Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de febrero y se habla de benidorm coronavirus desescalada COMERCIO zeeman ricos

La Generalitat cierra la Hostelería y los centros deportivos y adelanta a las 18 horas el del comercio 

Duro golpe a los sectores afectados por los nuevos cierres: "Mañana habrá más familias arruinadas" 

20/01/2021 - 

VALÈNCIA. Jarro de agua fría para gran parte del tejido industrial valenciano. Si hace tan solo un día la alegría llegaba con el Plan Resiste' de la Generalitat, dotado de 340 millones de euros para paliar de los efectos de la pandemia en las empresas y autónomos más golpeados por sus efectos, la angustia vuelve a muchos sectores con las nuevas restricciones. Las nuevas medidas anunciadas por el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, suponen un mazazo. "Mañana habrá más familias arruinadas por una decisión unilateral", asegura Manuel Espinar, presidente de Conhostur y de la Federación de Hostelería de Valencia. Dos jornadas en las que hostelería, ocio y comercio han visto la cara y la cruz de los efectos colaterales de la pandemia.

En concreto, la Generalitat decretaba este martes el cierre total de la hostelería y todas las instalaciones deportivas, excepto para los deportistas profesionales, así como adelantaba a las 18 horas la hora de clausura de los comercios no esenciales de la Comunitat Valenciana, a excepción de los supermercados, farmacias y otros considerados esenciales. Tampoco podrán abrir las salas de juego, bingos, juegos recreativos y casinos. Se trata de unas medidas que entrarán en vigor este jueves y que, en principio, se alargarán durante 14 días.

La mayoría de sectores afectados asumen con resignación las restricciones, aunque muchos consideran que son "muy duras" y abocan a cierres de negocios. Eso sí, piden no criminalizar a sectores que soportan desde hace meses el peso de las medidas. En este sentido, la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) entiende y asume la necesidad de tomar medidas que frenen el avance de la tasa de contagios en la Comunitat Valenciana, pero pide que "no se haga responsable" a los sectores de la hostelería, del ocio o del comercio, de la escalada del virus.

Y es que, la patronal autonómica pronostica que el cierre de la hostelería y el resto de las restricciones anunciadas este martes tendrán "un grave coste en número de empresas abocadas al cierre y en pérdidas de puestos de trabajo". Por ello, reclama la puesta en marcha de forma inmediata del plan 'Resiste' para mitigar la destrucción de empleo y tejido productivo y "salvar negocios".

Más contundentes y críticos se muestran desde la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana (Conhostur). Su presidente, Manuel Espinar, considera que el cierre total del sector es una "locura" y responde a una cuestión "política, más que sanitaria", que provocará el cierre del 50 por ciento de los locales. "Mañana habrá más familias arruinadas. Es el último empujón para que muchísimos empresarios no levanten las persianas", subraya.

"Si ayer el presidente dice que no tiene intención de cerrar, y hoy unilateralmente nos cierra, hay que felicitar a los políticos que nos querían cerrar, porque lo han conseguido", lamenta Espinar, para quien la medida "no tiene ningún tipo de sentido", dado que, argumenta, "más del 60% de los contagios se han producido en el ámbito familiar y los datos del Ministerio de Sanidad reflejan que los contagios en la hostelería son el 2,3%".

Foto: KIKE TABERNER

Asegura que los hosteleros están agotados y esta medida será el principio del fin de muchos negocios. De hecho, según sus estimaciones, el 30% del sector ya ha cerrado, más de 20.000 empleos se han destruido en diciembre y con el cierre decretado augura que la cifra se elevará hasta el 50%" sin "la menor duda". "Estamos ante una verdadera locura de cierres empresariales", alerta, para incidir en que la situación financiera de las empresas del sector es muy delicada. "Mañana día 20 hay que pagar impuestos. ¿Me puede decir el president de la Generalitat cómo los pagamos?", denuncia Espinar.

Por tanto, reclama que esta decisión se compense con la cobertura de los costes fijos de los negocios y, aunque el Plan Resiste para los sectores más afectados por la pandemia supone ayudas para la hostelería, cree que es necesario, además, un plan de rescate, porque 2021 será "un año muy complicado".

Coordinadora de la Hostelería: "Es una noticia difícil de digerir"

Desde la Coordinadora empresarial del Ocio y la Hostelería creen que el Consell da "palos de ciego" con las nuevas restricciones, evidenciando que "se les está yendo de las manos la gestión política de la crisis sanitaria". A su juicio, con esta decisión "castiga, de nuevo, a bares, restaurantes, cafeterías y locales de ocio para ganar tiempo", lo que supone una "factura muy alta para las miles de pymes y trabajadores del sector". "Así no saldremos de esta situación, ni de la sanitaria ni de la económica", indican.

