X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

manuel illueca, dorector general del IVF

"El Gobierno tiene todo el derecho a tomarse su tiempo para reformar la financiación autonómica"

10/08/2018 - 

VALÈNCIA. El banco público ya es una realidad. Con su escisión de la Generalitat, el Institut Valencià de Finances (IVF) deja atrás la etapa marcada en la concentración del riesgo en el sector público para convertirse en una suerte de agencia de promoción al servicio del desarrollo industrial de las empresas de la Comunitat.

Por primera vez en su historia, la entidad que dirige Manuel Illueca estará gobernada por una mayoría de consejeros independientes, una senda de profesionalización en la gestión que Illueca espera que sirva de modelo para otras firmas del sector público.

Aunque la aspiración es concentrar el riesgo en el sector privado, el IVF seguirá financiando a las empresas públicas, pero a través de un fondo específico al margen del instituto y las decisiones de inversión se tomarán a partir de protocolos objetivos, no bajo criterios políticos: "Todo el mundo ha asumido que la etapa en la que eso sucedía pasó".

En este entrevista, el responsable del instituto también aborda otras cuestiones como la reforma pendiente de la financiación autonómica, en la que reivindica la necesaria condonación de la parte de la deuda vinculada a la infrafinanciación pero da margen al Gobierno de Pedro Sánchez para que se tome su tiempo con la reforma. También espera que la llegada del PSOE al Gobierno suponga un cambio de sensibilidad hacia el problema de la millonaria deuda de la Marina de València.

–Ha costado pero, con la aprobación del nuevo ROF del IVF, la Generalitat por fin tiene su banco público...

–Es el nuevo Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) porque vamos a mantener el nombre. Creemos que es una marca consolidada que en los últimos años ha recuperado toda su fiabilidad y reconocimiento. El instituto ha llevado a cabo una profunda transformación. Por primera vez, el control de una empresa de la Generalitat se deja en manos de independientes elegidos por consenso entre las fuerzas políticas. Esta apuesta de la Generalitat por la profesionalización de una entidad, gestionada de forma homóloga a entidades privadas en este ámbito, supone un camino alternativo a lo que se viene haciendo que conviene explorar para otras entidades. El IVF está mostrando una senda que podría ser transitable para otras entidades del sector público.

–Se anunció que la nueva entidad se iba a llamar Banc de la Generalitat, ¿por qué se renuncia a esta denominación?

"El banco público va a ser el Institut Valencià de Finances, vamos a mantener la marca porque está reconocida"

–El esfuerzo comercial para construir una nueva marca iba a ser muy importante y nos ha parecido que esta, con todas sus limitaciones y problemas del pasado, hoy por hoy está establecida y reconocida. Se ha revitalizado. El banco público va a ser el Institut Valencià de Finances, que va a actuar como prestamista a largo plazo, como una agencia de desarrollo como la de cualquier comunidad autónoma, pero centrada en el instrumento financiero como herramienta y no tanto en la subvención. Es una tendencia en toda Europa y era importante tener una herramienta como esta para ayudar a la Generalitat en la transición desde la subvención hasta el instrumento financiero como herramienta clave para apoyar políticas no solo industriales pero también sociales.

–¿Dónde se va a ubicar? ¿Se va a buscar un emplazamiento singular como el edificio de la Bolsa de Valencia?

–Estamos barajando distintos lugares porque estamos pensando en otras ubicaciones, pero no hay nada cerrado. Por el momento seguimos aquí. Hay distintas opciones dentro de los espacios que tiene la Generalitat, ese es uno, pero valoramos posibilidades.

–El Consejo General del IVF va a tener mayoría de vocales independientes ¿Va a haber algún fichaje estrella?

–Va a haber personas serias, reconocidas y la estrella en todo este proceso va a ser el consenso respecto a las personas que van a formar parte de ese consejo.

–¿Cuáles son las líneas para emprendedores y nuevas tecnologías?

–Tiene varias iniciativas en marcha. Por un lado dos líneas de capital riesgo, una de capital semilla y otra centrada en capital de expansión. Con la línea de capital semilla intentamos dar financiación a spin-off que surjan del ámbito universitario, de nuestros centros de investigación... Y en el ámbito de crecimiento, buscamos pymes a las que podamos ayudar en su crecimiento e internacionalización.

