X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

será de cuatro estrella categoría superior

Una empresa reanuda el hotel que Costas intentó paralizar en primera línea de playa de Calp

1/01/2018 - 

CALP. El proyecto de hotel que la Dirección General de Costas intentó paralizar en el litoral de Calp en 2008, bajo las directrices de Cristina Narbona, verá la luz de nuevo. Una empresa local va a reiniciar las obras del establecimiento, ubicado en un emplazamiento único, en la playa de La Fossa (o de Levante) de Calp después de haber ganado los litigios al Ministerio de Medio Ambiente.

Pero el proyecto no será el mismo que se planteó en 2006, cuando Costa lo recurrió el permiso y solicitó la paralización cautelar. En su momento, se formalizó una propuesta de un edificio de cinco estrellas, 27 plantas y 105 metros de altura. Ahora, el nuevo proyecto, según ha podido saber Alicante Plaza, se actualiza para mayor sostenibilidad y mejor eficiencia energética. 

Así, el nuevo establecimiento será de cuatro estrellas, categoría superior, tendrá 294 habitaciones de las cuales, 22 serán suites, con servicios de spa y una gran sala de conferencias. Según los datos de la empresa, el hotel generará unos 350 puestos de trabajos directos e indirectos, una vez esté en funcionamiento. Pero de momento no se han que querido desvelar ningún detalle más, sólo que las obras se reanudarán el próximo mes de abril.

Un edificio con los precedentes de Gemelos de Benidorm, pero con final diferente

Si este proyecto de hotel tiene un parecido ese el del edificio Gemelos 28 de Benidorm, que cuyo permiso de construcción fue validado por la Conselleria de Urbanismo del momento e impugnado por el Ministerio de Medio Ambiente. En el caso de Calp, tanto el ayuntamiento como la Generalitat dieron su visto bueno, pero el Ministerio de Medio Ambiente, como en Benidorm, presentó un recurso contencioso-administrativo contra el permiso de la Generalitat al considerar que el edificio invadía la zona de dominio marítimo-terrestre. El permiso fue concedido en 2006, y meses después, fue presentado el recurso contecioso-administrativo contra esa decisión. Además, se solicitó y se aceptó la paralización cautelar.

Cuatro años después, en 2012, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana desestimó el recurso  contra la resolución de la Conselleria de Infraestructuras que daba luz verde a los elementos que afectaban al dominio público litoral, en concreto, los referidos a los del sótano, la piscina, los vallados y dos quioscos. A diferencia de lo sucedido en Benidorm, el Supremo ha validado esa decisión. Con los Gemelos de Benidorm, fue alto tribunal quien corrigió al TSJ y declaró ilegales las dos torres de 21 plantas. Y ante los propósitos de impedir la demolición, ha sido el TSJ quien ha negado el último recurso de la promotora  -quienes alegaban imposibilidad de ejecutar el fallo judicial- y ha ordenado que se derriben los edificios y que se indemnice a los 168 propietarios. Como fue la Generalitat quién dio el permiso sobre la zona marítimo terrestre, es esta institución la que tiene que indemnizar a los propietarios que adquirieron los apartamentos. El coste está estimado en 72 millones de euros.

Noticias relacionadas

next