X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Elecciones anticipadas: un año de debate que acaba en convocatoria electoral

4/03/2019 - 

VALÈNCIA. (EFE). La posibilidad de un adelanto de las elecciones autonómicas en la Comunitat Valenciana ha sobrevolado el debate político desde hace casi un año, que finalmente ha acabado en la convocatoria anticipada de los comicios valencianos para que coincidan con las generales del 28 de abril.

Fue a mediados del pasado mes de marzo cuando el president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, comentó en un corrillo con periodistas que no descartaba hacer uso de la potestad incluida en el Estatuto de Autonomía de 2006,y hasta ahora no aplicada, de disolver anticipadamente Les Corts y convocar elecciones.

El president sostenía que esa opción era una manera de dar singularidad al proceso electoral valenciano, para que no quedara solapado con el resto de comicios, y en ese momento, en el que Mariano Rajoy presidía el Gobierno de España, se veía también como una manera de reivindicar la agenda valenciana.

Desde entonces, la opción de "elecciones anticipadas sí, elecciones anticipadas no" se ha ido colando periódicamente en el debate político valenciano, como cuando el pasado agosto Puig hizo balance de los tres años de legislatura y se le volvió a preguntar sobre esta cuestión.

El president sostuvo que en esos momentos no veía motivos para un adelanto electoral, aunque admitía que las circunstancias políticas de futuro podían cambiar, e hizo hincapié en que si hiciera uso de esa prerrogativa, incluida en el Estatuto para profundizar en el autogobierno, sería "pensando en el interés general" de la Comunitat.

En estos meses, Puig nunca ha cerrado la puerta de forma taxativa a la posibilidad de aplicar un adelanto electoral, al sostener que es una potestad a la que no se debe renunciar, aunque siempre ha defendido que su obsesión era cumplir el pacto de gobierno del Botánic y poder concluir los proyectos iniciados.

El debate sobre no tener que esperar al cuarto domingo de mayo para instalar las urnas autonómicas en la Comunitat volvió a cobrar fuerza a mediados de noviembre, cuando se especuló con la posibilidad de que el Gobierno central adelantara los comicios generales (que teóricamente iban a ser en 2020) y los hiciera coincidir el 26 de mayo con los locales, autonómicos y europeos.

Una suerte de "superdomingo" electoral o de "cóctel" de comicios del que Puig no se mostró partidario con una cuestión de "calidad democrática", al considerar que hay que distinguir los debates de los procesos electorales y no preguntar a los ciudadanos a la vez sobre cuestiones "tan diferentes".

Con las elecciones andaluzas, se volvió a plantear el mismo debate, y el president volvió a insistir en que lo fundamental era mantener la estabilidad y que había que consolidar el final de la legislatura.

La devolución al Gobierno de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 y la consecuente decisión de Pedro Sánchez de convocar elecciones generales volvió a desencadenar las especulaciones sobre un adelanto electoral, del que Puig dijo que era algo posible, aunque no probable.

Finalmente, en vísperas del plazo formal para la convocatoria electoral -los decretos de convocatoria se expiden 55 días antes del día de celebración de elecciones-, el president ha anunciado que adelanta las elecciones autonómicas en la Comunitat Valenciana, que serán el 28 de abril y no el 26 de mayo. 

Noticias relacionadas

next