–¿Van a llegar a acuerdos con fondos de capital riesgo para coinvertir con ellos en empresas de la Comunitat?

–Va a haber colaboración público privada en lo relativo a la gestión del capital riesgo. Serán gestoras privadas las que llevarán la gestión de los fondos del instituto en este ámbito. La gestión será privada, el IVF aportará hasta el 49% del capital del fondo y la gestora tendrá que atraer capital privado para que llegue más capital a las empresas.

–El nuevo reglamento del IVF (ROF) aprobado por el Consell da amplias atribuciones al director general, por encima de las actuales....

–El número de operaciones está creciendo exponencialmente. En la nueva etapa llevamos ya más de 250, de un tamaño menor que antes en línea con la nueva estrategia: llegar a más entidades con operaciones de menor envergadura porque nuestro activo nos impide concentrar el riesgo en pocos acreditados y porque ayudar a las pymes a crecer. Por lo tanto, necesitábamos un ROF que nos dé más agilidad y permita la toma rápida de decisiones porque los clientes lo valoran. El director general será quien tomará las decisiones, dará cuenta de las mismas a la comisión de riesgos y este a su vez al consejo general.

–¿La supervisión por parte del Banco de España ya está clara?

–Es una cuestión que se trató en su momento y había receptividad, pero primero había que centrarse en poner en marcha la nueva arquitectura institucional del instituto y sus protocolos para posteriormente invitar al Banco de España a esta supervisión, acordada con la Intervención General. Había mucho que ordenar aquí dentro y eso es lo que hemos hecho estos dos años. Intentaremos poner en marcha lo antes posible este esquema de supervisión.

–¿Cómo va a colaborar el IVF con la Afín-SGR?

"constituiremos un fondo al margen del instituto que canalizará la oferta de financiación al sector público de la Generalitat"

–El IVF ya colabora con Afín con líneas de financiación de microempresas y autónomos. Pero el IVF es algo más que un colaborador bancario con la SGR; el director general del IVF preside la SGR y pilota desde aquí su reestructuración. En cierto modo el IVF es el Frob de la SGR en este proceso porque no hemos contado con la ayuda de la Sareb ni del Frob. Hemos tenido que cocinarnos solos la reestructuración de la SGR y ahí el IVF ha tenido un papel clave que nos hace sentir muy orgullosos.

–El nuevo banco público también dará créditos a las entidades del sector público instrumental de la Generalitat, ¿hay algún límite de riesgo?

–El IVF en principio no se plantea el funcionamiento previo. Cuando llegamos, tenía un nivel de préstamos con el sector público equivalente al 70% de su activo. Hoy por hoy, tras la escisión, el nivel de inversión en activos privados es del 70%. El nivel de activos públicos que quedan en el balance es del 30% y paulatinamente lo vamos a ir reduciendo, a medida que los préstamos públicos se vayan cobrando y generando liquidez. La dinámica del IVF es prestar al sector privado; es una herramienta de política industrial al servicio de la Generalitat con parámetros eficientes propios del sector privado, otorgando beneficios y no generando problemas de solvencia al Consell.
Ello no quiere decir que el sector público no pueda utilizar la plataforma del IVF para las operaciones con el propio sector público. Pero para eso constituiremos un fondo al margen del instituto que canalizará la oferta de financiación al sector público de la Generalitat que tendrá como gestor al IVF, pero en modo alguno las operaciones con el sector público estarán en el balance del IVF.

–¿De donde saldrán los recursos del fondo?

–Del presupuesto, que es la única vía que tiene la Generalitat para financiar a sus empresas públicas.

–Durante el tiempo en el que el IVF ha estado bajo la órbita de la Generalitat, ¿ha recibido alguna directriz para realizar alguna operación con alguna empresa, de formalización o refinanciación? ¿Ha habido operaciones de influencia política?

–En el tiempo que hemos estado aquí han venido muchas empresas a pedir financiación. Hoy por por hoy el instituto tiene establecido una regla que cumple con el principio de no discriminación. Una empresa con una probabilidad de default superior al 1,5% en los próximos doce meses no recibe financiación. Todas las empresas que han venido saben que así es. Son reglas objetivas, estables en el tiempo y basadas en modelos econométricos que no son manipulables.

