esta crisis todo el mundo ha aprendido muchísimo”, declara. Recuerda, asimismo, que entre los grandes vectores del Gobierno actual, se encuentran la transición a la sostenibilidad empresarial y la digitalización para no dejar a nadie atrás en el camino. En este sentido, el respaldo de las Administraciones a las empresas ha de ser decidido. “De esta crisis no tenemos que salir para seguir como estábamos, tenemos que salir diferentes, mejores y más digitales”.

Noticias relacionadas

next
x