X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

puig responde a la petición de los empresarios en la asambAsamblea Anual de Ivefa

El Consell bajará en 2020 el impuesto de sucesiones y donaciones de empresas

28/06/2019 - 

VALÈNCIA. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció este jueves que el Consell elevará en 2020 la bonificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) del 95% al 99% para todas las empresas familiares. Se trata de una larga reivindicación de las empresas valencianas, recogida en el programa electoral del PSPV-PSOE y que, con permiso de sus socios de Gobierno, Compromís, Unides Podem y EUPV, se hará realidad el año que viene. 

El compromiso de Puig llegaba este jueves en la clausura de la asamblea anual del Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (Ivefa), cuyo presidente, Francisco Vallejo, no desaprovechó la ocasión para recordar esta reivindicación histórica en presencia del president de la Generalitat y de los consellers de Economía y Hacienda, Vicent Soler y Rafa Climent, respectivamente. Una reivindicación que supondría que las familias valencianas propietarias de empresas estarían prácticamente exentas de abonar el ISD cuando se produzca la donación a descendientes directos o el fallecimiento del empresario.

En su discurso de clausura, Puig no fue demasiado concreto respecto al momento en que se aprobará la medida: "Yo siempre cumplo con mis compromisos y espero que en los Presupuestos del año que viene podamos cumplirlo". No obstante, en el cóctel posterior, a preguntas de Valencia Plaza, señaló que su intención es proponer su inclusión en la próxima ley de Acompañamiento, la de los Presupuestos de 2020, con lo que entraría en vigor el próximo 1 de enero. 

Añadió, eso sí, que primero tendrá que convencer a sus socios de Gobierno. El conseller de Economía Sostenible, Rafa Climent, de Compromís, se mostró también partidario de la medida, que no tiene un gran impacto en los ingresos de la Generalitat, una merma de 8 millones de euros en un presupuesto no financiero de 16.700 millones. 

Condiciones

El aumento del 95% al 99% de la bonificación para todas las empresas familiares -las que facturan menos de 10 millones de euros ya la disfrutan- supone que solo aplicaría el ISD al 1% del valor de la empresa. 

Francisco Vallejo, presidente de Ivefa. Foto: ESTRELLA JOVER


Para tener derecho a esta bonificación, los herederos deberán mantener la propiedad de la compañía al menos cinco años. Se trata de una ventaja respecto a la mayoría de comunidades autónomas, donde lo que se piden son diez años de mantenimiento de las acciones.

"Favorece la continuidad de las empresas"

En su intervención ante los empresarios, entre los que se encontraban el presidente del Consejo Superior de Cámaras de la Comunidad Valenciana, José Vicente Morata, y la presidenta de CEV Valencia y de EVAP, Eva Blasco, el presidente de Ivefa, Francisco Vallejo, hizo hincapié en el papel de la organización como "voz de los empresarios" y, en este sentido, subrayó que "elevar la voz de Ivefa" supone alzar "la del tejido empresarial valenciano". Tras recordar su promesa a Puig, afirmó que la eliminación total del ISD "redundaría en favorecer la continuidad de muchas empresas y en más y mejor empleo", defendió.

"Consideramos que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones es injusto, puesto que grava la transmisión de una riqueza que ya ha tributado por muchos impuestos antes, y que normalmente ha sido obtenida tanto por el predecesor como por el sucesor conjuntamente", remarcó, para recordar que las empresas familiares suponen el 90% del tejido empresarial valenciano y más del 84% del empleo. 

Asimismo, hizo notar su preocupación por "el encuadramiento de las figuras de los familiares en la sucesión" para lo que reclamó "políticas que ayuden al sucesor" que al final "se convierte en un intraemprendedor y debería contar con programas de apoyo lo mismo que los emprendedores, así como estar encuadrados obligatoriamente en regímenes diferentes al general en la Seguridad Social", incidió. 

Ximo Puig, entre el expresidente de Ivefa José Bernardo Noblejas y el actual presidente. Foto: ESTRELLA JOVER

Para concluir, afirmó: "El empresario familiar normalmente es el primero que empieza, el último que acaba, se juega su patrimonio, conoce a su gente y se preocupa por ellos. Desde aquí reivindico el orgullo de ser empresario, como elemento fundamental de la sociedad, para generar riqueza y oportunidades. Una sociedad con muchos y buenos empresarios es una sociedad prospera y sana. Por eso os pido que apoyéis al empresario familiar de esta Comunitat que lideráis".

Colaboración público-privada

En el discurso de clausura, Puig defendió una relación público-privado "fluida y permanente, transparente e intensa". "Sois el corazón de nuestro sistema empresarial y un elemento sustancial de lo que representa la identidad de nuestra economía", trasladó al empresariado congregado en el Ateneo Mercantil de València a quienes agradeció su apoyo en reivindicaciones como una financiación autonómica justa y la ejecución del Corredor Mediterráneo.

Destacó que la Generalitat inicia ahora una nueva etapa hacia un horizonte de grandes objetivos compartidos con el sector empresarial, como la reducción de la tasa de paro por debajo del 10% o la apuesta por un crecimiento basado en la innovación, la investigación, el emprendimiento y el desarrollo de nuevos productos y servicios. Para ello, indicó que en los próximos cuatro años el Consell trabajará para garantizar un marco jurídico y fiscal apropiado, un sistema educativo potente e innovador y la protección del entorno medioambiental. "Aspiramos a que esta sea una sociedad lo más cohesionada, justa y ambiciosa posible y, para ello, necesitamos de vuestro trabajo, ideas y empuje", concluyó.

Noticias relacionadas

next
x