–¿Ha recibido en este tiempo alguna sugerencia para hacer alguna excepción con alguna empresa?

"lo natural a medio plazo es que se cree una nueva Dirección General de Política Financiera y Tesoro en la generalitat"

–Excepciones ninguna. Pero es normal que cuando alguien de la administración visita alguna empresa, los distintos responsables políticos ofrezcan el instituto como una vía de financiación a largo plazo. Nunca he tenido la sensación de, por el hecho de decir que no, esto fuera a generar problemas. Creo que todo el mundo ha asumido que la etapa en la que eso sucedía pasó porque estas entidades, gestionadas de esa manera, no van más que al desastre. Hoy por hoy las decisiones son objetivas.

–En la Conselleria de Hacienda ha habido cierto lío sobre si las competencias que dejaba el IVF sobre Política Financiera y Tesoro debían quedar bajo la órbita del PSPV o de Compromís, ¿qué le parece la solución adoptada?

–Me parece una solución transitoria hacia un escenario en el que razonablemente las competencias de Política Financiera y Tesorería deben formar parte de la misma dirección general. Esto es lo que el conseller Soler siempre dijo. El objetivo final es tener una dirección general delo Tesoro donde estas dos facetas estén juntas. Ese es el camino que debemos seguir, pero a escasos diez meses de las elecciones autonómicas no parecía razonable reabrir el melón del reparto competencial entre fuerzas políticas.
Entonces, lo natural a medio plazo es que se cree una nueva Dirección General de Política Financiera y Tesoro pero, ¿de quién debería depender?No está claro como se organizarían las secretarías autonómicas en la próxima legislatura. Pero entiendo que las competencias de Política Financiera deben estar cerca de la Tesorería porque es lo más eficiente y lo que vemos en otras comunidades autónomas.

–¿Es factible la vuelta de la Comunitat a los mercados financieros a corto plazo?

–Sin una decisión de reestructuración de la deuda y sin condonación de la parte de la deuda asociada a la infrafinanciación valenciana de los últimos veinte años, no.

–Pero eso no es lo que está planteando el Gobierno de Pedro Sánchez... ¿La reestructuración de la deuda autonómica que ha planteado el Gobierno de Sánchez es satisfactoria para la Comunitat Valenciana?

"Sin condonación de la deuda asociada a la infrafinanciación no es factible la vuelta de la Comunitat a los mercados"

–Habrá que ver los términos de la reestructuración. Si realmente lo que se plantea es un bono perpetuo con pagos de intereses asociados al mismo y que los intereses se incluyan en el modelo de financiación que se esté negociando nos parecería una solución razonable siempre que las agencias de rating considerasen que ese mecanismo es compatible con la vuelta a los mercados de la Generalitat. Es una cuestión que habría que tratar. Entendemos que un gobierno autónomo como el nuestro debe tener plena autonomía financiera y que, si la Generalitat ha dejado de tenerla, no ha sido por sus decisiones autónomas de gastos, si no por tener un nivel de ingresos inferior al que le correspondía. La aspiración de la Comunitat es pagar lo que le corresponde pagar pero no aquello que deriva de un mal diseño del modelo de financiación. Lo defenderemos siempre, gobierne quien gobierne. Ese será la reivindicación valenciana con este gobierno y con el que venga.

–¿Qué opina de las razones de Pedro Sánchez para no abordar la reforma de la financiación autonómica? ¿Argumento realista o excusa injustificada?

–Me parece hasta cierto punto normal que un presidente del Gobierno quiera un tiempo de reflexión ante un problema como este para plantear una solución realista. Es lo que haría cualquier persona prudente. Estamos viendo en los últimos meses movimientos en la dirección que nos interesa a los valencianos, como el intento por flexibilizar nuestro techo de gasto, que esperemos que se apruebe en un futuro inmediato; o la renegociación de nuestra deuda estructural a corto para pasarlo a largo plazo, una medida muy positiva para nosotros.

–El Gobierno acaba de llegar, pero había un trabajo previo de la comisión de expertos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) a falta solo de un acuerdo político, ¿no sirve ese trabajo?

