X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

negociación colectiva

Rafael Bernabeu: “Negociando eres capaz de cansar a un camello en el desierto”

6/08/2017 - 

ELCHE. Rafael Bernabeu fue uno de los pilares de la negociación colectiva en la última etapa del franquismo y en la transición. “Yo he vivido todo el proceso de evolución del sector desde muchos ángulos, no sólo como empresarios, también como dirigente de las organizaciones empresariales del sector calzado. Entre el año 59 y el 79 estuve negociando convenios colectivos con los sindicatos, me llamaban el socialero, porque siempre buscaba un punto de equilibrio y tenía credibilidad y capacidad de diálogo”.
En aquellos tiempos vivimos con intensidad los tiempos de las huelgas y del movimiento asambleario que centralizaba su acción en el Campo de Fútbol de Altabix. Hubo un momento en el que el convenio estaba a punto de firmarse en Madrid, cuando todo estaba hilvanado, un desafortunado incidente durante una movilización causó un herido grave entre los manifestantes. Se rompieron las negociaciones en la capital y fuimos a Valencia para intentar seguir negociando, allí nos esperaban los trabajadores de Segarra que nos increparon. Se volvieron a romper las negociaciones y se e declaró una huelga. Entonces me volví a casa y cuando llegué me estaban esperando dos policías nacionales, para comunicarme que había llamado el ministro de Trabajo, (Licinio De la Fuente), para que volviera a Madrid a negociar”.

“Entonces los empresarios teníamos como interlocutores sindicales a Ángel Luna, que después fue alcalde de Alicante, a Rafael Pomar, de CCOO, y Antonio García Miralles, de UGT, que llegó a presidente de las Cortes Valencianas. Nos reunimos con los representantes sociales en un tenso encuentro, con la presión del movimiento asambleario que no permitía soluciones fáciles ni una toma de decisiones rápidas. A las dos o las tres de la madrugada, acabamos la negociación, nos dimos la mano y entonces el representante de UGT me felicitó porque ‘“negociando eres capaz de cansar a un camello en el desierto’”.


Noticias relacionadas

next