X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de septiembre y se habla de benidorm Turismo AP-7 autopistas en quiebra alicante DISTRITO DIGITAL

puesta en escena del 'acuerdo' sobre su instalación

Todo queda igual en la Oficina Turística... menos el tiovivo: deberá trasladarse en 15 días

15/06/2018 - 

ALICANTE. El Gobierno del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Alicante aplicó a rajatabla este jueves la máxima de que todo cambie para que nada cambie para capear la controversia que el propio Ayuntamiento había desencadenado sobre la instalación de la Oficina de Información Turística promovida por la Generalitat en el paseo del Puerto, junto La Explanada.

El alcalde, Luis Barcala, compareció junto al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, para confirmar el acuerdo que ya se había dado a conocer el miércoles y que, como avanzó Alicante Plaza, ya se había barajado desde el mismo día en el que se planteó la polémica. Según expresó el primer edil, el acuerdo consiste en "retrotraer el expediente" sobre la tramitación de la licencia para su instalación desde la Concejalía de Urbanismo hasta el Patronato de Turismo para "gestionarlo como creímos que debía haberse hecho", sin la descoordinación que, a su juicio, existió entre las formaciones políticas a cargo de ambos departamentos municipales durante la etapa de Gobierno del ya extinto tripartito: PSOE y Guanyar.

En resumen, el "fruto de esas gestiones", según expresó Barcala, se resume en haber certificado que "la oficina es un elemento movible", como habían sostenido representantes de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT) desde un principio, y que, además, es una iniciativa del Ayuntamiento, lo que permite "que se pueda tramitar sin la necesidad de licencia de obra mayor" que se había solicitado por parte de la AVT.


Barcala recordó que, el informe técnico del Departamento municipal de Obras de la Concejalía de Urbanismo consideró que el proyecto de la oficina era una edificación y que, por lo tanto, se había resuelto que no se le podía dar licencia "al no ser compatible con el Plan Especial del Puerto". Ahora, según insistió, "queda totalmente desbloqueado el problema y la ejecución de la obra se va a hacer en los mismos términos y plazos en los que estaba prevista". Es más, incluso llegó a excusarse ante Colomer sobre la controversia generada: "Se han removido todos los obstáculos y yo personalmente he querido trasladar al señor Colomer las disculpas por este embrollo, porque es una cuestión generada a nivel interno dentro del propio Ayuntamiento. Esta situación es ajena a Conselleria, igual que es ajena a la tramitación que ha hecho el Puerto en esta iniciativa. Lo importante es que hemos logrado que no varíe el proyecto ni el enclave para poder ejecutar la obra".

Colomer, por su parte, agradeció todas las explicaciones recibidas desde el Ayuntamiento, "abstrayéndonos de la controversia", y se congratuló de que hubiese "una solución para que Alicante pueda contar con una oficina de turismo de vanguardia". "Hemos mantenido una reunión muy productiva con el alcalde y el Gobierno valenciano está encantado de invertir en Alicante. Agradecemos todas las explicaciones y estamos contentos de que salga adelante esta iniciativa". Sobre los plazos del montaje de la estructura y su puesta en marcha, señaló que "esperamos que en el marco de 2018 esté construida la nueva oficina, aunque las prisas no son buenas compañías de viaje nunca y vamos a cuidar muchísimo el detalle de las obras".

En cualquier caso, para que los trabajos puedan comenzar a desarrollarse, se requiere de un trámite previo: el traslado del tiovivo que actualmente ocupa el emplazamiento previsto para la Oficina Turística. Fuentes de la Autoridad Portuaria precisaron que esa atracción debe desmontarse y reubicarse en otro punto de la plaza del Puerto en un plazo de 15 días y que la previsión es que ese traslado pueda quedar completado después de Fogueres.

El PSOE acusa al PP de crear un problema donde no lo había y Guanyar lamenta el olvido del Plan Especial de Protección del Castillo de Santa Bárbara 

La escenificación del acuerdo también generó reacciones por parte de dos de los grupos de la oposición municipal: precisamente, los señalados por Barcala como responsables de la descoordinación sobre el proyecto. En primer lugar, la portavoz municipal del PSOE, Eva Montesinos (titular de Turismo y Urbanismo desde noviembre hasta abril), consideró que Barcala había creado "un problema donde no lo había y luego dice que le ha dado solución", por lo que pidió al PP que "deje de faltar a la verdad y se ponga a trabajar por el interés general de la ciudad". En esta línea, insistió en que "todo el expediente estaba encauzado" y que no hubiese surgido ningún impedimento "si no se hubiese producido un cambio de gobierno".

El portavoz municipal de Guanyar, Miguel Ángel Pavón (responsable de Urbanismo desde 2015 al pasado noviembre), lamentó que en el acuerdo alcanzado para autorizar la instalación de la oficina "no se haya tenido en cuenta las determinaciones del Plan de Protección del Castillo de Santa Bárbara en el que se protege su línea visual también desde el entorno del paseo del Puerto".

Noticias relacionadas

next