Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

entrevista. presidente de la asociación de empresas del sector de la energía (asener) 

Amat: "Las empresas y municipios de Alicante deberían reducir potencia eléctrica con la crisis"

7/04/2020 - 

ALICANTE. El ingeniero y master en Energias Renovables, Fernando Amat (Elda, 1967), preside la Asociación de Empresas del Sector de la Energía de la provincia de Alicante (Asener), desde su fundación en 2005. El colectivo empresarial se constituyó para promover el uso eficiente de la energía, y las renovables  en la provincia de Alicante y hoy agrupa a unas 50 firmas entre las que figuran ingenierías, consultorías energéticas e instaladores especializados en renovables y fabricantes. Tras 15 años de existencia, Asener se ha convertido en miembro de la Mesa del Autoconsumo de la Generalitat y colabora con la Agencia Provincial de la Energía de la Diputación de Alicante. 

Asener participa también en las mesas sectoriales, junto a Avasem (la asociación valenciana de empresas del sector), en el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), en APEME y en los colegios profesiones de ingenieros entre otros. Además, Amat es director técnico de la ingeniería Amat y Maestre, especializada en proyectos industriales, que ha coordinado la dirección de construcción de naves y edificios terciarios, cálculo y dimensionamiento de instalaciones para empresas como Vialco, La Escandella, Pompadour o Tempe.

En esta entrevista, conversa con Alicante Plaza sobre las posibilidades que ofrecen las medidas puestas en marcha por el Gobierno central encaminadas a aminorar costes energéticos con motivo de la declaración del Estado de Alarma.

-La orden de confinamiento general y la suspensión de actividades no esenciales acordada con motivo de la crisis sanitaria ha afectado de lleno a pymes, autónomos e industrias, que han tenido que cerrar sus negocios o parar sus procesos de producción mientras siguen asumiendo costes fijos, como los alquileres o los consumos de agua y electricidad. ¿Se ha habilitado alguna disposición para aliviar esa carga por lo que respecta al gasto eléctrico?

-Sí. Desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo donde se adoptaban medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al Covid-19, se permite entre otras medidas de flexibilización, la suspensión temporal de los contratos de suministro o la modificación de los términos de potencia en las empresas afectadas por la paralización o la disminución de su producción, mientras dure la declaración del Estado de Alarma.

"LA MEJOR OPCIÓN SERÍA LA DISMINUCIÓN DEL TÉRMINO DE POTENCIA, QUE SUPONE CASI EL 50% DEL PESO DE LA FACTURA (...) LOS AHORROS TOTALES PUEDEN LLEGAR AL 80% SI SE CUENTA LA POTENCIA Y EL CONSUMO"

-¿Es un sistema operativo y realmente útil?

-Yo diría que después de que el presidente del Gobierno anunciara el pasado 4 de abril la ampliación del Estado de Alarma, por lo menos hasta el próximo 26 de abril, no es que sea una medida útil, sino que se hace necesaria. Puede suponer un ahorro considerable en los costes fijos de las empresas o administraciones, siempre dependiendo de los tipos de suministros y potencias contratadas que se disponga.

-¿En qué consiste en concreto?

-Existen dos posibilidades. Por un lado, la suspensión del suministro y del pago de las facturas de electricidad, además de los pagos del gas natural, y productos derivados del petróleo, teniendo que hacer frente aun así al pago de los peajes, y de los impuestos indirectos durante ese periodo. Y por otro, la reducción temporal del término de potencia, que es la parte fija del recibo, mientras dura esta situación.

-¿Cómo se debe proceder para implantar esos cambios y, sobre todo, suponen algún coste?

-Se deben solicitar a las empresas comercializadoras. Una vez solicitados, los cambios deberán aplicarse en el plazo máximo de cinco días naturales y no tendrán coste para el usuario. Tanto en el caso de la electricidad como del gas, los usuarios podrán solicitar –en el plazo de tres meses desde el fin del Estado de Alarma- una nueva modificación del contrato sin coste alguno, salvo que la nueva potencia eléctrica que se contrate sea superior a la que el usuario tenía previamente o que, en el caso del gas, sea necesario realizar una puesta en servicio, consecuencia de un cierre previo al Estado de Alarma, y una puesta en seguridad de la instalación.

