Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 24 de noviembre y se habla de benidorm benalúa sur urbanismo don pancho cemex TORRESAKURA CHM BENIDORM

Compromís se planta ante Hacienda y rechaza recortar el presupuesto de sus consellerias

21/10/2020 - 

VALÈNCIA. La elaboración de los Presupuestos de la Generalitat es el talón de Aquiles del Gobierno valenciano. El Consell del Botànic II debe aprobar el proyecto de ley de las cuentas autonómicas y remitirlo a Les Corts Valencianes antes del 30 de octubre para su tramitación parlamentaria. Pero en la recta final de la negociación siempre surgen roces e imprevistos entre PSPV, Compromís -y este año también Unides Podem- que ponen en riesgo el cumplimiento de los plazos que marca la ley. Y este año no podía ser una excepción. 

Las consellerias que dirige Compromís, con la vicepresidencia que ostenta Mónica Oltra al frente, han decidido no aplicar en sus respectivos presupuestos los recortes que les exige la Conselleria de Hacienda. A principios del mes de septiembre, el departamento del socialista Vicent Soler exigió a todas las consellerias que aplicasen la tijera sobre sus propuestas presupuestarias iniciales, una suerte de carta a los Reyes Magos en la que todos los departamentos plantearon subidas mucho más allá del 2,9% que se autorizaba para el gasto en Personal, el Capítulo I. 

Las consellerias debían presentar esos ajustes marcados por Hacienda antes del 14 de octubre. Sin embargo, seis días después, ninguno de los cuatro departamentos controlados por Compromís ha cumplido la directriz: la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que dirige Mónica Oltra; el área de Educación, Cultura y Deporte que gestiona Vicent Marzà; la cartera de Economía Sostenible y Sectores Productivos de Rafa Climent; y el departamento de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica que lidera Mireia Mollà. El resto de áreas, del PSPV pero también de Unides Podem, aseguran que enviaron en el plazo marcado los recortes solicitados.

Esta negativa en bloque de Compromís para plantarse ante la Conselleria de Hacienda ha dado paso a una negociación política entre los dos principales socios del Botànic que amenaza con convertir la elaboración de los presupuestos de la reconstrucción en un rompecabezas similar al que supuso la elaboración de las cuentas de este año.

Fuentes de la negociación exponen que la intención manifestada por el Gobierno valenciano de elaborar un presupuesto "expansivo" no encaja con la exigencia a las consellerias para que revisen a la baja sus aspiraciones presupuestarias. Máxime cuando el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, no ha dudado en lanzar una batería de ximoanuncios cuya materialización está condicionada a la llegada de fondos europeos.

Mónica Oltra y Ximo Puig, en Les Corts. Foto: KIKE TABERNER

En este sentido, desde las filas de la coalición se señala la incoherencia que supone plantear proyectos de reconstrucción para estimular la actividad económica si estos no van acompañados de suficiente dotación presupuestaria.

Como ya adelantó este diario, la cartera que había presentado a Hacienda una solicitud de mayor incremento fue la de Sanidad para hacer frente a la pandemia de la covid-19. Sin embargo, también consellerias de Compromís reflejaron un aumento presupuestario que distaba de la contención del gasto que pretende el departamento de Soler. Es el caso, por ejemplo, de Educación, que pidió un ascenso de en torno al 8%, lo que venía a significar unos 360 millones más que en las cuentas de 2020. 

Agricultura, por su parte, cifraba el aumento de presupuesto alrededor del 21% sin contar el Capítulo I de personal, por lo que crecería hasta los 380 millones. Un incremento justificado en la necesidad de incrementar las partidas cofinanciadas por la Unión Europea -puesto que conlleva aumentar la parte que aporta la Generalitat- y que la Agencia de Garantía Agraria también ha de ser dotada de más dinero al estar condicionado a Europa. Concretamente, esta la financiación condicionada la contabilizan en seis millones más. 

Desde el departamento remarcan igualmente que están llevando a cabo las negociaciones en tres líneas en paralelo: presupuestos, fondo covid y fondo de reconstrucción. A lo cual añaden que han de pagar la DANA del año pasado y realizar aportaciones a la emergencia climática, tal y como figura en la declaración al respecto impulsada por el Consell. 

Si bien este diario no pudo concretar el montante total de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, fuentes de este departamento sí admitieron un ascenso respecto al ejercicio anterior tanto en el Capítulo I como en prestaciones como la Renta Valenciana de Inclusión, ya que el próximo año, aseguraron, debería comenzar "como mínimo" con el dinero que está dentro del sistema. Asimismo, también calibraron un aumento debido al incremento de las solicitudes y las resoluciones en el ámbito de la dependencia, y alguna inversión en lo que se refiere a infraestructuras.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, junto al president de la Generalitat, Ximo Puig. Foto: KIKE TABERNER

Un descontento alimentado por el flirteo con Ciudadanos

Por si la exigencia de recortes no fuera suficiente, el descontento en el seno de la coalición que lidera Oltra se ha visto alimentado esta semana por las conversaciones de Ximo Puig con el líder autonómico de Ciudadanos, Toni Cantó, para explorar un posible respaldo de los naranjas a las cuentas de la Generalitat. Unas conversaciones que este lunes concluyeron en un compromiso por parte de Presidencia de constituir un grupo de trabajo con el partido naranja para estudiar el encaje de varias propuestas del partido de Cantó en los Presupuestos de la Generalitat de 2021. 

En este sentido, el síndic de Compromís Fran Ferri y su homóloga de Unides Podem Naiara Davó confirmaron este martes tras la Junta de Portavoces que desconocían los pormenores de este grupo de trabajo: los portavoces de la coalición valencianista y la formación morada en Les Corts admitieron que no se les había invitado, al menos por el momento, a formar parte de ese equipo negociador a pesar de que también ellos forman parte del Gobierno valenciano. Tampoco conocen si las negociaciones que se llevarán a cabo por este grupo de trabajo entre Presidencia y Ciudadanos lo harán antes de que el Consell presente el proyecto de ley el próximo 30 de octubre o si estos trabajos se centrarán en tratar de llegar a acuerdos en la fase de enmiendas parciales una vez las cuentas autonómicas lleguen al Parlamento valenciano.

Toni Cantó. Foto: KIKE TABERNER

No obstante, ambos síndics se mostraron partidarios de que la fórmula que se aplique sea la segunda, dado que, según Ferri, "es el procedimiento que marca el Estatut". Es decir, que la Carta Magna valenciana define que el Presupuesto de la Generalitat lo elabora el gobierno de turno y los partidos de la oposición solo tienen participación en su elaboración ya en la fase de enmiendas, cuando los cambios que se pueden acometer sobre él son mínimos. Por su parte, Davó pidió que las propuestas se lleven a la Cámara y una vez allí se negocien "enmiendas independientemente de que pueda haber reuniones entre partidos y el president". Asimismo, aseguró que "todo lo que trabaja el Consell del Botànic lo hace de forma conjunta", por lo que su grupo "pedirá más información a Puig" para que clarifique qué protagonismo va a tener este equipo de trabajo, quiénes lo van a integrar y en qué términos y plazos va a negociar. 

En cualquier caso, las intervenciones de ambos portavoces pusieron de manifiesto que existe una falta de comunicación entre las fuerzas que conforman el tripartito, ya que un día después de que se produjera el encuentro entre Cantó y Puig, los socios del PSPV en el Ejecutivo aseguraron que conocían los detalles del encuentro por lo que leyeron en los medios. 

Noticias relacionadas

next
x