X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

solicitó concurso de acreedores en enero

Pronovias Elche entra en proceso concursal

7/02/2018 - 

ELCHE. No parece que sean los mejores tiempos que corren para el negocio de vestidos de novia, al menos en lo que respecta a la provincia. Una de las tiendas más conocidas en Elche que se dedicaba a este respecto, Pronovias, ha solicitado voluntariamente un procedimiento concursal, algo a lo que procedió a efectuar a finales de enero. Una solicitud realizada por Maralva Novias S.L., el nombre de la empresa franquiciada de la conocida marca barcelonesa, y que ya está gestionando el juzgado número 3 de lo mercantil de Alicante, en el que se ha acordado la intervención o suspensión de las facultades de administración y disposición del concursado, en este caso Maralva.

Asimismo, la empresa, que se creó hace 15 años, en 2013, también tenía otra tienda de Maralva Novias, situada en Elda, y que ya ha cerrado de forma permanente. Un ejemplo de la situación empresarial en la que se encontraba el negocio familiar y que finalmente ha llevado a esta clásico establecimiento del centro de la ciudad a declararse en concurso de acreedores. Maralva tuvo pérdidas en los ejercicios de 2015 y 2016. En el expediente de sus resultados se puede ver que en el balance de pérdidas y ganancias, en 2015 tuvo pérdidas de algo más de 100.000 euros, redujo la cantidad en el ejercicio de 2016, con algo más de 7.900 euros en negativo. No obstante, la compañía presenta un saldo bruto positivo en lo que se refiere a movimientos de amortización del inmovilizado material, gastos de explotación y aprovisionamientos. Su período medio de pago a proveedores fue de más de 370 días en 2016 y de más de 195 en 2016.

Una situación, por tanto, que muestra ciertas tendencias en este sector del mercado, ya que recientemente, tiendas como la del prestigioso modisto alicantino Pep Botella tuvieron que cerrar, también después de un proceso concursal. No lograron superar el concurso de acreedores de 2012 y en el último trimestre de 2017 se despedía de su insigne local en la Rambla de Méndez Núñez. Había llevado la empresa a liquidación en 2016, aunque eso sí, la marca del modisto sigue viva. En el caso ilicitano, ahora que ya hay un juez y una administradora concursal nombradas, habrá que ver qué le depara el futuro a esta conocida tienda.


Noticias relacionadas

next