X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LA COMPAÑÍA SPIN OFF DANZA, DEL COREÓGRAFO ALICANTINO DANIEL HERNÁNDEZ

“'¿Y después?' Es de las pocas representaciones de danza en el Festival Internacional Brucknerfest 2017”

Fotos: David Sardaña

24/09/2017 - 

ALICANTE. El día 27 de septiembre,  a las 19:30 horas, la Posthof –Zaitkultur am Hafen, el centro de cultura contemporánea de la zona portuaria de la ciudad austríaca de Linz, verá subir al escenario a los alicantinos Daniel Hernández y Dolma Jover, en una coreografía del primero sobre una composición de Michael Hazod, inspirada en el Romancero Gitano de Federico García Lorca, y utilizando como base rítmica uno de los palos tradicionales del flamenco, la seguiriya. Los pogromos sobre los gitanos andaluces en la ciudad de Jerez de la Frontera en los años treinta, sirvieron al autor para establecer una analogía con hecho similares en la actualidad, a lo largo del mundo, como las masacres de Boko Haram en Nigeria, Mali, Níger, Chad o Camerún.

¿Y después?  Es el nombre de este espectáculo que forma parte de la programación del Brucnerfest que se celebra en Linz entre el 16 de septiembre y el 13 de octubre, con sede principal en la Brucknerhaus. Daniel Hernández, bajo su alter ego como compañía, Spin Off Danza, encabeza este proyecto de coproducción hispano-austríaca, con dirección de escena de Emilio Manzano,vestuario de Emilio Morales, visuales de Luis Miguel Manzano y Alejandro Barranco, y la interpretación de la partitura de Michael Hazod a cargo del Ensemble Wells, dirigido por Franz-Josef Hauser, con Eva Marschall  como soprano, Sophie Wahlmüller a la viola, David Volkmer  a la guitarra, Sebastian Hazod  al contrabajo y la percusión de Markus Lindner. El estreno podrá verse en directo a través de streaming .

El bailarín y coreógrafo Daniel Hernández (Alicante, 1979) se formó en el Conservatorio de Danza de Alicante en Danza Clásica y Danza Española. En 2002 fue becado en el Centro Coreográfico de la Comunidad Valenciana en donde comenzó su formación en Danza Contemporánea. Como intérprete ha formado parte de los elencos de Ibérica de Danza, Ballet Teatro Español Rafael Aguilar y Flamencos En Route (Suiza) entre otras formaciones. Su compañía, Spin Off Danza, es el sello con el que el coreógrafo y bailarín promueve y presenta sus obras de autor, y también el punto de encuentro fugaz entre compañías y/o artístas al más puro estilo spin off, ese término anglosajón que se emplea para designar la unión puntual de talento para abordar un reto conjunto. Actualmente forman parte como compañía residente de la convocatoria de este año de los Teatros del Canal, en Madrid.

En una comunicación Alicante-Linz no exenta de un cierto decalaje, hemos mantenido una conversación con sus momentos off line y sus momentos on line:

- Vamos a ir en sentido inverso, empezando por el final: nos puedes explicar qué es  ¿Y después?

Pues es una obra muy global, un cuadro en movimiento, un paisaje desde la ventana de un tren. Es una pieza del compositor austriaco Michael Hazod que hace referencia al “Romancero gitano” de Lorca, con una puesta en escena y una dramaturgia muy conceptuales y con la dirección coreográfica de uno que le habla.

- ¿Qué lo diferencia de coreografías anteriores, como Persona o Aguanta? ¿Qué tienen en común?

Cuando hice PERSONA o cuando empecé el proceso junto a Mario G. Sáez de AGUANTA tenía unos intereses artísticos y unos caminos que quería transitar, hoy en día éstos ya están recorridos y tengo muchos nuevos por descubrir. Otro factor significativo es las circunstancias, con ¿Y después? cuento con medios, infraestructura, un director de escena/dramaturgo, Emilio Manzano, que es un pequeño genio y una investigadora, Dolma Jover, que está siendo una complice de creación y de escena envidiable.
En común yo diría que en las tres piezas se mantiene mi identidad contemporánea con bagaje de danza española, es algo con lo que me sigo encontrando muy cómodo y que nunca sabría como definir con etiquetas.

- ¿Cómo acaba '¿Y después?' en el BRUCKNERFEST 2017? 

En realidad no es cómo acaba sino como empieza el proyecto, arranca desde la idea y la conceptualización inicial del compositor, es él el que me contacta porque buscaba un creador de mi perfil, vio mis trabajos en internet y fue más que suficiente para que creyera en mi capacidad y en mi criterio artístico. De ahí parte la propuesta que le lleva a hablar con Brucknerhaus (que es como el Palau de la Música de Linz) y con otras entidades como la región de Upper Austria o el Ayto. de Wels, estos agentes son los que patrocinan el proyecto. ¿Y después? es una de las pocas producciones al año que hacen en relación con la danza y una de las pocas que se realizan, además, en el contexto del Festival Internacional Brucknerfest 2017 dentro del Posthof (que es uno de los escenarios más relevantes de la ciudad). Vamos que ha venido todo de cara, aunque ha sido un largo proceso de negociación y ajustes de presupuestos que ha durado más de dos años.

-¿Qué diferencia producir un espectáculo como este en el contexto de un gran festival, en una ciudad emblemática de la alta cultura europea, y en una pequeña sala alicantina?

