X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de febrero y se habla de alicante patrimonio benidorm PICASSO cultura altea PRIMARIAS PSPV Turismo

análisis

Así es la 'nueva Mapfre': operativa y saneada

14/02/2019 - 

MADRID. Tras analizar los resultados presentados por Mapfre la semana pasada, no puedo ocultar cierta decepción inicial pero en esto de la bolsa hemos aprendido a ser fríos, pacientes y prudentes. A continuación, paso a comentar mis motivos. En efecto, la compañía presenta un descenso acusado de beneficios, una bajada preocupante del negocio en general y algunos aspectos que denotan que aún no ha alcanzado una velocidad de crucero en su negocio fuera de España. 

Si no hubiera sido por el mercado local la compañía habría tenido serios problemas para presentarse ante los mercados financieros al cierre del ejercicio. Persiguen un plan estratégico que contemplaba el objetivo de llegar a un beneficio neto en 2018 del entorno de los 800 millones de euros... cuando han presentado menos de 530 millones. Sus explicaciones están basadas en un alto índice de catástrofes naturales y un periodo de devaluación de divisas. Pero cualquiera puede observar que el primer factor es intrínseco al negocio (y el knowhow de la compañía debería haberlo considerado) y el segundo puede contrarrestarse con la estrategia financiera adecuada. En definitiva se supone que el equipo gestor está para asumir esas responsabilidades.

Pero no olvidemos que gran parte de la caída del beneficio neto es debida a un apunte contable de provisiones extraordinarias del fondo de comercio, algo que no me preocupa en exceso. Sin tales provisiones el beneficio se habría mantenido igual que en el 2017 (en torno a los 700 millones de euros… dejemos las cifras de detalle para los contables). Sin olvidar la decepción por la desviación negativa con respecto a los objetivos del plan estratégico (a mi juicio la principal causa de la desconfianza creada en el universo de analistas que se refleja en el acusado descenso de la cotización), centrémonos en aspectos más técnicos del negocio.

Devaluaciones locales

Mapfre justifica la bajada de los ingresos del negocio además de por la devaluaciones locales (que han incidido en el resultado neto menos de 17 millones euros de bajada lo que tampoco es para tanto) como el resultado de la política de renegociación de pólizas que lanzó hace ya tiempo y que ha provocado la pérdida de facturación no rentable, lo cual a mí me parece un movimiento inteligente (yo no creo en el crecimiento a cualquier precio salvo en contadas ocasiones y más en un negocio donde la prudencia es el leitmotiv). Así, entonó el 'mea culpa' reconociendo una gestión mejorable en su estrategia en EE UU y procedió a una retirada organizada. Igualmente con su división Mapfre Asistencia la cual se ha comprometido a llevarla a beneficios pronto y según parece está terminando de poner a tono su negocio digital tras unos resultados más bien pobres.

Mapfre nos dice que entre ampliaciones de capital “por motivos de refuerzo de solvencia” y compra de participaciones, en este pasado 2018 ha invertido casi 900 millones de euros. De ellos una parte importante es en restructuraciones que empezarían a producir beneficios desde ese momento, lo que nos sitúa en una mejor posición de salida en este 2019. A mi entender ése es el punto de inflexión en estos tiempos, dado que ya podemos considerar a la empresa con su nueva estructura ya operativa y saneada. Así tras estos ejercicios de reorganización deberíamos concluir que estamos en el punto de partida para empezar a cosechar frutos.

Sin embargo, estoy en la obligación de recordaros que la situación global para este 2019 se presenta peor que la observada en 2018 por los motivos macro (económicos y políticos) por todos conocidos y Mapfre no se escapa de todo ello, lo cual puede redundar en crecimientos demasiado débiles e insuficientes por lo que me temo que nos podemos olvidar de conseguir esos 800 millones de euros de resultado en 2019. En fin, las espadas siguen en alto y habrá que ve el trascurso de este ejercicio y la presentación del nuevo plan estratégico para ver su compromiso tras el fin de las restructuraciones.

José María Romeral es analista colaborador de Investing.com

AVISO IMPORTANTE:

Mi artículo solo incluye una opinión sobre un valor sujeto a volatilidad y riesgo y en ningún momento pretende motivar o incentivar la inversión o desinversión en el mismo. Los análisis, comentarios, opiniones recogidos en el mismo son subjetivos y meramente informativos, formativos u orientativos, no pudiendo ser considerados como recomendaciones personalizadas de inversión ni asesoramiento profesional, siendo el inversor el que deberá valorar, asumir el riesgo y tomar la decisión sobre su inversión, y en ningún caso son vinculantes de responsabilidad al resultado económico que de su uso resultara por quienes las pusieran en práctica.

Noticias relacionadas

next