X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis ap - la situación electoral en la segunda ciudad de la marina alta

#26M en Xàbia: un termómetro para medir si José Chulvi es alcalde, o 'barón' socialista

12/05/2019 - 

XÀBIA. Xàbia ha vivido una legislatura tranquila. El secretario provincial del PSPV de Alicante y alcalde, José  Chulvi, logró una amplísima mayoría de 14 concejales. Fue una barrera histórica del PSOE en la segunda localidad de la Marina Alta, con más 5.655 votos, Chulvi consiguió margen para desarrollar su programa electoral en Xàbia y sobretodo para terminar por fin, tras quince años de trabajos, la revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Con un PSOE fuerte, este documento ha salido adelante, alejando del municipio el fantasma de la voraz expansión urbanística, que Xàbia ha vivido hasta ahora y que en algunos puntos deja imágenes impactantes como las inundaciones del Arenal por un plan general que permitía construir en una zona húmeda.

Chulvi y su equipo afrontan esta convocatoria electoral con el desgaste que lleva un gobierno con tal mayoría absoluta. Estratégicamente, el alcalde sumó a su equipo al único concejal de Compromís, Vicent Colomer y una concejala independiente. Eran 16 contra 5 en la oposición. Chulvi justificó a principios de legislatura que teniendo en el Consell un pacto con Compromís, en Xàbia también debía sumarse la coalición al gobierno. Sin embargo, la lectura vista desde fuera fue otra, anuló cualquier atisbo de crítica por parte de Compromís, que solo este último año ha sido capaz de desmarcarse de las decisiones del PSPV en Xàbia, se abstuvieron en la votación del nuevo y proteccionista plan general. Una abstención que Colomer justificó en la falta de participación ciudadana en la elaboración del mismo.

Con todo, el reto del PSPV será mantener el poder y hacerlo con el menor coste posible. En el entorno del partido son consciente de ese desgaste: obras fallidas, servicios que no funcionan como deberían, y todo ello con la Ley de Contratos como origen de todo. Los jardines municipales hasta la modificación de la norma los mantenían jardineros autónomos de Xàbia “ellos siempre querían quedar bien y los tenían perfectos”, defendía un concejal del gobierno, se contrataba con un procedimiento menor. Al hacer, ahora, un concurso público entran las grandes corporaciones que solo miran el dinero. Los jardines por arreglar. Y así con todo, calles sucias, alumbrado..

El capítulo de las obras fallidas en Xàbia ha sido seguido por Alicante Plaza puntualmente. La obra del auditorio está en fase de segunda adjudicación. Hace ahora un año la primera empresa adjudicataria abandonó los trabajos. Un proyecto de 3,3 millones de euros del que ejecutó escasamente 67.000 euros. En estos momentos, los técnicos municipales, estudian la documentación de las cinco empresas que se han presentado, por suerte para Xàbia ni esa constructora ni la que se adjudicó la obra del puente están entre ellas.

Y es que la de reforma del puente de Triana es la otra obra fallida. Esta dotación sobre el cauce del río Gorgos, casi en la desembocadura, que quedó muy debilitada tras la riada de 2007. Desde entonces el Ayuntamiento de Xàbia ha tardado 10 años en diseñar un proyecto nuevo. También la constructora abandonó los trabajos, sin siquiera haberlos comenzado. Y el puente ahí sigue, aguantando riadas y carros y carretas.

Pero si estos son los puntos negros del gobierno de Xàbia, la apuesta por la sostenibilidad y el medio ambiente están en el otro lado. El propio  Chulvi se comprometió a sacar adelante la revisión del Plan General de Ordenación Urbana y lo ha conseguido. Un plan general que incrementa el suelo no urbanizable hasta los 42 millones de metros cuadrados (de untérmino municipal de 68,93 millones), protegiendo zonas hasta ahora  edificables como el Saladar (un antiguo humedal que recoge el agua que cae de las urbanizaciones) y que se inundó, junto a todo el Arenal, hace unas semanas cuando en 12 horas cayeron más de 300 litros por metro cuadrado.

El futuro del urbanismo de Xàbia pasa también por la protección de la última porción de suelo sin edificar en la falda del Montgó, así como una zona entre los núcleos urbanos del pueblo y el puerto. Se permitirá la construcción pero en las zonas que “completen la trama urbana”. El horizonte de población será de 36.000 habitantes, 9.000 más de los que hay en la actualidad.

Otras medidas que puso en marcha Chulvi fueron el balizamiento de las cuevas que jalonan el sur de la costa de Xàbia, así como el control de accesos a la Cala Granadella y la utilización de un trenet para desplazar a los turistas a esa emblemática playa que ha renovado la bandera azul este 2019.

 El lado positivo el reconocimiento que hizo el Consell de la “deuda histórica” que tenía con Xàbia. Desde 2002 prometiendo una piscina, en 2005 plasmada en un convenio que acabó en el cajón del olvido, en 2011 la crisis de la Generalitat la devolvió a ese sitio, y en el 2015, en la primera reunión de Chulvi con Ximo Puig, le arrancó el compromiso para ejecutarla. La incluyó en las cuentas del Consell y ya está en fase de redacción el proyecto.

Las opciones en las elecciones

El próximo 26 de mayo los vecinos de Xàbia decidirán si vuelven a darle al secretario provincial socialista la mayoría u optan por un cambio de gobierno. El PP, que tocó suelo en 2015 con 2 concejales, apuesta por la renovación con Rosa Cardona y tras sumar durante estos años a los miembros de uno de los partidos independientes que existía en el municipio (Xàbia Democrática). Compromís, con un concejal, busca mantenerlo y ampliarlo.

También se presenta el partido Ciudadanos por Jávea, uno de los históricos partidos independientes del espectro de la derecha de Xàbia, siempre dispuesta a apoyar la gobernabilidad del municipio, ya sea el mayoritario los socialistas o el PP. CpJ, se presentó en coalición con Xàbia Democrática en 2015, sacaron cuatro concejales.

Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, participa por segunda vez en unas elecciones en Xàbia. En la primera, obtuvieron 334 votos, se quedaron a un centenar de sacar representación en el Consistorio. En esta nueva convocatoria, su cabeza de cartel será Enrique Escrivá, un joven nacido en el municipio que forma parte del equipo del partido naranja en les Corts.

Tratarán de aprovechar la ola de C's para conseguir el respaldo s su lista. Y debuta Podemos. El círculo local presenta lista electoral, con un residente al frente, es Bernhard Feiner. Podemos ha estado durante toda la legislatura en Xàbia, con reuniones todos los meses y con cierta presencia pública y cuenta con esa baza como principal argumento para su campaña.

A la hora de posibles pactos, en caso de necesitarlos, Chulvi puede volver a apoyarse en Compromís si logra ampliar sus concejales o hacerlo en Ciudadanos por Jávea. No parece probable que vaya a pactar con el PP o Ciudadanos, que sin embargo, si las sumaras dieran, podrían hacer un gobierno alternativo también con los independientes. Un escenario posible que no parece ser muy realista, aunque el día de las urnas todo puede pasar. La otra gran incógnita será cuál será el futuro de Chulvi, ahora también con escaño en las Cortes Valencianas. Si seguirá de alcalde, o de barón, donde le diga el partido.

DATOS DE INTERÉS

2015

Población: 27.681

Paro: 1.881

Renta per cápita disponible: 19.067 euros



2019

Población:  27.224 

Paro: 1.398

Renta per cápita disponible: 19.602


Noticias relacionadas

next