Pues principalmente las ayudas económicas y de recursos, pero también el valor que se otorga al artista como alguien que hace algo muy positivo para la sociedad. En España generalmente son dos cosas que no están de nuestro lado. Por ejemplo llevamos un mes aquí preparando el estreno y hay carteles de ¿Y después? por toda la cuidad desde antes de que llegáramos, en la sección de cultura de la región salimos todas las semanas…En las pequeñas salas, generalmente, vas a caché muy “ajustado” (que te llega para pagar todos los gastos y ganar un pequeño sueldo) o directamente a taquilla, con lo que fácilmente puedes salir a pagar…Ahora, también te digo que estoy deseando tener la oportunidad de representarlo en Alicante o en España pero eso sí, no de cualquier manera, es un proyecto que debe cumplir unos requisitos económicos y de logística que si no se alcanzaran sería un crimen hacia la pieza y para eso no hemos echado las horas que le hemos echado.

- ¿Hay un especial interés de la cultura austriaca hacia la danza española? ¿Un interés contemporáneo o ciertas reminiscencias familiares de un pasado común dentro del Imperio?

Pues en realidad se nota que por aquí hay mucha devoción por la música, y por ende, de la cultura. A los españoles nos ven como algo exótico (en el buen sentido). En realidad no sé si les atrae la danza española más o menos que en otros lugares de europa, pero si que es verdad que hay cierta gente aquí que se la ve apasionada y que conecta mucho con nuestro temperamento. La antigua bailarina Fanny Elssler, que era de Viena, aprendió de manos de una española, la bailarina bolera Dolores Serral, “La Cachucha” con la que fue muy conocida por interpretarla y que la dio a conocer por todo el mundo. 

- ¿El espíritu 'spin off' hace que Daniel Hernández sea cada vez más un bailarín contemporáneo que un bailarín de danza española? ¿Cómo se conjugan ambos lenguajes: estilísticos, gestuales, iconográficos?

Spin Off Danza es Daniel Hernández cuando tiene la libertad creativa y el espacio para desarrollarse, ya no hay etiquetas, creo que se pierde mucho el tiempo y se cierra la mente etiquetando tan fino, si hubiera una etiqueta sería #DanielHernandez.

Hace poco un amigo me comentaba que le encantaba “Spin Off”, porque para él significaba que cada pieza que creaba era un spin off de mi “yo” creador. En realidad es algo que me define mucho porque tengo una necesidad de reinventarme cada vez, mientras al mismo tiempo voy consolidando más mi identidad. Cuando arranqué este sello no lo quise llamar compañía de danza porque para mi es un punto de encuentro con otros artistas y otras disciplinas y 4 años después estoy, estoy indagando más en el campo performativo e instalativo al mismo tiempo estoy investigando más sobre le mundo audiovisual, es un lugar de libertad de creación.

- Parece que hay como un resurgir del interés por la danza, que se formaliza en la existencia de un circuito de danza de pequeño formato. En un mundo actual que tiende a ofrecer "experiencias" como método de ocio y conocimiento, la danza, en tanto que arte casi puro, ¿es un 'producto ideal' o mantiene un espíritu underground?

Yo soy un reivindicador de la cultura y por supuesto del arte relacionado con el cuerpo en vivo. Es un arte efímero, único, lo que ves en una pieza así…ése instante es real, está vivo, queda en tu retina como algo que ha pasado en realidad. Creo que en esta era tan informatizada se está poco a poco dando valor a esa autenticidad que da la danza o la performance. Por otro lado entiendo que tiene que haber todo tipo de público y de trabajos artísticos, pero lo que yo hago, con lo que me siento más identificado es con el arte como cultura y no como entretenimiento. El arte como motor de pensamiento crítico, hacia la sociedad o hacia uno mismo, el arte que remueve que no deja indiferente, el que te rompe los esquemas para crearte otros, el que abre posibilidades de interpretación y no te lo acota y te lo da mascado…y yo si no hago eso, prefiero hacer otro tipo de trabajo ajeno al arte.

- ¿Cual es el próximo proyecto de SpinOffDanza... o de Daniel Hernández?

Pues en cuanto acabe aquí en Linz, voy destino Madrid para embarcarme en el segundo periodo de residencia en el Centro de Danza del Canal, con el proyecto que llevo desde febrero produciendo llamado All Cats Are Beautiful (ACAB) es una pieza que esta a caballo entre la danza, la instalación y la performance en la que cuento con mis admirados y amigos Abraham Hurtado en la dirección y con Alberto Alonso como compañero de acción, y con espacio sonoro de Selu Herraiz. Tras ese mes de residencia tenemos unas muestras del proceso en la Sala Carme Teatre de Valencia (27,28 y 29 de octubre) y después realizaremos una instalación dentro del Festival Fenòmens de Barcelona e 11 de noviembre. Al mismo tiempo estoy planteando un nuevo proyecto junto a Emilio Manzano que tras la experiencia austriaca nos ha nacido una necesidad imperiosa de seguir colaborando juntos. 

- Y ese deseo expresado anteriormente de ver representado ¿Y después? en escenarios españoles, ¿para cuándo?

Uy... fácil pregunta, difícil respuesta. En España, al menos que tengas nombre, es muy difícil vender un proyecto de esta índole sin estrenarlo, tendremos que esperar a tener el vídeo  (tendremos dos: el video del canal que hará el livestreaming y uno profesional contratado por nosotros) para poder llamar a puertas y ver qué tal. Sinceramente, me encantaría mucho hacerlo en España, pero creo que será bastante complicado moverlo, los programadores no arriesgan mucho.

next