X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Una subasta sin el Rico Pérez es menos interesante

Foto: archivo
12/04/2017 - 

ALICANTE. Vaya por delante que un factor que, a priori, debiera favorecer la concurrencia en la futura subasta de acciones del Hércules que baraja llevar a cabo el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), es que este fije un precio de salida bajo (aunque sea obligatorio hacer una puja mínima).

El banco del Consell no tiene decidido cuándo la convocará, de hecho mantiene aún su intención de sacar a subasta el 87% de los títulos y no solo el 72 que está en poder de la Fundación ("Para que queremos el 15% de las acciones" razonaba en voz alta un fuente autorizada del IVF al ser preguntada por lo anterior este martes), es decir que confía en que el magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Alicante tumbe la peculiar oposición de los socios de Enrique Ortiz en Aligestión a que el banco del Consell se haga con los bienes y derechos de dicha mercantil entre los que está, además del 15% del capital social del Hércules, el estadio José Rico Pérez. 

Lo que sí tiene ya claro el IVF es el precio de salida de esa subasta que permitiría que el club blanquiazul cambie de manos si no solo no se cumplen las previsiones de Ortiz y su socio Juan Carlos Ramírez que creen que serán los únicos pujadores, también si un hipotético "rival" es capaz de ofrecer más dinero que ellos: "De 400.000 euros para arriba" adelantaba el pasado viernes el director general del IVF, Manuel Illueca a Alicante Plaza que partirá todo, es decir que no habrá puja mínima.

Como aclaraba el propio Illueca, dicha cifra no responde a que exista un acuerdo con Ortiz y Ramírez pese a lo anunciado por este hace siete días, si no al valor que asigna el IVF a las acciones de un club en causa legal de disolución. El director general del brazo económico del Consell puntualizaba también que el objetivo de recuperar la mayor parte de los 18 millones de euros de dinero público 'perdidos' se perseguirá con una futura subasta del Rico Pérez que inicialmente se había contemplado llevarla a cabo antes de junio pero que ahora se ha decidido posponer a "cuando el fútbol se recupere en Alicante".

Subasta menos atractiva

Alguno de los interesados (inversores con fondos de origen chino y norteamericano, ambos a través de la consultora Deloitte en Alemania y un grupo mexicano con algunos lazos con Alicante, son los que han trascendido por el momento) que se están dirigiendo al IVF para pedir información sobre sus planes respecto a la citada subasta, no esconde ya que la posibilidad de que el estadio no vaya incluido junto a las acciones le frena más que la delicada situación económica del Hércules: es cierto que si el estadio se incluye en el lote el precio de salida no sería de 400.000 euros si no de unos 10 millones, pero no lo es menos que si el club no logra 'remontar' (pensemos en la decisión de recuperación de la Comisión Europea que reclama siete millones de euros al Hércules combinada con un no ascenso) el tener la propiedad del Rico Pérez puede amortiguar 'el golpe' para el bolsillo del inversor.

Noticias relacionadas

next