Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la textil controlada por el valenciano eduardo navarro cotiza a la baja

Dogi cae a mínimos anuales en bolsa y se deja un 37% desde sus máximos de 2017

27/02/2018 - 

VALÈNCIA. Dogi International Fabrics, más conocida como Dogi a secas en la bolsa española, se dejó ayer un 2,32% en el parqué cerrando en los 3,37 euros. O lo que es lo mismo: su precio más bajo desde que despidiera la sesión del pasado 4 de diciembre en los 3,35 euros. De este modo, la cotizada controlada y presidida por el empresario valenciano Eduardo Navarro - a través de Sherpa Capital- ha entrado en terreno negativo en este año (-0,88%), lo que la ha llevado a reducir su capitalización por debajo de los 243 millones de euros.

Sin embargo, la cotizada domiciliada en Madrid desde el pasado 6 de octubre -históricamente lo ha estado en Barcelona- viene reduciendo su volumen de contratación en las últimas semanas, síntoma de que no hay excesiva presión vendedora. Así, la media diaria anual situada en los 21.122 títulos, según los datos de Infobolsa, no los supera desde el pasado 8 de febrero. Ayer, sin ir más lejos, se intercambiaron de manos 18.233 'dogis' como se les conoce en la jerga bursátil.

Sin bajistas en su accionariado, o cuanto menos si los tiene no tienen declarados el mínimo legal del 0,2% a partir del cual hay que comunicarlo como lo constató ayer este diario de la CNMV, el mercado aguarda la publicación no solo de las cuentas del pasado año sino de las proyecciones de cara al presente ejercicio, dado que sigue en pleno plan estratégico. Será esta misma semana cuando Dogi (DGI) rinda cuentas. Conviene recordar que duplicó sus pérdidas en los nueve primeros meses de 2017, hasta los 1,5 millones de euros, como consecuencia de los costes de financiación de EFA, su filial en EEUU, por 0,4 millones, y la cancelación de la deuda concursal de un millón.


El grupo textil disparó sus ventas un 65,7%, hasta los 48,7 millones de euros; mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) cayó un 27,8% para situarse a 30 de septiembre pasado en los 587 millones. La positiva evolución de los ingresos se sustenta principalmente en la contribución de Géneros de Punto Treiss, empresa que adquirió el pasado año y cuyo negocio principal es el diseño de ropa para mujer.

También a finales de 2017, DGI se hizo con la catalana de tejidos Ritex a través de su filial Elastic Fabrics. Una operación que la valoró en tres millones de euros por sus perspectivas de crecimiento y potencial de sinergias. Ritex, que opera en España y en mercados internacionales, registró en 2016 unas ventas de 7,4 millones, una cifra que preveía superar y alcanzar los ocho millones en 2017.

La empresa catalana presidida por Eduardo Navarro fue fundada en 1954 por la familia Domènech y tiene su principal fábrica en la localidad barcelonesa de El Masnou, donde emplea a 163 personas. Además, cuenta con otra en la ciudad de Greensboro, en Carolina del Norte (Estados Unidos) con 169 empleados.

Noticias relacionadas

next
x