X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

revisión del catálogo de protecciones del plan General

Urbanismo apacigua a los promotores: se reducirá suelo protegido junto al casco urbano  

7/12/2016 - 

ALICANTE. No todo está perdido para el sector de la promoción inmobiliaria en la ciudad de Alicante. Ni mucho menos. El catálogo de protecciones elaborado por la Concejalía de Urbanismo como base del nuevo Plan General Estructural es un documento de máximos que quedará recortado en sus previsiones durante su proceso de tramitación, todavía largo. El titular del departamento, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), ya admitió en el transcurso del consejo social de la ciudad celebrado la semana pasada que muy posiblemente se modificará el blindaje establecido ahora para zonas pendientes de desarrollar como los sectores de Rabasa o La Condomina. En concreto, para el primero de ellos, se contempla dar cabida a la actividad inmobiliaria en la parte más próxima a la fachada de la Vía Parque, frente al PAU 1 y junto a las vías del tren, en una zona que ya formaba parte del polémico Plan Rabasa original. 

Hasta ahora, como publicó Alicante Plaza, el catálogo de espacios y parajes protegidos, en exposición pública hasta el 19 de diciembre, prevé la protección de una gran bolsa de suelo de más de dos millones de metros cuadrados -el área conocida como Las Lomas- que conectaba la zona de las lagunas con el barrio ya consolidado de Rabasa y con el PAU 1, Nuevo San Blas. Esa protección dificultaba los planes -ya descartados- que Ayuntamiento, Consell e Ikea habían llegado a barajar en octubre para facilitar el aterrizaje de la multinacional sueca junto a otras dotaciones como un hospital y hasta ocho campos de fútbol. 

La protección se relajará tanto en Rabasa como en otras zonas que limiten con el casco urbano ya consolidado para acabar de "completar ciudad"

Sin embargo, según precisó el propio Pavón a este diario, todo apunta a que esa protección se relajará tanto en Rabasa como en otras zonas que limiten con el casco urbano ya consolidado para acabar de "completar ciudad". "Aprobamos un documento provisional con el que comenzar a trabajar para que no se agotase el plazo de suspensión de licencias acordada por el PP durante el pasado mandato, pero eso se va a modificar tras las revisiones previstas en las sucesivas exposiciones al público que quedan por convocar", explicó. La primera se produjo el pasado mes de septiembre y se cerró con el registro de unas 200 alegaciones. La segunda se publicará en enero de 2017. Y habrá al menos una tercera, en abril, cuando se produzca la aprobación provisional del documento en el pleno, con el fin de que la Generalitat lo pueda refrendar en junio. Se podrán acordar nuevas modificaciones hasta cuando el Plan General Estructural (PGE) salga a exposición pública, según las previsiones de Urbanismo, antes de que se agote el actual mandato, en 2019.   

Además, la aspiración es colmatar las parcelas libres en las que ya se contempla la construcción de viviendas a partir del Plan General de 1987, todavía en vigor. Se trata de los solares todavía por desarrollar en zonas como el PAU 3, el APA 9 en Vistahermosa, el Plan Parcial 1-4 en La Albufereta o el Sector 2 del PAU 5, por ejemplo. "En todas esas zonas todavía hay espacio para construir cientos de viviendas", apostilló Pavón. Como publicó este diario, su departamento acaba de conceder permisos para desbloquear la construcción de 895 viviendas mediante el desarrollo del Plan Parcial Benalúa Sur (600 inmuebles) y de dos promociones previstas en Nuevo San Blas (244) y en la Avenida de Niza (51).  

Noticias relacionadas

next