X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

de 'marketplace' a 'peer to peer'

Aluvión de soluciones 'proptech': ¿Vuelve la burbuja inmobiliaria?

5/03/2018 - 

MADRID. La desaparición de prácticamente todos los carteles de ‘Se vende’ que durante algunos años poblaron los balcones de las principales ciudades españolas hace sospechar a algunos de que se está fraguando una nueva burbuja inmobiliaria en el país. La explicación del porqué de esa limpieza la ofrece José Carlos Fornieles Martínez, cofundador de Dyndong. “No es que estén todas las casas vendidas. Es un problema de las inmobiliarias, que no encuentran inmuebles para ofrecerlos en exclusividad. Si no consiguen esta condición no pueden publicitar los inmuebles de la misma manera que tampoco puede anunciarlo el propietario si concede este régimen a una única compañía”.

Tampoco Pablo López, CEO de Betterplace, quiere hablar de burbuja inmobiliaria. “En Betterplace confiamos en que la burbuja inmobiliaria que se vivió sirva de aprendizaje para que hoy no se cometan muchos errores. Lo que sí puede decirse es que hay un repunte claro en el sector alentado por la mejora económica. Personalmente creo que se trata más de ciclos económicos”. Coincidiendo con la versión ofrecida por Fornieles, reconoce el problema de las inmobiliarias para captar inmuebles en exclusividad. A solventar este problema dirige precisamente esta startup una de sus soluciones inteligentes con una tecnología basada en el análisis de datos (big data) geolocalizados. Las inmobiliarias aprovechan esta herramienta para la captación y valoración de inmuebles con información actualizada del mercado las 24 h del día y desde cualquier dispositivo.

Entiende Pablo López que tal vez sea excesivo el número de inmobiliarias que operan  actualmente en el mercado por lo que, en su opinión, solo aquellas que sepan diferenciarse podrán subsistir. Y como en otros sectores, también aquí la clave parece estar en el uso temprano de las tecnologías y la digitalización.

El 'proptech'

Para agrupar las numerosas soluciones tecnológicas que surgen para innovar en el sector inmobiliario se acuñó el término proptech (contracción en inglés de propiedad y tecnología). En términos generales hace referencia al grupo de startups que combinan un componente tecnológico con la aportación de valor al mundo inmobiliario en todas sus verticales, desde la compra-venta y alquiler de inmuebles, hasta la construcción, el acondicionamiento, la gestión o la inversión.

En España se dispone ya de un observatorio proptech que aglutina a la mayoría de las startups que giran en torno a esta industria, todavía con peso muy significativo en la economía nacional. Sólo al sector inmobiliario se le atribuía en 2016 una contribución al PIB cercana al 10%.

En términos generales, la mayoría de startups proptech se clasifican en dos grandes grupos. Están, por un lado, las plataformas de administración de propiedades que alteran el modelo de agencia inmobiliaria tradicional y, por otro, las que se presentan como una oportunidad en el desarrollo de la propiedad inherente a la tendencia creciente a los préstamos alternativos. En proptech detectan hasta10 categorías correspondientes a otras tantas oportunidades de negocio entre las que se encuentran: Portales y marketplaces, peer to peer, big data, realidad virtual, inversión inmobiliaria, domótica, financiación hipotecaria, marketing inmobiliario, gestión y software inmobiliario.  De todas las referidas, las soluciones más numerosas corresponden a los marketplace seguidos por las que propugnan un modelo Peer to Peer.

Adiós a los intermediarios

En el caso de la ya mencionada Dyndong lo que hacen es combinar un modelo de negocio P2P con otro B2B. Así, la plataforma se queda al margen de las negociaciones entre pares una vez que pone en contacto a propietarios de inmuebles con potenciales compradores o inquilinos. Para monetizar incluyen una tercera pata donde pueden registrarse profesionales y empresas relacionadas con el sector, como pueden ser un servicio de mudanza, reformas, pintura, asesores fiscales…que sí retribuyen a la plataforma con una comisión por los encargos conseguidos.

José Carlos Fornieles Martínez, cofundador de Dyndong

En Spotahome, sin embargo, se ciñen a la parte de alquileres. Su marketplace ofrece anuncios de apartamentos, habitaciones, estudios y residencias de estudiantes de alquiler no vacacional superior a 30 días a través de una plataforma de reservas. El proceso es 100% online, sin visitas.  Lejos de los agentes tradicionales, es el propio equipo de Spotahome el que visita y comprueba personalmente, a través de los Homecheckers,  todas las propiedades que publican.  Así es como gestionan ya más de 40.000 viviendas en los 9 países en los que opera.

Otra tendencia: la adquisición conjunta de bienes 

En el campo de la inversión, contamos con plataformas como Housers o Inveslar. Con sus respectivas diferencias, el objetivo que comparten es ‘democratizar’ la inversión inmobiliaria a través del crowdfunding. También Brickfunding se orienta en esta dirección. Su impulsor, Juancho Arregui, lo define como una plataforma que agrupa en una sola web todos los proyectos de crowdfunding inmobiliario disponibles en internet. Esto permite al inversor global rastrear el mercado internacional en busca de las mejores oportunidades de inversión en las principales ciudades del mundo. Aunque parezca chocante, cada vez es más habitual la adquisición de un inmueble de manera conjunta con otros inversores, de aquí las más de 200 plataformas de crowdfunding inmobiliario que existen en el mundo. Así es como se construyó el BD Bacatá, en Colombia, convirtiéndose en el el primer rascacielos del mundo financiado por crowdfunding.

En cuanto a la inversión inmobiliaria total, recientemente la consultora Forcadell anunciaba que España había superado los 13.500 millones de euros en 2017 situándonos en el cuarto puesto con volumen de inversión después de Alemania, Francia y Reino Unido. Alguna querencia por el ladrillo parece que nos queda.

next
x