-¿Pero para un negocio es viable suspender el suministro energético?

-En las actividades industriales, en las administraciones públicas o en los servicios es difícil, ya que las mismas siempre tienen algún servicio esencial que deben tener en funcionamiento: alarma, cámaras frigoríficas, servidor, telefonía, etc… Es la potencia que se denomina stand-by de la instalación. Por eso, la mejor opción sería la disminución del término de potencia, que supone casi el 50% del peso de la factura, para las tarifas a partir de 15 Kw. En las de menor potencia, será el empresario el que valore, al ser la reducción mas limitada, si compensa su modificación.

-¿De qué ahorro estaríamos hablando en ese caso?

-Los ahorros totales según el tipo de tarifa pueden llegar al 80% o 90% en unas condiciones normales, tanto por la reducción del término de potencia mencionado, como por la energía que se deja de consumir. Si el contrato es 3.X mayor de 15 Kw., se puede modificar los tres periodos al stand-by de la actividad en el momento actual, o reducir el P1 Y P2 y mantener el periodo mas barato P3 si se quiere ser mas conservador y mantener la potencia que teníamos originalmente contratada. Si el contrato es de tarifa 6.X (6 periodos), potencias contratadas mayores de 450 Kw., debería reducirse los periodos P1 al P4 al mínimo de stand by de su industria o actividad, manteniendo los periodos mas económicos P5 yP6 con la potencia que se tenga contratada. 

Así cuando comience de nuevo la actividad, como abril y mayo es todo periodo 5 y 6, se podrá realizar el aumento sin prisas, y en todo caso, se tendría de plazo hasta principio de junio cuando entran de nuevo los periodos que se habían reducido.

-Ha citado a las administraciones, ¿también pueden acogerse a esas reducciones los ayuntamientos?

-Sí, esta posibilidad excepcional -ya que la legislación solo permitía en condiciones normales una modificación del contrato anual-, puede suponer miles de euros mensuales a empresas con grandes potencias contratadas, pero también importantes ahorros a las que dispongan de varios suministros, como las administraciones locales, o las de contratos de potencia media. Yo diría que los ayuntamientos, y en especial los de esta provincia, deben acogerse a esta medida. Están obligados a ahorrar para disponer de los máximos recursos para la etapa de recuperación, tanto como nuestras actividades empresariales, que necesitarán de esta reducción para minimizar las pérdidas de este periodo.

"NUESTRA PROVINCIA DISPONE DE SECTORES MUY ESTACIONALES TANTO EN EL SECTOR INDUSTRIAL, COMO EN EL TERCIARIO CON LOS HOTELES O LA RESTAURACIÓN DE TEMPORADA, O INCLUSO EN LA SEGUNDA RESIDENCIA, QUE NO PUEDEN MODIFICAR SU TARIFA EN TODO UN AÑO"

-¿Por qué incide tanto en la oportunidad que esta medida supone para empresas y ayuntamientos de la provincia?

-Se debería tener presente que nuestra provincia dispone de sectores muy estacionales tanto en el sector industrial (calzado, juguete, turrón, helado), como en el terciario con los hoteles o la restauración de temporada, o incluso en la segunda residencia, que no pueden modificar su tarifa en todo un año. Esto obliga a pagar por la mayor potencia consumida de toda una anualidad, aunque existan meses donde prácticamente no se consume. Si la provincia quiere arrancar con fuerza y recuperar cuanto antes nuestro tejido industrial y comercial, debería de aplicar estas medidas y algunas otras más allá del Estado de Alarma, medidas excepcionales que nos harán ser más competitivos, y afrontar con más garantías los duros momentos que a buen seguro quedan por llegar, y que juntos podremos superar. Además, sería un buen momento para conseguir que estas modificaciones pudieran seguir activas después del Estado de Alarma para que los sectores productivos fueran más competitivos y puedan ajustar sus potencias a la verdadera curva de su reactivación y a su temporalidad. Sobre todo mientras se consolida la recuperación.

Noticias relacionadas

next
x