X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

SUEÑOS ELÉCTRICOS DE EDUARDO GUILLOT EN PYNCHON ALICANTE  

“Todavía pienso en las películas que se han quedado fuera, especialmente The Girls Can’t Help It”

Eduardo Guillot, periodista, cronista e investigador de la cultura popular visitó Alicante para presentar su última obra “Sueños Eléctricos. Sueños Eléctricos” es un recorrido por la música rock y las películas con actitud a lo largo de las últimas décadas

19/02/2017 - 

ALICANTE. Escuchar a Eduardo Guillot es toda una lección. Una lección magistral de cine y música. Estos son los dos pilares de la cultura popular, e igualmente son los dos pilares principales sobre los que el periodista ha basado su obra. Desde el porno, el gore y el cine bizarro, hasta llegar a Sueños Eléctricos. 50 películas fundamentales de la cultura rock la obra que acaba de publicar y que presentó este sábado en la librería Pynchon&Co. de la mano de Alicante Plaza.

Guillot recordó en la presentación del libro como la película que abre el mismo, “Semilla de maldad” , cuyo inicio está marcado por el tema de Bill Haley & The Comets Rock Around The Clock”, ocupa este lugar  “porque cuando sonaba esa canción en el cine la gente no solo la cantaba sino que se levantaba de sus butacas, bailaba, en algunos casos hubo hasta revueltas en los cines, y algunos acaban prohibiéndola porque la gente joven se alteraba cuando escuchaban este tema”. Y así se inició este noviazgo entre música Rock y cine que llega hasta nuestros días.

Después vendrían muchas más cintas de las que Guillot hace un somero repaso en su obra, “Un fantasma en el paraíso”, This is SpinalTap, Blow up, Fiebre del sábado noche , Granujas a todo ritmo  o Alta fidelidad . “No hay una voluntad de hacer un libro underground, tenía que ser consecuente con el subtítulo de la obra. Son obras que al menos yo considero fundamentales,  más allá de que las películas fuesen o no comerciales.” Por ello el libro de Guillot tiene ese punto de guía de las mejores obras de fusión del rock y el cine. Sectores que se llevan retroalimentando desde hace décadas.

El recorrido de Sueños Eléctricos. 50 películas fundamentales de la cultura rock termina en el año 2014 y es durante estos últimos años donde han proliferado los documentales centrados en músicos y movimientos musicales. Así Guillot también llega a estos territorios aunque se declara un fan de la “ficción rock”. “Ficción rock más allá del biopic, porque sigue el esquema de ascenso, caída y redención que gusta tanto al espectador americano. Son biopics que siguen un patrón con una fórmula convencional, mientras que hay documentales que son muy experimentales y se salen de esos ejes. Los últimos años en las últimas décadas tienen más presencia, en comparación con los años 50.” Así “Searching for Sugarman” es uno de estos ejemplos de documental que va más allá de los convencionalismos cinematográficos incluso de la actual tendencia del documental.

Casi hora y media de diálogo entre Guillot, los dos presentadores y el público presente que concluyeron con la proyección de 10 imágenes fijas de otros tantos films presentes en la selección de este “Sueños Eléctricos”, un pequeño juego de trivial al que Eduardo se prestó, y que sirvió para recuperar alguna que otra anécdota jugosa, como la presencia casi desapercibida de Siouxsie, la que fuera líder de Siouxsie and the Banshees, como fan/groupie, en la primera visita de los Sex Pistols al programa de TV de Bill Grundy, en The Filth and the Fury (2000), o los avanzados juegos con la cuarta pared de Michael Winterbottom en la gloriosa 24 Hour Party People (2002), tan celebrados actualmente por el mainstream televisivo, gracias a la versión norteamericana de la serie House of Cards y esas mirada clavada en la del espectador de Kevin Spacey.

next