X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de agosto y se habla de benidorm PANORAMIS la vila joiosa port hotels

la entidad valora si compensa aprovechar el interés de los fondos

Sabadell pide 1.300 millones al Fondo de Garantías y valora agilizar la venta de inmuebles

19/04/2018 - 

ALICANTE. El Banco Sabadell quiere aprovechar el calentamiento del mercado inmobiliario para cumplir su plan estratégico cuanto antes en lo que a la reducción de activos improductivos se refiere. Como ha contado este diario, la entidad tiene en el mercado en estos momentos cuatro paquetes con activos tóxicos (bien inmuebles, bien deuda) por valor de más de 11.000 millones de euros. Muchos de ellos, heredados de la extinta CAM. Y el ritmo de liquidación de estos activos, según explicó este miércoles el presidente de la entidad, Josep Oliu, en Alicante, podría incrementarse.

El plan director de la entidad para el horizonte 2020 marca una reducción anual de activos 'non performing' de 2.000 millones de euros netos (al valor de los activos vendidos hay que restar las nuevas adjudicaciones) hasta ese año. No obstante, Oliu admitió que el banco que preside está estudiando si compensa incrementar ese ritmo de liquidación. "Estamos sondeando el mercado para ver las posibilidades de vender una cartera mayor de lo previsto", señaló. "No hay nada decidido, pero hemos constatado una gran apetencia de los fondos, ante las expectativas de aumento de precios en el sector en España en los próximos tres años". Ahora el banco debe decidir si compensa aprovechar el interés de los fondos en estos momentos, o vender cuando hayan subido los precios.

En esta estrategia, como se recordará, el Banco Sabadell tiene cubierto el 80% de las pérdidas que ocasionen las ventas de activos heredados de la CAM, que forman parte importante de esas carteras (en el caso de los dos últimos paquetes, unos 2.500 millones), a través del Esquema de Protección de Activos. En este sentido, Oliu señaló que la petición al Fondo de Garantías de Depósitos (FGD) por la liquidación de activos de la CAM será "similar a la del año pasado". Fuentes de la entidad precisan que en 2018 se ha pasado una factura de 1.300 millones de euros por las ventas a pérdidas realizadas durante el ejercicio anterior. En 2017, la factura (por las ventas de 2016) fue de 900 millones, según las mismas fuentes.

El Esquema de Protección de Activos contempla la cobertura del 80% de las pérdidas ocasionadas por la venta de activos tóxicos heredados de la CAM, que conformaban una cartera valorada en 24.000 millones de euros en 2011. A finales del pasado ejercicio, según las mismas fuentes, se había liquidado ya un total de 13.400 millones de euros de dicha cartera. La posibilidad de agilizar las ventas para aprovechar el interés de los fondos podría adelantar la fecha de liquidación prevista, tal como han pedido desde la Troika, para que el FDG español se integre libre de 'mochilas' en el futuro fondo común europeo. Las garantías para los activos tóxicos caducan en 2021. Y Oliu señaló este miércoles que la entidad puede "seguir liquidando hasta el final del EPA".

En cualquier caso, según destacó durante su intervención el consejero delegado del banco, Jaume Guardiola, la entidad lleva tres trimestres consecutivos logrando plusvalías en sus ventas de activos inmobiliarios. El plan director contempla el horizonte 2020 como el límite para reducir la ratio de morosidad del grupo por debajo del 3%. Para este objetivo, es fundamental desanclar de su balance los citados activos improductivos vinculados al ladrillo.

Noticias relacionadas

next