X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Daños colaterales del caso Rodríguez: problemas para lograr fichajes en las listas locales del PSPV

29/09/2018 - 

VALÈNCIA. La situación del socialista Jorge Rodríguez en Ontinyent se resolvió, al menos momentáneamente, este viernes con un acuerdo entre PSOE, PSPV y la dirección local que llevará las primarias al mes de diciembre y por el que se permitirá al actual alcalde presentarse al citado proceso. Eso sí, si en este periodo o posteriormente se produce un levantamiento del secreto de sumario de la Operación Alquería, caso donde se encuentra investigado Rodríguez, se revisará la situación del dirigente socialista.

Más allá de la sonoridad del enfrentamiento abierto entre la dirección federal que controla José Luis Ábalos y la nacional liderada por Ximo Puig, hay otro daño colateral que viene detectándose en varias comarcas desde la detención de Rodríguez y su inmediato adiós a la Presidencia de la Diputación de Valencia.

Así, dirigentes socialistas del ámbito local explican que la situación del alcalde de Ontinyent ha contribuido a ahuyentar a posibles incorporaciones para las candidaturas locales de los distintos municipios. Es decir, la capacidad de lograr 'fichajes' que simpatizan con la marca socialista y que podrían sumarse al proyecto como concejales o incluso en algún caso como candidatos a las alcaldías se ven frenados por la situación vivida por Rodríguez.

Una situación que se da especialmente en las comarcas donde el expresidente de la Diputación goza de mayores simpatías como Ribera Alta, Ribera Baixa, La Costera-La Canal, Hoya Bunyol, Valle d Ayora y Utiel Requena-Utiel, además de la suya propia, la Vall d'Albaida.

Un miedo a formar parte de una candidatura que no se debe a la desconfianza en el alcalde de Ontinyent, sino más bien -así lo aseguran fuentes socialistas- a todo lo contrario. La inmaculada imagen ostentada hasta entonces por Rodríguez, que fue detenido y pasó una noche en el calabozo, a la par de la defensa de su honestidad que se ha hecho en estas comarcas, ha generado temor a participar en el proyecto socialista en el ámbito local. "Se resume en el pensamiento que si a Jorge le ha pasado eso, le puede pasar a cualquiera", explica a este diario un dirigente comarcal que suscribe las dificultades para convencer a figuras municipales de que se incorporen a una candidatura.

En esta línea, otros responsables del partido de estas demarcaciones lamentan además el momento de tensión vivido esta semana por el veto de Ferraz que luego fue levantado tras intensas negociaciones. "Debemos de reflexionar en cómo afrontar esas discrepancias internas ya que una de nuestras fortalezas es atraer a independientes progresistas y estas cuitas públicas no ayudan al proyecto común, es más, lo dificultan", explicó a Valencia Plaza un cargo de La Ribera.

Unas circunstancias que no solo repercuten en las posibles incorporaciones de simpatizantes en las candidaturas sino también en propios militantes con carné. De hecho, desde que estallara el caso Rodríguez no ha sido extraño ver a alcaldes que simpatizan con el dirigente de Ontinyent mostrar su desazón por los hechos al considerar que existe una situación de "fragilidad" para los cargos públicos relacionados con el municipalismo.

Unas reflexiones que, no obstante, también deberán ser sujetas a revisión cuando se produzca el levantamiento del secreto de sumario y pueda conocerse de qué se acusa exactamente al expresidente de la Diputación.


next
x