X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

liquida las inactivas sm resinas europa y pomir, participadas al 100% por la matriz

Vicente Sala reorganiza el entramado tras el pacto con sus hermanas y cierra filiales de Samar

4/01/2018 - 

ALICANTE. El administrador único de Samar Internacional SL, la empresa 'holding' que controla todo el imperio del plástico creado por la familia Sala Martínez, Vicente Sala junior, ha comenzado a tomar las primeras decisiones para reorganizar el entramado societario al frente del cual se ha quedado en solitario tras el acuerdo con sus hermanas, desvelado por Alicante Plaza. Unas semanas después de sellar el pacto por el cual el hermano varón compra a sus tres hermanas su participación en Samar, Vicente Sala Martínez ha decidido liquidar dos filiales de la matriz, SM Resinas Europa SL y Pomir SL.

El Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) de Alicante deja constancia esta semana de la extinción voluntaria de ambas sociedades, participadas al 100% por Samar Internacional, que era además su administradora única. Ésta, a su vez, está dirigida de forma individual por Vicente Sala Martínez desde finales de 2016, cuando su madre (poco antes de ser asesinada) lo designó para el puesto haciendo uso de la 'acción de oro', tras anular la decisión de la junta de accionistas en la que sus hermanas, con el 60% de los votos, lo destituyeron como presidente del consejo de administración.

Como ha venido contando este diario, la gestión del imperio empresarial de la familia Sala Martínez, construido sobre una patente del sector plástico del patriarca, el ya fallecido (en 2011) Vicente Sala Bello, ha motivado constantes disputas en el seno de la familia en los últimos años. Disputas que salieron a la luz con el asesinato de la viuda de Sala, Carmen Martínez, el 9 de diciembre de 2016 en el concesionario de Novocar (hoy cerrado) que dirigía su yerno Miguel López, detenido como único sospechoso del crimen. La Policía y la Fiscalía barajan como móvil del crimen el económico, y lo relacionan con el enfrentamiento entre el hermano varón y la madre, de un lado, y las tres hermanas, del otro.

Mientras la investigación penal sigue su curso, el enfrentamiento mercantil quedó aparentemente superado hace unas semanas, a mediados de diciembre, cuando Vicente Sala junior y sus hermanas Antonia, Fuensanta y María del Mar cerraron un acuerdo (en el que sus abogados venían trabajando desde la primavera) por el cual el primero compra a las segundas su 60% de participación en Samar Internacional. Como contraprestación, su participación en la empresa patrimonial de la familia, la Compañía Española de Resinas, y un pago en metálico por la diferencia (la valoración de la empresa la llevó a cabo la consultora Deloitte).

La primera decisión de Vicente Sala tras el acuerdo con sus hermanas ha sido cerrar dos de las filiales que pendían de la cabecera del grupo, y que habían quedado inactivas al asumir sus funciones otras mercantiles del entramado. Así, SM Resinas Europa SL no facturó ni un solo euro el pasado año, según sus cuentas anuales relativas a 2016, mientras que Pomir, sin empleados, ingresó 750 euros. Cada una de ellas cubría un proceso de la actividad industrial de Samar, que por el tiempo pasó a depender de otras mercantiles.

SM Resinas y Samarlen

Cabe recordar que Samar administra dos empresas plásticas, SM Resinas SL y Samarlen SLU, sobre las cuales pivota el negocio industrial. Ambas se dedican, en esencia, a lo mismo (el suministro de polímeros para inyección), aunque con mercados geográficos y calidades distintas: SM Resinas, que opera en España (y ahora en la Unión Europea) tiene varias filiales sobre todo en Sudamérica, pero también en Marruecos. Samarlen, con presencia también en México y Argentina, está más volcada en Estados Unidos, Europa y Oriente Medio. Tanto las dos marcas como todas sus filiales dependen, en última instancia, de Samar Internacional.

Con esta organización operativa, SM Resinas Europa había perdido su razón de ser. La propia SM Resinas ha asumido el mercado europeo, según se desprende de sus cuentas: en 2016 facturó 40,5 millones de euros (con 3,5 de beneficio), de los cuales aproximadamente 5 se vendieron a clientes de la Unión Europea, y el resto en España. El auténtico negocio del grupo, no obstante, se encuentra en Sudamérica, sobre todo en Argentina y Brasil.

Noticias relacionadas

next