X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de noviembre y se habla de benidorm isla de benidorm ELCHE ARENALES DEL SOL CONSUM

en san juan de alicante

Villasonora 2017: electrónica, gastronomía y exposiciones en una finca del siglo XVII

4/05/2017 - 

ALICANTE. Salvo contadas excepciones, en la provincia se tienden a propuestas culturales tradicionales, con poca innovación: un concierto por aquí, un festival por allá, la clásica exposición… No son mayoría las propuestas multidisciplinares, quizá porque tampoco es que existan muchos espacios donde hacerlas, pero esto, como todo, es más cuestión de voluntad y de organizarlo. Como han hecho desde Villasonora, que tendrá el sábado su tercera edición: Villasonora – Arte y Campo. Una premisa que conjuga varias disciplinas artísticas, por eso no se acota en el título, con un lugar diferente que suele estar ajeno a esas expresiones culturales tradicionales. En este caso, se trata de una finca del siglo XVII ubicada en San Juan de Alicante. 

Esta es ya la tercera edición del Villasonora, pero la segunda que combina arte y campo. Los dos promotores que están detrás son Arturo Núñez y Andrés Company, que empezaron este proyecto en 2015 con el objetivo de, partiendo desde un enfoque global, apostar por lo local, tendiendo a la multiculturalidad y a la diversidad. Y de eso trata esta edición en la que convergerán música electrónica y house en el apartado exterior y arte dentro de la casa, con tres espacios. Como comenta Núñez, “el año pasado fue el primero con arte, experimentación y dos exposiciones con tres o cuatro artistas”. En cambio, este año ya hay trece artistas plásticos, once de ellos con una exposición colectiva en el hall, mientras que uno hará una performance pintando en directo (D. Roxas) y en la bodega habrá otra instalación de una artista holandesa, Atelier Fardou. Además, la exposición colectiva contará con el comisariado de Alcaina & Live, con quienes se han aliado este año para esta propuesta multidisciplinar.

Desde las 12 del mediodía se podrá disfrutar de las diferentes apuestas que se han preparado, y además, para aquellos que tengan niños pequeños, se ha organizado un espacio infantil para que nadie tenga impedimento para disfrutar de la jornada. Como apunta, Núñez, “esta propuesta va dirigida a un público de entre los 18 y los 30 años”, aunque siempre se acaba apuntando alguien más joven, por eso la entrada será gratuita para los menores de 16 años, fomentando así que no se queden fuera de este evento y que se relacionen con la música en directo. Porque desde Villasonora también intentan combatir los clichés que existen sobre la música electrónica, a la que también consideran (con toda la razón) cultura. De hecho, es también uno de los motivos por los que la jornada será diurna, aunque acabe a medianoche. 

En este sentido, tanto él como su compañero indican que están contentos con el nivel musical de este año y afirman no estar interesados en que sean productores reconocidos, simplemente en la calidad de los mismos. Apuestan por este tipo de jornada “porque en la zona no se le da mucha cabida a estas propuestas”, como relata Núñez, y añade que “es el tipo de evento al que nos gustaría asistir”. Entre las confirmaciones, destacan el sudafricano Levi Love y su house de señorío de residencia mancuniana, el abanico sonoro de Fábel (que ha colaborado en el nuevo disco del español Piek), la veteranía de uno de los djs históricos de Levante, José Rives, la capacidad de Perro Magnético para hacer música con un didgeridoo, ukeleles, fujaras y otros conocidísimos instrumentos, o el exotismo y diversidad que ofrecen Señora. Además, estarán acompañados de otros conocidos djs (en masculino y en femenino) de la zona. 

En lo que se refiere al aforo, pueden caber 1.000 ó 2.000 personas, aunque se va a aclimatar para que sea para 500. Una buena cifra teniendo en cuenta que la primera edición tuvo una acogida de 300 personas. Van tomando cada vez más relevancia, pero despacio; sin prisas. Como asevera Núñez, buscan algo más familiar, que es también la filosofía de este tipo de eventos artísticos de varias ramas que vivió en Londres (y cada vez más habitual en Barcelona), donde estuvo viviendo y de donde rescató la idea. Además a todo esto hay que sumarle los talleres que habrá para los más pequeños. También para los no tan pequeños, con workshops de lenguaje corporal, iniciación a la cata de vino y una jam con portátiles y amigos de la producción con Ableton. En resumen, una jornada completísima y multidisciplinar en la que música, gastronomía y exposiciones artísticas serán las que saquen partido de una forma diferente a la cultura en la provincia. Y por supuesto, al campo. El campo es bien. 

next