X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Ramírez no firma y Hacienda se harta  

Foto: Pepe Olivares
5/07/2017 - 

ALICANTE. Este miércoles expiraba el plazo concedido por la Agencia Tributaria a Juan Carlos Ramírez para formalizar un acuerdo de aplazamiento de la deuda del Hércules, respaldado con sus garantías.

El empresario vasco y presidente del club no ha dado el paso de firmar, al no contar con la seguridad de que, junto a Enrique Ortiz, resultará adjudicatario de la 'subasta del Hércules', un procedimiento que ni siquiera se ha convocado por parte del Instituto Valenciano de Finanzas, ahora ya por culpa de la Fundación del club blanquiazul con su demora a la hora de remitir los documentos que se le solicitaron la semana pasada. 

La Agencia Tributaria valoró como óptima la propuesta de pago y en especial las garantías ofrecidas por Ramírez semanas atrás, pero exigiéndole que el acuerdo de aplazamiento se firmase en los primeros días de julio, concretamente este miércoles como tarde, algo que el propio empresario confirmaba a Alicante Plaza esta semana.

Hacienda, de uñas

El que haya expirado el citado plazo sin novedad abre un nuevo escenario todavía menos favorable par el club y es que, según ha podido saber este medio de fuentes ligadas a la negociación, la no formalización del acuerdo provocará que en el futuro el fisco no vea ya con tan buenos ojos la oferta de Ramírez (ya se lo habrían trasladado), entre otras cosas para evitar denuncias de agravios por parte de otros clubes (con el Racing de Santander ya no se sienta ni a negociar aplazamientos y al Recreativo de Hueva le exige el pago del 80% de la deuda para poder iniciar la negociación de un pago aplazado del resto). 

Estando descartado que vaya a solicitar en el juzgado la liquidación del club a corto plazo, además de endurecer sus exigencias para celebrar un aplazamiento, a la Agencia Tributaria le queda ahora mismo insistir en la vía ejecutiva, con nuevos embargos. Ahora bien, teniendo presente que el club no cuenta apenas con patrimonio, los mismos consistirán en nuevos barridos de las cuentas bancarias del Hércules, para hacerse con el saldo que pueda haber en ellas, algo que, eso sí, puede comprometer los ingresos derivados de la campaña de abonos (unos 400.000 euros). 

Arrendamiento del Rico Pérez

El no estar al corriente de pago con la Agencia Tributaria, contar con un certificado positivo, no le impedirá al Hércules competir al militar en Segunda División B (de haber ascendido al fútbol profesional la Liga no le inscribiría), pero puede tener un efecto perverso respecto a su uso del estadio José Rico Pérez. 

En la actualidad, el Hércules hace uso del mismo en precario: no hay contrato de arrendamiento en vigor, tras cancelarse de manera automática el suscrito por 50 años con Aligestión con la subasta de sus bienes y derechos). De haber sido el adjudicatario del estadio un particular, el no estar al corriente con Hacienda no supondría el contratiempo que representará una vez se cierre el convenio de la cesión del uso del Rico Pérez por parte del IVF al Ayuntamiento de Alicante, ya que no podrá arrendárselo salvo que para entonces haya regularizado su situación tributaria.

Noticias relacionadas

next