Y es que, aunque señalan que los datos "son los que son" y están "de acuerdo" en que "hay que tomar medidas" ante la delicada situación, creen que estas "deben pasar por cerrar toda la actividad económica comercial no esencial" y no únicamente circunscribirse "al ocio como medida sanitaria de contención de virus". "Es una noticia difícil de digerir para el sector, que vuelve a ser al que mayor sacrificio se le exige para mejorar la situación sanitaria". Por todo ello, piden agilidad con las ayudas.

Confecomerç: "No alivian la situación"

Por su parte, la Confederació d´Empresaris del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana (Confecomerç) señala que estas medidas "no contribuyen a aliviar la grave situación sanitaria, dado que en los comercios no es donde se producen los contagios", pero, en cambio, sí "acrecientan la delicada situación económica por la que atraviesan los pequeños negocios", que "cumplen estrictamente con todas las medidas de seguridad".

Foto: EDUARDO MANZANA

La patronal del Comercio cree que el Consell debe ser "consecuente" y, tras la aprobación de estas restricciones, "trazar una hoja de ruta que contemple ayudas y actuaciones directas para poder salvaguardar la continuidad de la actividad del pequeño comercio de la Comunitat Valenciana". 

"El comercio de proximidad es uno de los sectores que viene sufriendo el impacto de las medidas, con limitaciones cada vez más restrictivas y sin haber adoptado acciones que puedan enmendar estas circunstancias y que vayan dirigidas directamente al sector", advierte. Por tanto, insta a la Generalitat a que se tomen medidas urgentes para poder revitalizar al pequeño comercio, que arrastra caídas de hasta el 60% de facturación y que representan en la Comunitat Valenciana el 45% del tejido empresarial.

"La limitación de aforo al 30%, sumado a este cierre a las 18 horas, supone para un pequeño establecimiento un fuerte freno a su actividad. Va a ser difícil que se pueda recuperar toda esa pérdida de comercio de proximidad tan necesario para la ciudadanía si no se actúa de forma rápida", advierte Rafael Torres, presidente de Confecomerç.

Anged: "Es un duro ajuste"

Para la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED), el adelanto a las seis de la tarde del cierre del comercio era previsible, a la vista de la evolución de la pandemia, si bien no esperaba que se adelantara tanto en horario.

No obstante, consideran que es un "duro ajuste" que afectará a las ventas de las grande superficies, aunque reconocen que la actividad comercial por la tarde ya estaba debilitada como consecuencia de las restricciones en la hostelería.

FNEID: "Es desproporcionada"

Desde la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID), Juan Carlos Gómez-Pantoja, asegura que el cierre de los centros deportivos es "desproporcionado", porque según los datos del Ministerio de Sanidad, la incidencia de los contagios en el sector deportivo es "residual" y se sitúa en el 0,5%. "Creo que la situación sobrepasa al gobierno autonómico, que no ha calculado bien lo que es beneficioso y pernicioso. Está claro que la actividad física y el deporte ayudan a que el sistema inmunológico sea más potente", defiende.

Asegura que la medida ha sido un "jarro de agua fría" que empuja a muchos negocios "al precipicio". "En la Comunitat Valenciana, antes de la pandemia, acudían a centros deportivos unas 500.000 personas. Ahora se ha reducido la asistencia un 40% de media y la facturación ha caído un 50%. Entre un 15-20% de los establecimientos ha cerrado", lamenta. Una situación que ha obligado a reducir jornadas laborales a trabajadores para hacer viable el negocio. Por ello, reclaman ayudas para reflotar a los centros deportivos.

Además, Gómez-Pantoja muestra su "desconcierto" ante el hecho de que en Les Corts el PSPV presentara una propuesta para que el deporte se considerara esencial y ahora les obligan a cerrar sus puertas. "Es contradictorio", asegura, para defender que la actividad física es salud y más necesaria que nunca en estos momentos.

Andemar: "Es la estocada final a la hostelería"

La Asociación de Empresarios de Máquinas Recreativas de la Comunidad Valenciana (Andemar) asume las restricciones, pero no la comparte "bajo ningún concepto", dado que desde el propio Consell "están diciendo públicamente y de forma continua que el 60 por ciento de los contagios se producen en un entorno familiar", asegura su presidenta, Encarna Gaspar

"En la hostelería solo se producen el 2,3% de los contagios, por lo que no se entiende este cierre tan repentino del sector. Hay que tener en cuenta que en aquellas localidades que han sufrido un cierre durante 14 días e incluso más, el nivel de contagios ha ido en aumento", insiste.

A su juicio, el cierre es "la estocada final para la hostelería" y para los sectores que dependen de ella, como son las máquinas recreativas. "Esta decisión ha sido tomada sin conocimiento del sector y de forma unilateral. Vamos a ver cuántos van a poder aguantar esta nueva estocada que va a arrastrar al resto de sectores que colaboramos con la hostelería", señala, para recordar que la facturación de los negocios ha caído más de un 50%.

Por todo ello, exigen ayudas y que el Plan Resiste "se publique "cuanto antes y se incluya "a todos los sectores afectados por esta medida".

Noticias relacionadas

next
x