–Estoy convencido de que el actual Gobierno lo tomará como punto de referencia. En el último CPFF ya se convocó para la negociación política a las consellerias. Tenemos que nombrar a nuestro representante político en esa comisión, lo que indica que ese trabajo técnico sí se va a tener en cuenta. Hay que ser pacientes porque los movimientos van en la dirección correcta. Este Gobierno, como el anterior y el anterior, tiene derecho a tomarse su tiempo en una decisión que es muy relevante para todos como la financiación autonómica.

–Los tribunales acaban de dar la razón a Coepa en la denuncia del Servef por las subvenciones y el crédito que el IVF dio para construir el centro de oficios, ¿cree que fue un error ir por la vía penal?

–No la planteó el IVF y no la valoro. El instituto respondió a la petición del juez relatando la realidad de los hechos; el instituto dio un préstamo, que nada tiene que ver con la tramitación de una subvención.

–¿El IVF entiende que fueran compatibles el crédito y la subvención del Servef para el mismo fin?

–El instituto no se pronuncia sobre esos temas, quedan en el dominio del juez.

–¿Espera que la llegada del PSOE al Gobierno de España suponga un cambio de sensibilidad del Estado con el problema de la deuda de la Marina de València?

"El Estado debe asumir la deuda no sostenible de la Marina como ha hecho en otros grandes eventos"

–Espero que así sea. Esta es una reivindicación de los valencianos fundamental para València porque la actividad del polo de innovación que es la Marina va a irradiar efectos económicos muy positivos. Es una apuesta estratégica en la que la Generalitat está involucrada. A corto plazo nos reuniremos con la secretaria de Estado de Hacienda y plantearemos de nuevo nuestra reivindicación.

–¿La condonación de la deda?

–En primer lugar, resolver el problema que existe con la cesión del derivado financiero por parte del Santander a un tercero al que le vendió su posición jurídica. En esto, el IVF va a estar involucrado con la Administración General de Estado y el propio Consorcio.

–La Abogacía del Estado está definiendo escenarios jurídicos para afrontar este problema...

–En la comisión técnica del Consorcio, donde había representantes del Estado, ya se planteó la necesidad de llegar a un acuerdo para resolver el problema del derivado porque es el primer paso que tenemos que dar. El siguiente paso de la estrategia es definir en el periodo de la concesión qué importes puede realmente satisfacer la Marina y ver qué parte de la deuda es no sostenible para hacerle frente conforme a lo que se prometió a los valencianos cuando el proyecto se puso en marcha.

–¿Se ha acordado ya abrir una vía de negociación con Taconic?

–Hubo una recomendación por parte de la comisión técnica para iniciar una vía para resolver el problema.

–Por tanto, ¿la condonación de la deuda de la Marina no asumible por el Consorcio sigue sobre la mesa?

–Por supuesto. La parte de deuda no sostenible debe asumirla el Estado como ha hecho en otros grandes eventos en nuestro país. Nos hemos citado a una reunión en breve con el Gobierno.

–El plan de reestructuración avanza muy lentamente, el patronato actual ni siquiera se ha disuelto, ¿cree que se completará la hoja de ruta que usted diseñó antes de que acabe la legislatura?

–El trabajo del instituto va muy avanzado para la asunción de la deuda por parte de la Generalitat. No es sencillo porque hay muchas entidades en el pool bancario y buena parte de la deuda está en manos de obligacionistas y se requiere la autorización de todos para que la deuda pase a la Generalitat. Intentaremos que esto esté resuelto a final de año.

–El Ivace ha desaprovechado cerca de 30 millones de euros de fondos Feder en 2017 al no ejecutar las ayudas. ¿Ve eficiente está situación como gestor del banco público?

–Desconozco los motivos. El IVF pasa a ser ahora gestor de fondos europeos y por lo tanto tiene la responsabilidad de ejecutar estos fondos. Lo hace como gestor de instrumentos financieros, no de subvenciones. Esto hace especialmente compleja la ejecución porque los instrumentos financieros tienen una venta más complicada que las subvenciones. Son instrumentos que requieren corresponsabilidad por parte del receptor.
Entendemos que vamos a cumplir el 100% de los objetivos de este año. Estamos hablando de colocar el 25% de la inversión en fondos de capital riesgo, que podremos hacer sin mayor problema, y lo mismo con los préstamos participativos.

Noticias relacionadas

next