X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de mayo y se habla de Pedro Sánchez PRIMARIAS PSOE deef alicante goiko grill

'ficha' a un ex alto cargo de la administración experto en carreteras

Martínez Berna abandona la gestión de CHM para centrarse en diversificar su negocio 

Rafael Martínez Berna, en su etapa como presidente de Coepa. Foto: COEPA
6/01/2017 - 

ALICANTE. El constructor alicantino Rafael Martínez Berna, que ha forjado su trayectoria empresarial en el sector de la obra civil, abandona su especialidad para centrarse en la diversificación de los negocios de la familia, que ha puesto sus miras en el sector servicios ante la caída del volumen de las licitaciones de obra pública en los últimos años como consecuencia de la crisis. 

Tal como publica el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) de este jueves, Martínez Berna, expresidente de la patronal de obra pública de Alicante (FOPA) y de la patronal alicantina (Coepa), abandona la presidencia del buque insignia del emporio empresarial familiar, CHM Obras e Infraestructuras S.A. (conocida como Hormigones Martínez), especializada en la obra pública. El nuevo presidente del consejo de administración es el empresario catalán Vicente Vilanova, que atesora una amplia trayectoria en el sector de la edificación civil tanto en Cataluña como en el resto de España. 

Martínez Berna administra o forma parte del consejo de otro buen número de empresas, muchas relacionadas con la construcción, pero también en otros sectores. Fuentes próximas al conocido empresario alicantino explican que el movimiento persigue centrarse en otros sectores con posibilidad de crecimiento más allá de la obra pública, muy afectada por la crisis. En este sentido, su familia (accionista al 100% de CHM directamente o a través de la sociedad Grupo Vallalba S.L., presidida por su hermano Francisco Javier Martínez Berna) posee también inversiones en sectores como el turismo, la hostelería, e incluso los cotos de caza. 

A estos sectores es a los que va a dedicar ahora sus esfuerzos el expresidente de Coepa, según las mismas fuentes, mientras que al frente de CHM se queda un gestor de perfil técnico con una dilatada trayectoria en la administración de carreteras desde el Ministerio de Fomento, donde ha ejercido varios años como alto cargo. La entrada de Vilanova como presidente del consejo de administración de Hormigones Martínez no implica un cambio accionarial en la sociedad, que sigue en manos de la familia. Se trataría así de un 'fichaje' de perfil técnico para hacerse cargo de la empresa y liberar a su hasta ahora presidente para otros menesteres. En el consejo de administración de CHM, ahora presidido por Vilanova, permanecen tres de los hermanos del expresidente.

La decisión de ceder la presidencia y dedicarse a tiempo completo al sector servicios, según las fuentes consultadas, se adoptó hace aproximadamente un mes y medio. CHM Obras e Infraestructuras había mejorado, no obstante, sus resultados el año pasado. La facturación de la constructora alcanzó los 82,8 millones de euros, cuando el ejercicio anterior (2014) el volumen de ventas se había quedado en 66,5 millones, según los respectivos balances anuales depositados en el Registro Mercantil. Pese a la entrada de Vilanova como presidente y la salida de Rafael y de su hermano Tomás Martínez Berna (que cesa como consejero delegado en el mismo acto, según el Borme), su familia seguirá controlando con mano firme el devenir de la empresa. 

CHM, de hecho, está construyendo en la actualidad, tal como destacan fuentes del sector. Sin ir más lejos, se ha adjudicado las obras para renovar la Línea 9 del Tram entre Dénia y Calp por 3,7 millones de euros. Asimismo, sigue operando en el sector de la obra privada, en el que destaca su participación junto a la promotora Mariola Urbana S.L. (de las hijas del histórico contructor Joaquín Rocamora, también expresidente de Coepa) para levantar el residencial Parque Mariola en una de las zonas más exclusivas del PAU-5, en la Playa de San Juan.

Las mismas fuentes descartan que la salida de Martínez Berna del consejo obedezca a un intento de apartarse de la primera línea por las controversias que ha protagonizado en los últimos tiempos, tanto en su empresa (sancionada por pactar precios con otros competidores del sector de la obra civil) como en su corta etapa como presidente de la patronal alicantina, Coepa, durante la cual se construyó el polémico centro de oficios que ahora se ha quedado el IVF. No obstante, sí es cierto que a raíz de estas controversias el propio Martínez Berna decidió adoptar un perfil bajo y dar un paso atrás en su papel como representante empresarial.

En ese sentido, cabe recordar que la Generalitat denunció a Coepa por fraude en subvenciones en la tramitación de más de 6,82 millones de euros en ayudas y créditos públicos ingresados desde 2002 para sufragar la construcción del centro de formación. La querella se sustenta en la presentación de facturas duplicadas por parte de la organización empresarial para justificar las obras, para las que recibió 3,8 millones en subvenciones y otros 3 millones en forma de crédito del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) que no ha devuelto. 

Todas las facturas que la patronal de Alicante presentó ante la administración fueron emitidas entre septiembre de 2005 y septiembre de 2010 por la misma empresa: la constructora Hormigones Martínez, S.A., propiedad del que fuera presidente de Coepa entre julio de 2009 y noviembre de 2011. En ese momento, Martínez Berna optó por dimitir de su cargo en la patronal tras una multa de la CNMC por pactar precios con otras constructoras.

Noticias relacionadas

next