X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de agosto y se habla de alicante TEMPORAL DE LLUVIAS grupo cdv alzis benidorm port hotels

plataforma de conexión 

El Entorno Pre-Mercado acogerá nuevas 'startups' a lo largo de este año

13/05/2017 - 

VALÈNCIA. "La bolsa debería seguir siendo sobre todo una herramienta de financiación y no de especulación". Con estas palabras clausuraba ayer Francisco Álvarez, director general de Economía, Emprendimiento y Cooperativismo, la presentación y primer Investor's Day del Entorno Pre-Mercado (EpM) en la Bolsa de Valencia. Lo hacía 'jugando' en casa por aquello de que fue director general general del parqué local a mediados de los noventa. De ahí que bromease al inicio de su alocución con aquello de "como decíamos ayer...". Como también recordase el Nuevo Mercado o Nou Mercat, "el proyecto 9M en colaboración con la FEBF, IVF, Bancaja, CAM, Cierval...", que a la postre no salió adelante pese a los intentos de un Álvarez, sin duda clave en la mejora de la cultura financiera en València. No en vano puso en marcha los clubes de inversión.

El que también fuera vicepresidente de la Bolsa de París manifestó que esta plataforma de conexión entre startups e inversores privados, que va a jugar un papel importante y va a poner en el sitio que merece al parqué valenciano; mientras señalaba que "lo más importantes son las empresas porque sin ellas no hay inversores". Tras la clausura reconocía a este diario tener "mucha confianza en  el EpM porque supone un empuje para la bolsa valenciana, que ya era hora de que se le viera, después de que en el cajón se quedasen proyectos como el Nuevo Mercado". Y no le falta razón.

El EpM, que está promovido por Bolsas y Mercados Españoles (BME) y Big Ban Angels -la Asociación Nacional de Business Angels-, no es un mercado sino un punto de encuentro entre 'startups' e inversores: las primeras conocen de primera mano lo que supone cotizar en un mercado regulado para decidir si dan el salto o no, mientras que los segundos tienen la oportunidad de canalizar sus inversiones a otros activos. Por lo pronto la leonesa Biomar Microbial Technologies, la madrileña Housers y la castellonense Cuatroochenta son las primeras que han dado el paso a esta plataforma de conexión. Un número al que "se añadirá alguna más durante este año", según apuntó Tomás Guillén, presidente de Big Ban angels, ante unos 150 asistentes; mientras abría las puertas de la rectora local "a todas las 'startups' del territorio nacional para que conozcan este proyecto".


Previamente el anfitrión Vicente Olmos, presidente de la Bolsa de Valencia donde tiene la sede física el EpM, destacó "el papel de los mercados de capitales regulados por las alternativas y complementos que suponen a otras fuentes de financiación". Lo hizo recordando que la bolsa española es el segundo mercado mundial por volúmenes de ofertas públicas de venta (OPVs), pero aún así no dudó en advertir que actualmente "solo cotizan 150 sociedades en los mercados segundarios oficiales españoles y 39 en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), sin contar socimis y sicavs, lo que es un número pequeño". De ahí la importancia de EpM para conocer de primera mano el funcionamiento de los mercados antes de dar el paso de salir a cotizar.

"Es un buen día para la Bolsa de Valencia por la presentación de este Pre-Mercado", apuntaba Fernando Ibáñez, director del Comité de Dirección y Supervisión del EpM y representante por parte de Big Ban angels. "Las empresas elegibles son 'startups' maduras, industriales o de servicios, innovadoras tanto en sectores como en productos y procesos, que sepan de qué va esto de la bolsa". Para ello puso el ejemplo del programa Elite de la Bolsa de Londres. Un programa paneuropeo donde se elige a un grupo de empresas con alta capacidad de crecimiento, con buenos números y se les prepara para salir al parqué aunque ello no signifique que lo hagan de forma inminente o decidan dar el paso atrás, tal y como contó este diario en julio pasado con la media docena de pymes valencianas elegidas.

Una especie de rodaje para saltar a los mercados

Y no le falta razón a Ibáñez porque el EpM es como una especie de rodaje de cara a salir en un futuro al MAB o al Mercado Continuo (MC). Pero eso sí teniendo en cuenta que "la mortandad de estas empresas sigue siendo muy alta y tienen un riesgo importante". De ahí que se limite a inversores cualificados -con experiencia y capacidad económica, entre otras cosas-,  o socios de Big Ban Angels por los riesgos que entraña.

Pero lo cierto es que aporta valor por cuatro aspectos principalmente: la preparación para un futuro posible en un mercado, difusión -teniendo en cuenta el potencial del Grupo BME-, liquidez e inversión. Todo ello con una cuota única de entrada de 1.800 euros y una de mantenimiento trimestral de 300 euros; con un tiempo de permanencia inicial de tres años en el programa.

Carlos Ochoa Arribas, Comité de Dirección y Supervisión del EpM, habló de los requisitos para acceder como son los de "ser una SL o una SA con el capital social íntegramente desembolsado; tener una antigüedad mínima de dos años; aportar las cuentas anuales auditadas; y un plan de negocio para los tres próximos años. Hablamos de empresas con necesidades de financiación de entre medio millón y dos millones de euros o que estén en situación avanzada para acceder a los mercados de valores".


A continuación fue el turno de las tres empresas en estrenarse en el EpM. Alfredo R. Cebrián, cofundador de Cuatroochenta, firma castellonense nacida en el mercado del desarrollo de aplicaciones móviles reconoció que "para nosotros ha sido una satisfación ser elegidos y también una responsabilidad". Además, informó de "estar diseñando una ronda a corto plazo para consolidar nuestra situación de cara al EpM".

Tono Brusola, cofundador de la plataforma de financiación participativa (PFP) madrileña Housers, que la presentó como "el Robin Hood de la inversión inmobiliaria", no dudó en señalar que "tenemos un gran modelo de negocio y un producto que es invertir en casas que todo el mundo lo entiende, una inversión muy fácil". Este valenciano tiene claro que el EpM le abre las puertas de cara a la estandarización y potenciar el marketing. "Hemos hecho cuatro ampliaciones de capital, tenemos pensado otra en octubre y veremos si salimos a bolsa. Necesitamos invertir en marketing más y este Entorno nos ofrece la posibilidad de hacernos más visibles".

Por su parte, Antonio Fernández, consejero delegado de Biomar Microbial Technologies, comentó que comenzaron "pidiendo subvenciones y luego con el capital riesgo, a día de hoy estamos en una situación muy buena y pensamos que el EpM nos va a facilitar mucho las cosas". Esta empresa deriva de PharmaMar, la otrora Zeltia, que cotiza en el Mercado Continuo. "Nosotros no tenemos a día de hoy ninguna ronda abierta", reconocía.

Noticias relacionadas

next
x